Tour de Francia 2018 – Previa 10ª etapa

En nuestra guía decíamos…

Tras la jornada de descanso del lunes 16 de julio, el Tour llegará a los Alpes. Esta primera jornada alpina, con tres puertos de 1ª y uno de categoría HC, se presentará como la primera prueba de fuego en montaña para los grandes favoritos.
Los corredores tendrán ante sí, para empezar, el Croix Fry (de 1ª categoría; con 11,3 km al 7%), y Plateau des Glières (HC, de 6 km al 11,2% de media) con una carretera muy estrecha. Continuarán con el col de Romme (un puerto de 1ª de 8,8 km al 8,9 %), y la Colombière (7,5 km al 8,5%). La etapa terminará con un descenso muy técnico de los que gustan en el Tour en los últimos años. Cuatro puertos cortos pero muy duros que deben servir para que veamos con qué cartas juega cada uno de los favoritos.


HORARIO

Hora de salida:  13:35 h.

Hora de llegada (Intermedio aprox.): 17:57 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 13:35 h.

Otras TV: Teledeporte

Twitter: #TDF2018, @_RoadAndMud.

LOS PUNTOS CLAVES

¡Por fin! Tras la primera jornada de descanso llega el primer gran día de alta montaña del Tour de Francia. ¡Comienza una nueva carrera! Será la primera de un tríptico montañoso precioso. La etapa no es muy larga, con 158 km, pero esconde mucho desnivel positivo acumulado, y ascensiones que a penas llegan a los 12 km pero con pendientes muy exigentes. Es un buen día para los escaladores puros, que podrán hacer daño de lejos, sobretodo si endurecen la prueba con sus respectivos equipos y estrategias varias en los dos primeros pasos: el Col de la Croix Fry y la Montee des Glieres, de 1ª categoría y HC respectivamente. Al menos así va a repartir los puntos de la montaña el TDF en esta edición.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

A continuación llega la subida más sencilla del día, el Col des Fleuries, que no estará categorizada. Le sigue un terreno que será propicio para que la escapada siga rodando, hasta que el valle nos lleve a un nuevo encadenado, donde la carrera puede saltar por los aires.

Se enlazarán la subida al Col de Romme (1ª) y un clásico, el Col de la Colombiere (1ª). Únicamente un descenso de 6 km hace de nexo de unión entres estas dos exigentes ascensiones. Si se quiere hacer daño, hay terreno para hacerlo de lejos, pero será importante guardar un plus para el final, pues las rampas finales del último puerto de la jornada se podrían atragantar, a lo que habría que sumar un descenso de unos 10 km y un pequeño tramo repechero en el final donde los segundos pueden seguir cayendo para aquellos que entren en crisis.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Etapón alpino. ¡A disfrutar!

FAVORITOS

El Tour llega a su 10ª jornada, la primera de alta montaña. La general entre los grandes favoritos ha salido bastante apretada después de una primera semana muy larga, con los peligros de las caídas, abanicos y el pavés, que finalmente, no marcó diferencias significativas.

El Tour retoma la marcha tras una jornada de descanso. Cuando a este día le sigue un etapón de montaña, sabemos que puede haber sorpresas. Además la primera gran etapa de montaña siempre resulta más complicada de predecir, pues hasta los propios corredores pueden tener la duda de si las piernas responderán como se espera de ellas. Lo que es un hecho objetivo es que la carrera ya ha dejado ciertos roles un tanto definidos. Tenemos ciertos escaladores que están obligados a atacar, pues ya ceden un tiempo valioso en la general. En cambio otros no tienen todavía esa urgencia.

Por otro lado, como en cada jornada montañosa, muchos serán los equipos que traten de buscar su propia carrera, lanzando hombres a la escapada, bien para jugar estratégicamente o con libertad de pelear el triunfo. La posibilidad de que existan “dos carreras” está siempre ahí.

Así pues, vamos por partes. Entre los corredores que tienen que empezar a remontar tenemos a Rigoberto Urán como uno de los más damnificados. El colombiano no se caracterizó en el pasado Tour por pasar a la ofensiva, pero este año se ve en las circunstancias de hacerlo. Es un corredor que tiene cualidades para imponerse en esta llegada. Los puertos son buenos para un escalador fino como él, que además tiene una buena punta de velocidad en el final para resolver algún grupito. Tendrá cierto margen para atacar, pues se puede aprovechar de la mayor vigilancia que se puede ejercer a estas alturas sobre otros rivales que están más próximos en la tabla.

En una situación similar se puede encontrar Dan Martin. El irlandés es de los que lo prueba seguro. Si no consigue abrir hueco, seguirá teniendo opciones muy grandes de vencer la etapa si aguanta en el grupo de los mejores. Nunca es fácil gestionar los ataques finales, pero es de los más rápidos en una llegada selectiva, y eso es tener mucho ganado. En este terreno y con su condición actual, es uno de los máximos favoritos. En el Mur de Bretagne ganó con cierta facilidad. Si bien era una llegada perfecta para sus cualidades, pero este desenlace también se ajusta.

Podríamos seguir con Romain Bardet o Warren Barguil. Dos corredores locales que saben lo que es brillar en la montaña del Tour. El primero suma a sus cualidades como escalador sus grandes dotes de bajador. Domina los descensos a la perfección y esa podría ser un arma a emplear en esta ocasión. Tanto el descenso que une el Col de Romme con el Col de la Colombiere, como la propia bajada final de este último, son dos puntos a vigilar por el resto de rivales. Ag2r, si puede, tratará de tensar en las bajadas, y Bardet, si tiene unos metros, no mirará para atrás. El de Fortuneo por su parte, en un principio debería tener algo más de libertad. Para pensar en la etapa, ambos tendrían que llegar en solitario, pues es de imaginar que habrá otros rivales más fuertes en el sprint en caso de que no lograsen abrir diferencias.

Podemos seguir con el tridente de Movistar Team. En el equipo telefónico tenemos de todo. El más necesitado de recortar tiempo es Nairo Quintana. No es la mejor jornada para el colombiano, pero teniendo tres bazas para jugar, el equipo tiene que empezar a mover la carrera. La realidad es que Nairo va a tener mucha vigilancia, pero ahí también es donde entra en juego el papel de sus dos compañeros, Mikel Landa y Alejandro Valverde. El vasco habrá que ver cómo se encuentra de su caída en la etapa de Roubaix, pero es de los más fuertes en la montaña, y es valiente para atacar de lejos. Pensando en la etapa, no es la mejor para él, pero los puertos son exigentes, con buenas rampas, y podría hacer daño. No será fácil arruinar las intentonas de Quintana y Mikel, y alguno podría pescar en esas circunstancias. En caso de no funcionar la ofensiva, el equipo tiene un as en la manga con ‘el Bala’. Es de los más rápidos en la llegada, y además, todavía está en condiciones de atacar, sin necesidad de esperar al final, para poner aún más presión en los rivales. Sobre el papel, si hay entendimiento, la situación es inmejorable llegados a este punto. Veremos si los Movistar juegan bien sus cartas.

Aunque los equipos son de 8 corredores, y algunos ya menos, con ciertos abandonos, el SKY guarda su formación al completo, y debería ser uno de los encargados en controlar con la llegada de la montaña. Tienen un bloque potentísimo para este terreno, y con Geraint Thomas como el corredor mejor posicionado de los hombres de la general, y con Chris Froome también metido de lleno en el ajo, los británicos querrán empezar a pasar el rodillo y hacer una primera criba importante. Así lo intentan hacer en cada Tour que disputan. La primera gran etapa de montaña suele ser un golpe de moral que sacude a los rivales. En cambio, en esta ocasión, la etapa no se presta tanto al control de un solo equipo, y las circunstancias tampoco son las idóneas para realizarlo. Veremos qué papel adopta el SKY, con Froome en la necesidad de atacar, y Thomas en una situación más defensiva, pero sin haber demostrado nunca sus garantías durante tres semanas de carrera. Se espera que Egan Bernal, si ha recuperado bien de sus desafortunadas caídas en Roubaix, este con los mejores para controlar u hacer la selección definitiva, pero solo la carretera dirá si se confirman las expectativas.

Será muy interesante ver el papel de los dos bloques más fuertes de la carrera.

Otro corredor que está pasando desapercibido hasta la fecha y que se mueve bien en estas etapas es Adam Yates. El británico está en una buena posición, y como que no quiere la cosa, opta a todo. Ni que decir tiene que es de los que mejor sabe moverse tácticamente, y con el apoyo de Mikel Nieve en la montaña, veremos hasta dónde puede llegar. Se encuentra sumergido en ese grupito de corredores como Rafal MajkaJakob Fuglsang, o Primoz Roglic, que han librado la primera semana en buenas condiciones y con una ligera ventaja en la general. Los dos últimos, si tienen la oportunidad, no sería de extrañar que atacasen en el último puerto. El de Astaná llega en un buen momento y podría brillar en este tríptico Alpino. El polaco, en cambio, siempre suele ir más escondido, y si la etapa no termina en alto, es más complicado verlo dar la cara aún. Siempre saca su mejor versión en la montaña cuando no pelea la general, pero por el momento, ese no va a ser el caso, pues está bien situado.

A Vincenzo Nibali, hasta la fecha no lo hemos podido ver. En el pavés se podía esperar más de él, pero no fue así. Anteriormente, las etapas que acababan en descenso, eran de alerta roja con la presencia de este corredor, pero ya no se pone la alarma a funcionar. Es un fondista, y aunque ahora no transmite sus mejores sensaciones, debería ir a más con el paso de la carrera. El caso contrario espero con Tom Dumoulin. Dado que lleva un Giro en las piernas, debería tratar de aprovechar su mejor momento actual, y ver hasta donde llegar. En el pavés probó repetidas veces, pero el viento frontal no permitió abrir huecos al salir de los tramos según el propio corredor decía. Si resiste las intentonas y llega a decidirse la etapa en un grupito, tiene algo que decir.

Tras esta etapa, es posible que la general quede un poco más clarificada, y que por lo menos, podamos ver realmente el estado de cada uno cuando la carretera mira al cielo, reduciendo así el número de candidatos reales al podio de París.

La escapada por su parte, será muy trabajada. Todos los equipos querrán representación. El maillot de la montaña será otro gran aliciente, pues se reparten muchos puntos y quien quiera alzarse con ese objetivo, debe estar presente. Es de esperar muy activos a los Direct Energie. Lilian Calmejane es un buen corredor para estás etapas, aunque quizás se le pueda hacer muy exigente en el final. También contarán con Romain Sicard o Sylvain Chavanel como candidatos para la fuga. El letón, Tom Skujins, que ha estado muy fuerte en las cotas de este inicio de Tour, tratará de defender los lunares rojos.

Es de esperar muy activos también a corredores como Jesús Herrada o Dani Navarro, que han estado guardando energías durante esta primera parte del Tour, pensando en llegar en las mejores condiciones a su terreno. Cofidis lleva diez años sin lograr un triunfo en la carrera de casa, y parece que trae el mejor equipo para lograrlo en las últimas campañas. El asturiano llega en estado de gracia, acariciando el triunfo en las dos últimas pruebas que disputó, y aunque es un corredor que le cuesta ganar, debería empezar a dejar ver su buena forma desde ya.

Otros corredores que son carne de fuga son, Thomas De Gendt, Damiano Caruso, Gorka Izaguirre, Antwan Tolhoek, Omar Fraile o Pierre Rolland. Cada uno con diferentes intereses y obligaciones probablemente. No podemos olvidarnos tampoco de David Gaudu, Guillaume Martin o Julian Alaphilippe. Este último puede rendir muy bien en las primeras etapas de montaña, en incluso podría ganar de tu a tu con los favoritos, dependiendo del ritmo que se lleve en la montaña. No obstante, quizás su papel sea el de arropar a Bob Jungels, viendo hasta donde puede llegar el luxemburgués, que hasta ahora ve la general desde una posición privilegiada. Si por el contrario, tiene luz verde, con tanto tiempo cedido en la general, coger la fuga sería la mejor opción. Aunque en ella no será bien recibido por muchos.

Por último, es de esperar que los días de gloria de Greg Van Avermaet lleguen a su fin, y que deje el maillot amarillo en los hombros de algún candidato con más bagaje para defenderlo en jornadas venideras. Podría ser perfectamente Geraint Thomas ese hombre.

¡Llega la montaña! Ahora toca disfrutar.

PARTICIPANTES

Procyclingstats: Startlist actualizada 

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta[IRL] Dan Martin

Nuestro outsider:  [ESP] Alejandro Valverde // [FRA] Lilian Calmejane

 Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

Etiquetas
1Comment
  • Miguel
    Publicado a las 00:43h, 17 julio Responder

    Mucha curiosidad por ver como lo hace primoz roglic

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar