Santos Tour Down Under 2016 – Australia manda en casa

Termina la primera carrera del WorldTour 2016, aquella que nos hace trasnochar o madrugar para ver los finales en un recorrido atractivo que suele dar lugar a un bonito espectáculo en los kilómetros finales de la mayoría de las etapas. Pese a que muchas de las grandes estrellas del panorama ciclístico se decantan cada vez más por el Tour de San Luis como su carrera predilecta para arrancar el año, la prueba australiana nos permite calibrar los estados de forma de otros corredores, especialmente los más jóvenes, que tienen allá una gran oportunidad para dejarse ver.

El dato más significativo de esta 18ª edición del Tour Down Under es el absoluto dominio australiano. No solo se han llevado todas las etapas, algo que no sucedía desde el año 2002, si no que también han sido corredores del país de los canguros los que han portado el maillot amarillo en todas las etapas. Incluso en las clasificaciones secundarias, solo el colombiano Sergio Henao (Montaña), y el estadounidense Cannondale (Equipos), rompen el domino aussie. Varias razones pueden explicar la apabullante superioridad australiana. La más evidente es que los ciclistas oceánicos llegar al Down Under con kilómetros de competición en las piernas, a diferencia de sus rivales europeos. Los criteriums que se disputan desde el primer día del año, junto a los exigentes campeonatos nacionales, aportan un plus de competitividad que no pasa desapercibido. Igualmente, debemos tener en cuenta que esta carrera se disputa en el verano del hemisferio sur, por lo que, para los ciclistas europeos, supone un cambio de estación y una necesidad de adaptación a las altas temperaturas que se registran (en este 2016 se han llegado a rondar los 40º las primeras jornadas). Además, y en paralelo a lo sucedido en 2002, el ciclismo australiano cuenta ahora con un velocista de garantías, que, en situaciones como estas, se desenvuelve de la mejor manera. Hace catorce años era Robbie McEwen quien se llevana cuatro etapas. Este año, Caleb Ewan se impuso en dos sprints, mientras que el retorno de Simon Gerrans daba otras dos etapas al gran equipo del país, el potente Orica GreenEdge.

La primera etapa discurría entre Prospect y Lyndoch, con un perfil que apuntaba a la llegada al sprint, y con el calor y algunas rachas de viento y el polvo provocado por las mismas como los principales protagonistas. Alexis Gougeard de AG2R, Martijn Keizer de Lotto Jumbo y un Sean Lake, del combinado australiano patrocinado por la institución universitaria UniSA, se convertían en los aventureros del día. El australiano era el que más tiempo aguantaba en cabeza, luchando contra un pelotón en el que Orica marcaba la pauta, con la ayuda de Lampre y alguna aparición por los primeros puestos del resto de equipos con corredores rápidos, como Sky o Trek. Team Sky cogía la cabeza para lanzar el sprint, aunque era el británico de Tinkoff Adam Blythe quien lanzaba su ataque en primer lugar. Rápidamente, en el centro del pelotón, aparecía, tumbado sobre su manillar, el pequeño “Pocket Rocket”, Caleb Ewan, para imponerse con mucha claridad por delante de Mark Renshaw y Wouter Wippert. El llamado a ser uno de los grandes del sprint en los años venideros, continuaba así su gran inicio de año, y confirmaba la victoria conseguida en el People’s Choice previo a la carrera del día anterior.

CZQ0j1CWAAACqwm
Montaje publicado en twitter por @LorenzoCipres donde se aprecia la diferencia entre la posición de Ewan y el resto de velocistas

La segunda jornada presentaba un perfil ideal para los uphill finishers, con el circuito capitalizado por el repecho de Stirling. Las altas temperaturas volvían a causar estragos, mientras que se libraba una bonita lucha por conseguir fuga. Tras varios intentos, el escapado del día era un luchador nato como el aussie Adam Hansen, que conseguía rodar en solitario hasta ser absorbido por el gran grupo a 18Km de meta. Por detrás, Orica marcaba el mando y comenzaba a acumular segundos de bonificación con Simon Gerrans en los sprints intermedios, pensando ya en la general final. Cuando se acercaba la hora de la verdad, empezaban a asomar más equipos en la punta, Tinkoff, Giant, mostraban ambición. Team Sky ponía el ritmo más duro en el penúltimo repecho, haciendo que muchos corredores, entre ellos el líder Caleb Ewan perdieran contacto Cannondale primero, y Simon Geschke después, cogían el relevo, hasta que entraba Lampre, pensando en un final muy adecuado para Diego Ulissi. Bajo la pancarta del último kilómetro, un cambio de ritmo de Rory Sutherland propiciaba el ataque de Peter Kennaugh y Pim Lighthart, que conseguía ser anulado por los Tinkoff, justo cuando se producía una caída que dejaba sin opciones a Gerrans y al Orica. La rampa final comenzaba con dos corredores de Cannondale lanzando el sprint en paralelo, pero a 300m de meta eran superados por un inspirado Jay McCarthy. El joven de Tinkoff aguantaba para lograr un gran triunfo, mientras que Diego Ulissi, que había salido bien a su rueda y parecía llegar a remontar, se quedaba con la miel en los labios por estrecho margen. Rohan Dennis llegaba tras ellos para conseguir el tercer puesto. El maillot de líder cambiaba de manos para vestir al nuevo ganador de etapa.

Laurens de Vreese, del Astana, era el “loco solitario” del día, con una fuga que terminaría a poco más de 20Km de meta. El pelotón se echó sobre el belga antes de la decisiva ascensión a Montacute, que se coronaba a 5Km para descender hasta meta. La batalla estaba servida y no defraudó. Tinkoff marcaba un fuerte ritmo que pillaba por sorpresa a los Orica, especialmente a Simon Gerrans, que se quedaban cortados en un segundo grupo y tenían que exprimirse para recontactar antes de las primeras rampas de Montacute. Comenzaba una fantástica lucha por la colocación en la subida, que iba provocando un goteo de ciclistas descolgados. El líder, se quedaba sin compañeros, pero motraba una grandísima personalidad para sus 23 años poniéndose en cabeza a marcar el ritmo con su maillot naranja. Richie Porte amagaba un primer ataque al que Simon Gerrans salía, ahora sí, muy atento. El ritmo de la nueva estrella de BMC ponía mucho castigo y hacía a su compañero Rohan Dennis entre otro. Sergio Henao, Michael Woods y Domenico Pozzovivo eran los que mejores sensaciones daban a rueda del de BMC, formándose un pequeño corte. En los últimos metros de ascensión, Sergio Henao lanzaba un gran ataque para coronar en cabeza junto al canadiense Woods. Dennis y Porte lograban neutralizar el ataque en un vertiginoso descenso, en el que el propio Dennis y Steve Morabito trataban de sorprender al pequeño grupo de supervivientes. En el sprint final, un fantástico Rubén Fernández se lanzaba de lejos con valentía, pero pronto era superado por Rohan Dennis. Simon Gerrans, recuperando su mejor versión, comenzaba una gran aceleración que le servía para llevarse la etapa por centímetros frente al dorsal número 1. El de Orica lograría vestirse de líder, un maillot del que ya no se desprendería.

9959e3247b13117da8ea64ad188d9d03
Fuente: foxsports.com.au

La cuarta etapa podía ser apta para una fuga, por lo que la lucha en los primeros kilómetros fue intensa. Orica controló todos los intentos y solo permitió tener algo de vida al trío formado por Pat Shaw, David Tanner y Alexis Gougeard, que fueron neutralizados cuando BMC y Tinkoff subieron el ritmo antes de la cota de Port Elliot. La cota servía para eliminar a varios de los velocistas y reducir el pelotón. Entre los favoritos, solo se luchó por los puntos de la montaña, en los que Henao afianzaba el liderato. En los kilómetros finales, corredores como Jesús Herrada o Lieuwe Westra intentaron sorprender, pero Sky estaba decidido a buscar la etapa con Ben Swift y no dio margen a nadie. Geraint Thomas llegaba en punta del pelotón con pocas fuerzas ya para realizar un buen lanzamiento a su compañero. En cambio, Daryl Impey daba una lección magistral del papel de un lanzador para dejar encarada la victoria a un Simon Gerrans que conseguía la segunda victoria de etapa consecutiva, seguido esta vez por Giacomo Nizzolo y el citado Swift.

Llegaba la jornada más esperada en el penúltimo día, con la doble ascensión a la ya clásica Willunga Hill. Última opción para desbancar a Simon Gerrans del liderato. La fuga del día la formaban Nelson Oliveira, Pim Ligthart, Lars Boom y Reinardt Janse van Rensburg, cuatro buenos rodadores que consiguieron aguantar hasta pasada la primera subida a Willunga. En la decisiva ascensión final, Rohan Dennis reventaba, y el primero en romper las hostilidades era el jovencísimo Lucas Hamilton, con solo 19 años, que lograba dar buena muestra del gran futuro que le espera. George Bennett llegaba a su rueda, pero serían superados cuando comenzaba el “show” de Richie Porte. Que lanzaba un impresionante ataque, casi a modo de sprint en subida, a 1500m de meta. Michael Woods salía a su rueda, pero sería superado por Sergio Henao. El colombiano de Sky conseguía aguantar el envite del australiano de BMC y ponerse a su rueda. Pero Porte seguía a lo suyo, sin bajar el ritmo, hasta despegarse de la rueda de Henao y conseguir la victoria en “su” Willunga por tercer año consecutivo. A 6″ llegaba Henao y a 9″ un gran Woods. Simon Gerrans aguantaba bien y llegaba a 17″ en un grupo encabezado por Diego Ulissi, lo que le servía para mantener el liderato.

Porte-attacks-Henao-stage-five-Tour-Down-Under-2016
Foto: Graham Watson. Fuente: cyclingweekly.co.uk

La última etapa, con el circuito en Adelaida, vio numerosos ataques y fugas, pero estaba predestinada para un sprint masivo que cerrara la gran semana del ciclismo en Australia. La lucha por las bonificaciones para dar el vuelco a la general eran el principal atractivo, aunque Orica supo controlar bien ese aspecto. Sky, como dos días antes, entraba en cabeza en el último kilómetro, aunque ya veíamos a Orica muy bien colocado para posicionar a Caleb Ewan. Trek aparecía para intentar sorprender al tren de Sky y dejaba a Nizzolo en una posición ideal. Pero, “Pocket Rocket”, que había hecho el último kilómetro bien a resguardo de la rueda de Ben Swift, volvía a apostarse sobre la barra de su manillar para volver a vencer con claridad, cerrando el círculo que ha sido este Tour Down Under. Completaba así una carrera de ensueño para Orica, donde se confirmó la progresión de su joven estrella, y al mismo tiempo pudieron festejar el retorno del mejor corredor de la historia del equipo.

Además de los australianos, hay que destacar la carrera de Sergio Luis Henao, el más fuerte cuando la carretera se empinaba; Michael Woods, combativo y demostrando que Cannondale ha hecho buen movimiento con su fichaje, al igual que con Paddy Bevin; los españoles Rubén Fernández, que se encuentra como pez en el agua en la carrera australiana, y Rafa Valls, estrenando galones como líder del Lotto-Soudal; y Domenico Pozzovivo, que no falta a su cita con los top10 de las generales.

Una gran semana en la que ha merecido la pena cambiar las horas de sueño para reconectarnos a la temporada de ruta. El 2016 empieza con importantes dosis de buen ciclismo, esperemos que tengamos más de estas y menos de caídas y accidentes.

Escrito por:
@VictorGavito

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar