Villumsen, Valverde y Ferrand-Prevot: “Momento de reflexión”

La escapada de Linda Villumsen, que a punto estuvo de llegar rompiendo todos los pronósticos, me produce una enorme y agridulce admiración. La neozelandesa nos tiene acostumbrados a contrarelojes y proezas en solitario espectaculares. El año pasado, en la Route de France, atacó a casi 40 km de meta en una subida, cogió a Evie Stevens y en la bajada se fue en solitario: ganó con casi 6 minutos al pelotón, adjudicándose también la general final. Desde entonces he buscado vídeos de ese día, sin suerte, ya sin esperanzas. Nadie filmó aquello, nadie quiso que un momento como aquel quedara inmortalizado como una de las grandes gestas del ciclismo moderno.

  

Como bien sabéis los amantes del ciclismo femenino, la única manera que tenemos hoy por hoy de ¨ver¨ las carreras es por twitter. Porque aunque parezca increíble, la experiencia trasciende lo visual y me atrevo a decir que lo supera. Lo supera en emoción, en confusión, en esa tensa espera a que los que siguen la carrera in situ tuiteen, envíen una foto, digan quién ataca, quién se queda, las escapadas, los movimientos y todo ello mezclado con comentarios sabios, hilarantes, geniales o despistados de aficionados, corredoras, directores, mecánicos … el cóctel es para vivirlo, te fundes en la carrera como si estuvieras en ella y eres una con el resto de locos entusiastas del ciclismo femenino del mundo. 

Pero que este elogio al mundo tuiteril no nos quite un ápice de frustración ante lo vivido año tras año: tanto en Flecha Valona como Flandes tenemos que tragar el tostón inicial de la carrera masculina, la escapada que todo el mundo sabe nunca va a llegar, el pis en las cunetas, el bidoneo, información sobre monumentos de la zona o noticias sobre dopaje … y todo esto estaría muy bien si al mismo tiempo no se estuvieran disputando, en esas mismas carreteras, unas carreras de féminas absolutamente brillantes y emocionantes. 
¿Habría oído hablar Valverde de Pauline Ferrand-Prevot? Porque Pauline seguro que sabe muchas cosas de Valverde. En el podio parecían la nueva y la vieja savia, con perdón para el murciano al que admiro muchísimo. Él, monocolor, oscuro, expresión de sereno soldado veterano. Ella, resplandeciente, colorista, tímida, tan joven y bella. Perfecto paralelismo con la sección del deporte que cada uno representa. La palabra ciclista tiene los dos géneros, pero el futuro sobre dos ruedas es femenino, no hay vuelta atrás aunque la conquista de la igualdad vaya a cámara lenta.


Tan lenta como que Pauline se lleva 1.128€ de un total de 8.000€ en premios para las féminas. Alejandro16.000€ de un presupuesto de 42.750€. 

Y mientras esperamos a que vayan saliendo con cuentagotas fotos, resúmenes y contados minutos en vídeo de Flèche, soñamos con la tele en directo y ver a nuestras Lointek, Pauline, Lizzie, Marianne, Evie, Elisa, Anna y Ane sonriendo en Huy. 

Escrito por:
@Babelia1

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar