Tour de Francia 2018 – Previa 11ª etapa

En nuestra guía decíamos…

Etapa muy corta con cuatro puertos encadenados, de las que gustan en el Tour estos años. Estos serán montée de Bisanne (HC, 12,4 km al 8,2%), col du Pré (HC, 12,6 km al 7,7%) y cormet de Roselend (2ª, 5,7 km al 6,5%). Y se terminará con la ascensión a La Rosiere con 17,6 kilómetros al 5,8% de media. Llegada en alto para regocijo de los escaladores. El poco kilometraje de la etapa puede invitar a que se produzcan movimientos lejanos aunque sabiendo todo lo que queda por delante es probable que los protagonistas guarden fuerzas para los últimos kilómetros de La Rosiere.


HORARIO

Hora de salida:  14:05 h.

Hora de llegada (Intermedio aprox.): 17:23 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 14:05 h.

Otras TV: Teledeporte

Twitter: #TDF2018, @_RoadAndMud.

LOS PUNTOS CLAVES

¡Nueva etapa alpina! Etapa muy corta, made in Tour, pero que para nuestra sorpresa, no será la más explosiva de esta edición. Es otra gran oportunidad para dinamitar la carrera y poner contra las cuerdas a más de uno. La etapa se inicia con la dura escalada al Montee de Bisanne (1ª). Será el punto donde pueda formarse la escapada, que en función de su composición, podrá gozar de más o menos margen. Lo que está claro es que para llegar a buen puerto, es necesario ser un gran escalador y estar en un estado de forma más que óptimo, pues es un día clave para la general, y los gallos deberían salir del corral.

El siguiente encadenado invita a pensar en estrategias valientes, siendo el Col du Pré (1ª) un punto magnífico para lanzar una ofensiva si se cuenta con compañeros por delante que puedan echar un cable en el Cormet du Roselend, que será un puerto más agradecido para ir a rueda y todo el terreno de aproximación al puerto final.

 

 

 

 

La ascensión final a La Rosiere (1ª) será la más sencilla de todas. No obstante, ya alcanza los 16’4 km de longitud, y tiene su mayor dureza en los kilómetros centrales, manteniéndose constantes las rampas en torno al 8%. El final vuelve a suavizar, siendo más complicado soltar a alguien de rueda en este punto, aunque la fatiga hará de las suyas, pagándose con creces una crisis, pues la diferencia de velocidad se incrementa y los segundos caen como churros. Eso sí, si alguien quiere poner la carrera patas arriba de verdad, no puede esperar al la ascensión final. Es otra jornada más que invita a la ofensiva, donde ya se va sumando el cansancio acumulado.

Puede ser un día que el Tour de Francia premie a los valientes…Pero no debemos olvidar que al día siguiente espera otra temida etapa, con final en un coloso como el Alpe D’Huez, y veremos como se gestiona por parte de los corredores ese cumulo de sensaciones encontradas.

Estos días suelen dar espectáculo, y como dicen, hay que ir día a día, ¿no? ¿Por qué no soñar?

FAVORITOS

Esta jornada quizás sea la más sencilla de las tres que transcurren por los Alpes, pero eso no siempre va en proporción al daño que pueda ocasionar a la general de la carrera. De las tres etapas alpinas, esta es la que invita más a lanzar una ofensiva lejana y poder apoyarse en compañeros posteriormente. Tácticamente es una jornada que ofrece mayores posibilidades y el trabajo de los compañeros se puede rentabilizar en mayor medida. El problema es que aquí, un bloque organizado también podría defender sus propios intereses, como podría ser el caso del potente SKY. El Monte de Bisanne será el puerto clave para forma la escapada, en la que todos intentarán estar presentes. Quizás algún hombre de la general que pierda algo de tiempo intente colarse y poner en jaque al pelotón de salida. Eso sería bueno para el espectáculo, aunque mataría claramente las opciones de la escapada, que nunca son demasiadas en jornadas tan cortas y con tantos intereses en juego.

Desde luego que tendría que ser un gran escalador el que se filtrase en la escapada para tener opciones de llegar, pues lo normal es que las diferencias nunca superen los 4 minutos de margen a lo sumo. Además tendrá que estar en buena forma y gozar de libertad. Muchos ingredientes para sorprender a los capos. En este perfil encaja Dani Navarro, del Cofidis. Cada día es una nueva oportunidad para el asturiano, y no debe haber tregua. El secreto para vencer está en intentarlo una y otra vez. Se tomó el último descanso en la etapa de la Colombiere, pensando en guardar todas las energías para esta jornada. ¿Logrará celebrar su cumpleaños con una victoria histórica?

Otros corredores como Serge Pauwels, Tejay Van Garderen, David GauduIon Izaguirre, Romain Sicard o Jhon Darwin Atapuma son excelentes candidatos a realizar un buen papel desde la escapada. Huesos duros de roer, que están lejos en la general, y tendrían margen para buscar sus propias opciones. A más de uno lo hemos visto ya probar en la primera oportunidad alpina. Si han recuperado del esfuerzo, repetirán. Lo mismo va para el líder de la montaña, Julian Alaphilippe, que con tantos puntos en juego, tratará de volver a lucirse. Ya tiene una etapa en el zurrón, y de qué manera ganó. Buscará más alegrías con ese punto de tranquilidad que da el tener los deberes hechos.

Es posible que veamos también a Pierre Rolland intentando ser protagonista, ya con su compañero Urán fuera de la pelea por la general. También podría probar Pierre Roger Latour, aunque con el pinganillo pendiente de las órdenes de su líder. Este además podría pelear por el maillot blanco, que parece que nadie ansía de verdad en esta edición.

Podemos fijarnos también en gregarios de lujo como Mikel Nieve, que veremos si recibe la orden de filtrarse en la escapada pensando en los intereses de Adam Yates. El británico es de los que le gustan estas jornadas y podría moverse en algún puerto previo. Si finalmente no pudieran llevar a cabo su plan, tener a Nieve en fuga es una garantía para disputar un triunfo en el Tour que aún no han conseguido ni Mitchelton este año, ni el vasco en su trayectoria. En un caso similar se podría encontrar Egan Bernal.

Para los hombres de la general, el punto clave serán los kilómetros finales de la subida al Col du Pre. Tiene la dureza suficiente como para poder marcharse en solitario. Si existe buena colaboración entre los atacantes y se consigue hacer efectiva una estrategia, lanzando a compañeros en el corte matutino, estos podrían realizar una labor extraordinaria en el Commet de Roselend, su largo descenso, la aproximación y buena parte de la ascensión final a La Rosiere, hasta que esta llegue a su zona central, donde las rampas exigentes permitirán echar un mano a mano más equilibrado con los supuestos perseguidores. Este podría ser el guión de Movistar, que si bien tiene a Mikel Landa y Nairo Quintana que pueden poner la carrera patas arriba desde bien lejos. El vasco señaló la etapa siguiente con final en el Alpe D’Huez como una de sus preferidas, y es obvio que todos querrán ganar en esa cima mítica, pero el Tour de Francia se gana en los lugares más insospechados, cuando los demás bajan la guardia, y esta etapa cumple el perfil, al encontrarse escondida entre las dos jornadas alpinas más exigentes, como en un sandwich. Así pues, lo dicho para uno, aplica para el otro. Mientras la carrera siga tan igualada, ambos deben seguir probando, con libertad, y aprovechar su superioridad numérica. Veremos si alguno sabe sacar tajada y dar un golpe encima de la mesa antes de que terminen los Alpes. Alejandro Valverde, por su parte, ahí sigue sin hacer mucho ruido. Esta llegada también es buena para él, y si por las circunstancias nadie consigue romper el grupo selecto de favoritos en el puerto final, empezará a ganar enteros para la etapa. El murciano puede hacer un magnífico Tour y con su discurso de desvincularse de toda responsabilidad está logrando que la mayor atención la acaparen el dúo anteriormente citado. Hasta la fecha la situación es perfecta para el Bala, que sigue optando a todo, así que ojo con el, porque si se llega en una situación similar a Pirineos, puede ser el auténtico justiciero de la prueba. A Valverde, en la versión de sus últimas temporadas, no le tiembla el pulso para atacar de lejos. En la Colombiere cedió unos metros que luego recuperó con facilidad, tras tener un problema por un salto de cadena, como él mismo comentaba después de la etapa, así que todo va sobre ruedas (nunca mejor dicho) para Movistar.

Dentro de esa estrategia ofensiva también encajan los Astaná de Jakob Fuglsang. La diferencia es que los kazajos si tienen más gregarios en proporción y las ideas más claras que en Movistar. Corredores como Omar FraileJesper Hansen o Tanel Kangert podrían filtrarse en la escapada y endurecer la prueba. La ascensión final es perfecta para el danés. A pesar de ser un gran corredor, sigue gozando de mayor libertad que el resto, pues el cartel de favoritos es muy extenso y hay corredores que intimidan más. De esto se puede beneficiar, bien pasando a la ofensiva desde lejos o con una intentona en el último puerto ante el marcaje y el excesivo control que se puede ejercer sobre determinados corredores, lo que generará unas dudas que pueden dar alas a corredores como Jakob, que sueñan con ganar una etapa y subir al podio de París.

El perfil de la etapa también se ajusta muy bien a los intereses de un corredor como Primoz Roglic. El esloveno es una incógnita en cuanto a cómo podrá rendir en la tercera semana, pero en los Alpes, aún debería ser un ciclista muy sólido. Esta etapa corta, con este tipo de ascensiones, es buena para sus intereses. Si lo subestiman, podría hacer mucho daño. Tuvieron la oportunidad de eliminarlo en los abanicos y no lo hicieron, y ahora que llega la montaña, ya no se puede regalar nada más a nadie.

Después tenemos a los habituales. Obviamente, Chris Froome siempre será uno de los máximos favoritos allá donde vaya. Quizás al británico le interese recuperar tiempo a estas alturas de carrera, pues en la tercera semana se podría acusar con mayor fuerza el desgaste del Giro. El problema es que la estrategia de SKY genera dudas, pues deberían tomar el control de la prueba, pero cuesta verlos pasar a la ofensiva, teniendo a Geraint Thomas en una buena posición. Endurecer la prueba puede ir contra los intereses del galés, que es un interrogante cómo responderá en los Pirineos. El que no va a frenar por nada ni por nadie es Romain Bardet. El francés tiene que atacar, y aunque ya no tiene en sus filas a un hombre tan importante como Alexis Vuillermoz, contará con otros compañeros de nivel para echarle una mano cuando pase a la ofensiva. Pueden asumir el mando de la prueba en algún momento dado para intentar romper el ritmo “cómodo” del grupo, como ha sucedido en la primera gran etapa de montaña, en la que SKY puso su tren a controlar. Veremos si estos que, como comentamos, están llamados a pasar al ataque, dan mayor guerra y espectáculo que en la toma de contacto.

Por último tenemos a Tom Dumoulin o Daniel Martin, que son corredores que ven como sus opciones de etapa se incrementan a medida que se acerca el arco del último kilómetro. El irlandés si puede, atacará.

Habrá que tener en cuenta también, por supuesto, a Vincenzo Nibali, que está corriendo bastante conservador, pero sin mostrar debilidades hasta la fecha o Steven Kruisjwijk, que salvó bien el día sin dar mucho la cara.

No descubrimos nada nuevo. Aún resta mucho Tour y siguen en la pelea la mayoría de los respectivos líderes de los conjuntos. La lista es larguísima en esta edición del Tour. Aunque ya hemos podido ver cómo Warren Barguil no está en buenas condiciones, y tendrá que cambiar su perspectiva, buscando pasar más a la ofensiva y verlo en un papel similar al de la pasada campaña. No parece el mismo, pero ese queda claro que tendrá que ser su rol. Otros como Rigoberto Urán, Rafal Majka, Bauke Mollema o Ilnur Zakarin han dado muestras de debilidad, y no es una buena noticia para ellos a estas alturas. El colombiano parece que se despide de cualquier opción, mientras que el resto apura las últimas balas y están en el filo de la navaja, no pudiendo ceder más tiempo o tendrán que replantearse los objetivos.

¡Siguen los Alpes!

PARTICIPANTES

Procyclingstats: Startlist actualizada 

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta[DIN] Jakob Fuglsang

Nuestro outsider: [SLO] Primoz Roglic // [ESP] Dani Navarro

 Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

Etiquetas
Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar