Toms Skujins, Good Old RVV

El ciclista del equipo Cannondale, Tom Skujins, escribe en un interesante blog en inglés sus experiencias como deportista. El letón ha autorizado a Road&Mud para reproducir el texto que os mostramos a continuación, en español, en el que relata su primera participación en el Tour de Flandes.

image
Aficionados en Brujas

La edición 100 de la RVV fue una de las grandes. Los ciclistas dijeron que fue una edición muy dura y los espectadores pudieron disfrutar de una excitante carrera. Yo también la disfruté un poco. Desde levantarme, desayunar en el hotel por la mañana siendo capaz de comer todo lo que me cabía en el estómago, hasta el viaje de regreso al hotel donde intercambiamos algunas historias con los compañeros de equipo. ¿Que cómo de difícil fue la carrera? Solo sé que el miércoles (tres días después de la carrera) me di cuenta que todavía soy incapaz de pedalear tan rápido como podía hacerlo antes de la carrera.

Podéis ver la carrera de nuevo en youtube, así que tampoco os voy a dar muchos detalles sobre ella, pero si que voy a incidir en cosas que la TV no pudo mostrar.

La salida en Brujas estaba a rebosar. Desde los buses de los equipos seguimos la línea que marcaban los aficionados a ambos lados de la carretera preparados para recibir un choque de manos o simplemente para animar a sus corredores favoritos con un vaso de cerveza en la mano. Debían de haber llegado muchas horas antes para poder lograr un buen sitio. Al final de este pasillo, llegabas al lugar donde estaba el control de firmas. Mientras firmas, recibes unos cuantos ánimos más de los aficionados y vas directo al inicio de la etapa. Por supuesto, a menos que seas uno de los favoritos de la carrera. Fabian (Cancellara) tuvo su particular tema musical cuando llegó al escenario, el cual sonaba como una banda de mariachis tocando su pieza de música favorita. Luego dio una entrevista rápida y antes de ir hacia la salida se puso a firmar algunos autógrafos a lo largo del pasillo lleno de gente.

image (1)
Y nos ponemos en marcha (Foto: Graham Watson).

En la línea de salida estaba sumergido ante una gran expectación. No había visto a tanta gente en la salida para una carrera…emm… nunca. Todos los cafés estaban llenos de gente, hasta el punto que la gente tenía que traerse sus propios asientos para estar más cerca. Parecía que los habitantes locales estaban teniendo reuniones en sus pisos, porque todas esas ventanas, hasta la segunda o la tercera planta estaban llenas de caras de gente bebiendo cerveza. Sí. Eran las 10 de la mañana y la gente ya tenía ese espíritu de beber cerveza.

La primera vez en el Kwaremont me estaba sintiendo bien y podía disfrutar el recorrido. No creo que la gente empiece a quedarse descartada aquí como esperaba antes de la carrera, pero sigue siendo un sector clave ya que marca el inicio del espectáculo. Después de este sector, me fui al suelo en el mismo accidente que acabó con la carrera de Démare. Me subí rápidamente en la bici como pude y llegué al gran grupo poco después. Andreas nos dijo que nos situáramos arriba, así que esperé a la llegada del segundo sector clave – en el Eikenberg ya estaba en el grupo delantero de nuevo. El único problema era que mi zapato perdió una hebilla. Cada vez que intentaba sprintar un poco no podía. Mis pies estaban perdiendo la órbita. Estaba perdiendo energía, así que decidí cambiar mis zapatillas.

No elegí el mejor momento para hacerlo, y tuve que sufrir mucho para volver a cazar el gran grupo. Mirándolo por el lado bueno, llegué a sacar unas sonrisas a unos espectadores que me vieron cambiándome el calzado y se empezaron a reír.  Tuve que conectar hasta tres veces con el grupo delantero antes de poder quedarme de una vez por todas, porque cada vez que lo lograba el pelotón se rompía de nuevo mientras yo iba pasando a los corredores que se iban quedando del gran grupo. ‘Hurra’. Finalmente, tras un gran sprint, logré meterme en el pelotón después de las tres veces anteriores en las que no tuve fortuna.

image (2)

Tenía que descansar un poco antes de afrontar el Kwaremont por segunda vez. En cambio, la aproximación hasta él fue una locura. Estaba bien situado, pero cuando nos encontramos con un descenso super rápido con autobuses en la parte izquierda de la carretera, justo por donde yo iba, noté a alguien de pie junto a un bus al lado de la cazada. A mitad de camino. Cuando se dio cuenta de que el pelotón estaba utilizando todo el ancho de la calzada, todo lo que pudo hacer fue girarse y correr lo más rápido posible hasta que pudo llegar a la parte trasera del autobús, y saltar fuera del camino. Pensé que no conseguiría hacerlo. Si le hubiera tomado solo dos segundos más de duda, o hubiera sido alguien menos ágil, se nos habría sobrevenido una carnicería a mí y a muchos otros corredores. Apuesto a que él estará contento de haber pasado de aquella ración de patatas fritas la noche anterior.

Luego me di cuenta que no tenía piernas para hacer más cosas y tampoco quería arriesgar mi vida por esta carrera así que aminoré la marcha. Dejé a la gente pasarme para encarar el pelotón más allá de la parte media baja del pelotón.  Este fue el final de mi carrera. Posteriormente estaba corriendo con el grupo de rezagados. Llegamos al Koppenberg – el tercer sector clave que ya mencioné. Alguien se resbaló y se chocó contra el suelo, y automáticamente todo el mundo que iba detrás tuvo que bajarse de la bicicleta. Después de varios metros un policía se ofreció a empujarme y con su ayuda me pude volver a subir en la bicicleta y reanudar mi marcha. Gracias, buen hombre.

En el siguiente vídeo podéis ver mi caída, es la primera del vídeo, en la que en la parte izquierda salgo intentando poner mi cadena de nuevo.

El resto de la carrera fue dolorosa. Pero seguía acompañado por la voz de Andreas que animaba a Dylan (Van Baarle) que estaba haciendo una carrera increíble. Podía escucharlo en los primeros momentos y la emoción era muy grande, pero luego empezaron a hablar en holandés y todo se desvaneció un poco. Todavía en algunos sectores podía escuchar mi nombre ovacionado. El tercer paso por el Kwaremont fue ‘interesante’. Estaba respirando casi tan fuerte como podía y estaba aspirando el olor a cerveza que recorría todo el camino. Los aficionados se habían pasado consumiendo litros de cerveza todo el día como si de su trabajo se tratase. ¿Qué más tenía que esperar? Si hubiese corrido por ese sector con un control de alcoholemia en la mano sin duda hubiese pitado a lo largo de todo el camino.

Ya no teníamos mucha más motivación. Nuestro grupo se fue haciendo grande a medida que íbamos cogiendo a rezagados del grupo delantero, y una vez en meta ya formábamos un pelotón bastante solido. El sprint fue extraño sin embargo. Sin trenos, sin espacios para pasar. Simplemente todos pasaron por la línea. Yo quería esprintar, pues no suelo tener oportunidad de practicarlo muy a menudo, pero simplemente no sucedió. T

Una vez acabada la carrera, fui a ver a mi hermana. En el bus me tomé una buena ducha, comí algo y disfruté de la montonera de aficionados que seguían por todo Oudenaarde.

Lo logré. Mi primer Tour de Flandes. Mi primera carrera WT. Mi primera clásica. Mi primera carrera de más de 250 km. Hecho. Me siento bien. Posiblemente más que bien. No hubo cerveza de celebración ya que tengo otros objetivos y tenía que estra de vuelta a la bicicleta el día siguiente.

image (3)

A continuación haré todas las Ardenas y espero conseguir mantenerme en la bicicleta durante todas ellas, pero viendo cuántas caídas ha habido en Flandes, no creo que realmente lo consiga. Mientras mis piernas estén bien, me encuentre bien de salud y consiga estar fuerte en la bicicleta, daré lo mejor de mí. Lograré aumentar mi experiencia y, quizá, incluso algún buen resultado.

Escrito por:
@Tomashuuns

Traducción:
@DaniEscribano27 y @VictorGavito

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar