Solo el Caja Rural se libra

Que el ciclismo está cambiando con el paso de los años es evidente, incluso los mismos corredores. Pero lo que no cambia es la afición, esa afición fiel que se agolpa en las cunetas para arengar, no solo a sus ídolos, sino a todos aquellos que pasen en la carrera.

Recuerdo cuando el mítico BANESTO de Miguel Indurain se alojaba en mi pueblo, en Igorre, en el Hostal Arantza. Les ayudábamos a meter las bicis al garaje, incluso la famosa Espada. A cambio de esa “labor” que hacíamos, nos regalaban camisetas, botellines, guantes… ¿y lo contentos que estábamos con esos regalos? ¡Inolvidable!

Hoy en día, los niños son igual que lo éramos nosotros; y esa posibilidad de tener cositas de sus corredores favoritos les hace muchísima ilusión, cómo no. Por eso me gustaría que los auxiliares y muchos de los corredores leyeran estas líneas.

Resulta que los niños piden botellines a los coches, y ninguno ni siquiera mira a la cara a esos muchachos, que se quedan con cara de tristeza ante la indiferencia de sus ídolos. Siguen pidiendo, e incluso algunos auxiliares y corredores les regalan un mal gesto o una mala mirada, quedándose los pobres niños con el rabo entre las piernas.

Esta crítica es mayor para un equipo como Movistar, que considero que no ha tenido buenas formas hoy con los aficionados. No hay excusa que valga para los aires de grandeza. Caja Rural muestra el camino a seguir, regalando hinchables para animar, botellines, gorras e incluso camisetas. Que no me vengan con la excusa de la crisis, porque si un equipo WT no tiene botellines para regalar, mejor que se retiren, porque están dejando una imagen muy miserable.

20150907_123005
Camisetas regalo de Caja Rural en la pasada Vuelta a España

Luego que no extrañe oír a algunos quejarse de que no tienen afición y que no se les anima.

Y lo mas triste de todo es, que según han acabado la carrera, todos los ciclistas se han metido como balas al autobús, y aunque los chavalines les llamen por su nombre para una foto o un autógrafo, ninguno ha bajado, solo para el pódium, haciendo caso omiso a los niños.

El ciclismo necesita recuperar la cercanía a los aficionados, sobre todo a los más jóvenes. Nuestra generación se enganchó al ciclismo sintiendo de cerca a los más grandes, ahora solo ponemos barreras a los más pequeños para ver de cerca a sus ídolos o a sus equipos favoritos. Dejemos que los que tienen que hacer grande a este deporte en el futuro puedan amarlo desde el primer día. No más niños llorando camino de casa porque un ciclista no le ha ni mirado a la cara.

Escrito por:
@indionorte

4 comentarios
  • Aitor Bereinkua
    Publicado a las 18:39h, 10 abril Responder

    Totalmente de acuerdo con este articulo, esos pequeños detalles (que poco les cuesta a los ciclistas) son los que crean aficion. Tambien de acuerdo con la actitud de movistar, lo he vivido. Ojala leyeran tu articulo todos los aludidos.

    • IndioNorte
      Publicado a las 20:59h, 10 abril Responder

      Aupa Aitor. Veo que te ha pasado lo mismo. Que me lo hagan a mi, me jode, pero les mando a tomar…….. pero ver las pobres caritas de los niños no lo soporto.
      Gracias por leerme y tomar parte, Aitor.

  • Carrick on Suire
    Publicado a las 21:53h, 10 abril Responder

    El pasado sábado en Estella se vivió algo similar. Como comentó incluso el speaker Guajardo que dijo por el micrófono algo así como que los equipos iban a llegar a última hora y todos a la vez, sin tiempo para su presentación en el escenario preparado al efecto. La cuestión. Al final muchos ciclistas llegaron a última hora. Ciclistas haciendo cola para subir a ese escenario… Al final algunos equipos se quedaron sin ser presentados oficialmente demostrando cierto pasotismo cara a la organización del GP. Miguel Induráin, el Club Ciclista Estella, y sobre todo a los y las aficionadas que estábamos allí esperando. Son detalles feos.

    No sé a ciencia cierta cómo está de protocolizado este acto. Si los equipos tienen obligación de hacer ese trámite. Pero independientemente de ello, es un detalle que se agradece. La cercanía, como dice el autor de este artículo, es algo que no se paga con dinero. Además, el ciclismo actual, al menos en España, no está en condiciones de ir de “sobrados”. Más está en la obligación de fidelizar a todos los que a sus carreras nos acerquemos.

    Otra cosa es que haya aficionados que son muy pesados. Y que los ciclistas por lo menos exijan que no les empujen ni les tiren. Pero solventados esos límites, los equipos deben apostar por la cercanía de cara a la afición. Llegar antes a la salida. Sobre todo si el tiempo climatológico acompaña. Y que los aficionados se puedan acercar a sus ídolos para crear complicidades y afectos.

    Cierto también es que hubo bastantes ciclistas que derrocharon simpatía y ofrecieron todo tipo de facilidades para fotografiarse y departir con ellos.

    • IndioNorte
      Publicado a las 21:58h, 10 abril Responder

      Ojala pudiera haber sido una fiesta perfecta la de hoy en Amorebieta, pero ha quedado lejos de serlo.
      Grqcias por leernos Carrick y por participar.
      Un saludo.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar