Tour de Francia 2018 – Previa 5ª etapa

En nuestra guía decíamos…

En la quinta etapa la carrera se puede empezar a animar, ya que es una de las etapas que algunos de los directores de los equipos que luchan por la general tienen marcada en rojo en sus agendas. Los últimos 100 kilómetros están salpicados de muros cortos, cote de Kaliforn (1,7 km al 7,1%), cote de Trimen (1,6 km al 5,6%), cote de la Roche du Feu (1,9 km al 6,6%), cote de Menez Quelerc’h (3 km al 6,2%) y cote de la Montagne de Locrognan (2,2 km al 5,9%). Además a 12 kilómetros de meta habrá bonificaciones para los tres primeros. Etapa muy interesante que da pie a que se dé un buen espectáculo.


HORARIO

Hora de salida:  12:40 h.

Hora de llegada (Intermedio aprox.): 17:32 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 12:45 h.

Otras TV: Teledeporte

Twitter: #TDF2018, @_RoadAndMud.

LOS PUNTOS CLAVES

Una etapa que supera los 200 kilómetros y que guarda una dureza importante en su segunda mitad. Un terreno de continuo sube-baja, con cotas muy cortas pero que tienen dureza, escondiendo algunas rampas en puntos concretos que añadirán un punto de fatiga a las piernas de los corredores, y que podría provocar algún susto en el final a aquellos que les haya pillado de sopetón la primera batalla de entidad, en caso de que esta llegara a producirse. Y debería, pues hay varios equipos interesados en llevar la carrera exigente, y a continuación valoraremos esas opciones.

Desde este punto en el que la carrera atraviesa por la Cote de Menez Quelerc’h, se empieza a entrar en una distancia en la que es posible ver algunos movimientos lejanos que pongan en jaque a algunas estructuras del pelotón. Pueden ser movimientos estratégicos muy interesantes.

Tras coronar la Cote de la Montagne de Locronan, a 23 kilómetros de meta, el terreno pierde entidad, pero sigue teniendo trampa y se mantiene repechero hasta la misma llegada. 

El punto de bonificación, ubicado dentro de los últimos 20 km añadirá más emoción al desenlace, pues además se encuentra en un muro corto de a penas 700 m, pero a una pendiente media del 9%. Además, es un lugar propicio para que se produzcan más ataques, y que ya pueden llevar visos claros de optar al triunfo de etapa, pues la distancia que resta a meta no es muy grande y pueden generarse dudas en la persecución.

El último kilómetro, como vemos en el perfil detallado, vuelve a ser en ascenso. 1 km al 4’8%, con su primera mitad más exigente, y que va suavizando en los metros finales. Es una llegada que favorece a los puncheurs en caso de llegar a disputarse la etapa en un grupo reducido. El perfil invita a una jornada muy abierta con escenarios diversos muy posibles, y eso seguro que es sinónimo de batalla.

FAVORITOS

El Tour sigue su camino, con tensión diaria y sustos de los que nadie esta libre de sufrir. Hoy fue Ilnur Zakarin uno de los perjudicados por las caídas (perdió 1′), pero fueron más los que se vieron involucrados y tuvieron la suerte de tan solo quedar en un aviso. Gente como Landa, Urán y compañía salvaron la jornada por los pelos.

La 5ª etapa será una jornada peligrosa, con los últimos 80 kilómetros que son una auténtica trampa. Terreno de clásica. Puede pasar de todo.

La fuga tendrá sus opciones si consigue formarse un grupo numeroso en el inicio. Seguramente BMC se dedique a controlar en la primera parte, para evitar que el corte sea grande o que se metan corredores peligrosos para sus intereses. Habrá que ver que papel juegan en el resto de la etapa, pues no deberían obsesionarse en cazar, porque el maillot amarillo de Greg Van Avermaet está amenazado por varios ciclistas que tienen condiciones de arrebatárselo en un descuido. Por otro lado, esta es una gran oportunidad para sumar otro triunfo con el belga, vestido de líder.

El duelo estará servido con su compatriota Philippe Gilbert, que seguro que tiene esta fecha marcada en el calendario, y con la golosina de premio que supondría poder vestir también el amarillo de líder. Es una incógnita si Fernando Gaviria podría resistir hasta el final, aunque parece excesivamente duro para el colombiano, que debería guardar energías para jornadas más propicias, donde domina con solvencia. En cualquier caso, Philippe tendrá vía libre 100% asegurado.

No será la única baza de Quick Step, que también contará con el francés Julian Alaphilippe, fantástico puncheur, aunque se le ajusta más la llegada en el Mur de Bretagne, y el luxemburgués Bob Jungels, que podría mover la carrera de lejos, como ya hiciera en Lieja.

También es una jornada propicia para el español Alejandro Valverde, que tendrá dos días seguidos en los que puede brillar y dar algo más de tranquilidad al conjunto Movistar. Será difícil ver trabajar al equipo español para controlar este tipo de etapas, pues su objetivo es claramente la general, pero no desaprovecharán la oportunidad si esta se presenta en los kilómetros conclusivos.

En una situación similar podría encontrarse Michal Kwiatkowski, aunque este solo recibiría luz verde en caso de tener totalmente controlada la situación de Geraint Thomas y Chris Froome de cara a la general. La velocidad del polaco en los metros finales puede destacar en un grupo reducido, así que no podemos descartarlo.

Habrá que ver por otro lado, hasta donde son capaces de llegar los sprinters más polivalentes como Peter SaganMichael Matthews o Sonny Colbrelli. Todos ellos tratarán de aguantar para buscar sus opciones en un sprint final, pero no lo tendrán fácil, y su éxito dependerá en gran manera de la velocidad con la que se afronten las subidas de la etapa. Para el resto de los sprinters la jornada se hará demasiado dura prácticamente en cualquiera de los escenarios.

El tapado, desde mi punto de vista podría ser Daryl Impey. El sudafricano lleva una temporada espectacular. Sube más que nunca, y sigue conservando una buena punta de velocidad. Podríamos verlo en escenarios diversos, aunque lo más probable es que sus opciones dependan de llegar al final en el grupo que se juegue la victoria, beneficiándose del trabajo que puedan realizar otros equipos. Tendrá que estar cercano a Adam Yates, y solo debería tener libertad pasados los últimos 3 km de seguridad.

Por último, no podemos olvidarnos de la posibilidad de que un ataque lejano pueda sorprender, o de que sea la misma fuga la que ponga en jaque al pelotón si nadie llega a un acuerdo para trabajar, como a punto ha estado de suceder en Sarzeau. En este escenario corredores como Lilian Calmejane, Thomas De Gendt, Serge Pauwels, Arthur Vichot, Jesús Herrada, Omar Fraile o el propio Sylvain Chavanel, podrían ser grandes animadores.

Los favoritos a la general tendrán que estar muy atentos si no quieren llevarse una sorpresa y perder un tiempo muy preciado. Habrá que vigilar muy de cerca a hombres como Vincenzo Nibali o Tom Dumoulin, que pueden hacer de estas jornadas un verdadero calvario para sus rivales directos, y sacar tajada en momentos y circunstancias que no se contemplaban inicialmente como los más propicios para decidir la carrera. No obstante, no será fácil, pues aún los equipos cuentan con fuerzas y el terreno no es excesivamente duro. Pero si alguno tienen un día malo y los rivales lo aprovechan, puede verse obligado a replantear sus objetivos.

Así pues, los Romain Bardet, Mikel Landa, Nairo Quintana, Chris Froome y compañía, deberán superar otro trámite, en un día en el que no se ven tan favorecidos, para seguir vivos y aspirando a todo cuando llegue su terreno en la alta montaña.

Entramos en una segunda fase de este #TDF2018. ¡No te lo pierdas!

PARTICIPANTES

Procyclingstats: Startlist actualizada 

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta:  [BEL] Greg Van Avermaet

Nuestro outsider:  [RSA] Daryl Impey

 Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

Etiquetas
Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar