Resumen Tour de Polonia 2015

Para muchos, entre el Tour de Francia y la Vuelta a España no hay ciclismo. Esta última semana, al contrario de eso, hemos vivido días muy intensos de ciclismo, con la coincidencia en el calendario de pruebas por etapas en Burgos, Dinamarca, Portugal, Colombia, Utah… y, brillando por encima de ellas, gracias a su categoría WorldTour, el Tour de Polonia. La carrera polaca ha estado a la altura de su categoría y ha sido una nueva muestra de un ciclismo que crece a pasos agigantados en ese país del Este europeo.

Etapa 1: Warszawa-Warszawa  122 Km

Comenzaba la carrera con una etapa propicia para los sprinters, con un circuito final que ofrecía espectáculo por lo revirado de las curvas finales y por un pequeño repecho adoquinado dentro de los últimos kilómetros. A pesar de todo ello, lo intentaban tres valientes: Adrian Kurek, del CCC, el excampeón del mundo junior y sub23 Matej Mohoric, del Cannondale y el ciclista de la selección polaca Pawel Bernas. Aunque su aventura no llegó a buen puerto, nos regalaron un momento de emoción en una lucha por la meta volante entre Kurek y Mohoric con parones, miradas y arreones durante dos kilómetros, prácticamente como si lucharan por la etapa.

El recorrido dio alas a otros ciclistas para intentar los saltos, pero los equipos de sprinters tenían claro que era día para ellos. Movistar tomó el mando con mucha ambición, aunque su baza, Juan José Lobato, no estaba para fiestas y perdía contacto (acabaría abandonando dos etapas después). Orica y Giant dejaban ver que eran los equipos más fuertes y se lanzaba uno de los sprints más bonitos de la temporada. Un renacido Marcel Kittel se ponía en cabeza, pero en la última curva, de 90º a la derecha, el joven Caleb Ewan le echaba arrestos y hacía un interior al alemán, llegando a contactar con su rodilla. A pesar de su hazaña casi de motorista, el aussie se iba un poco largo en la curva y el alemán recuperaba la cabeza para alzar los brazos 322 días después de su última victoria.

1438527750_248600_1438529246_noticia_grande

Etapa 2: Częstochowa – Dąbrowa Górnicza 146 Km

Guion que se presumía a priori similar al de la jornada anterior, y en el que el circuito final era aún más favorable para el final al sprint, con menos dificultades que el del primer día. Fuga de la jornada con Marcus Burghardt (BMC), Martijn Keizer (LottoNL-Jumbo), Sander Armée (Lotto-Soudal), Kamil Gradek de la meritoria y combativa selección polaca y Adrian Kurek (CCC) de nuevo, repetidor de la jornada anterior. Nuevamente los equipos de sprinters, con Orica y Giant pletóricos de moral y con ganas de repetir el gran duelo de Varsovia, controlaban la fuga y hacían que el pelotón llegara agrupado a los compases decisivos de la etapa. Orica tomaba el mando en los últimos dos kilómetros para dar una lección de cómo preparar un sprint, con cada uno de los integrantes dando todo para dejar a Caleb Ewan lanzado lo más cerca posible de meta.

Cuando todo estaba ya lanzado para culminar el sprint, el pequeño sprinter australiano hacía el afilador y se iba al suelo, con el resultado de una espectacular caída masiva. Bicicletas y ciclistas volando y formando un gran tapón en todo lo ancho de la carretera. Solo nueve ciclistas libraban la caída y se disponían a jugarse la victoria. Nizzolo tomaba la cabeza pero era rápidamente superado por Matteo Pelucchi que daba, por fin, la primera victoria Wrold Tour a IAM Cycling. Kittel entraba en segunda posición, sin opciones de victoria y cabreadísimo con el italiano, al que señalaba con dedo acusador. Las imágenes posteriores demostraron que no había habido nada ilegal y que se había producido un toque fruto de los movimientos para evitar la caída.

Etapa 3: Zawiercie – Katowice 166 Km

Una etapa más en la que los sprinters podían soñar con la victoria. La fuga la formaban esta vez Boswell (SKY), y varios “repetidores” en las escapadas: Burghardt (BMC), Mohoric (Cannondale), Gradek (Polonia) y Kurek (3 fugas de 3 para el de CCC). Junto a ellos iba el protagonista del día, Marcin Bialoblocki, que era el último superviviente de la escapada y se embarcaba en un brillante mano a mano con el pelotón, demostrando sus dotes de gran rodador y aguantando hasta los 4 kilómetros finales.

La lucha por colocar y lanzar el sprint volvió a ser muy bonita, con muchos equipos entregados a la causa. En el último kilómetro entraba en cabeza un IAM Cycling pletórico de moral tras la victoria del día anterior, y el alemán Roger Kluge se ponía en cabeza para lanzar magníficamente el sprint para Pelucchi. Caleb Ewan, tocado tras la caída del día anterior, optaba por no meterse en la lucha, mientras Kittel se quedaba bastante retrasado para luchar por la victoria. Nizzolo era el primero en lanzarse a la victoria, pero Matteo Pelucchi remontaba y se llevaba la segunda consecutiva, esta vez sin incidencias y con un trabajo brillante de su escuadra.

1438722059_extras_noticia_foton_7_1

Etapa 4: Jaworzno – Nowy Sącz 220 Km

Larguísima etapa con varias dificultades montañosas en la segunda parte. Se formaba una fuga con Bodnar (Tinkoff), Smukulis (Katusha) y Zielinski (Polonia). Los tres lograban alcanzar una amplia ventaja de 11’, aunque parecía que el pelotón era consciente de que lo largo del día les daba margen de caza. En la zona más escarpada, Orica forzó el ritmo para recortar la ventaja, y eliminó a muchos de los rivales de Ewan que se desolgaban en las subidas. Comenzaba así la caza, y el tiempo iba cayendo, aunque según se acercaba la meta, parecía que los tres fugados, que se entendía bien, podían llegar.

Pasaron los kilómetros finales y la ventaja se reducía muy poco a poco, y los tres de cabeza llegaban con margen para luchar por la victoria. Maciej Bodnar se lanzaba al sprint dejando de rueda a sus dos compañeros de escapada, que no podían ni toserle la victoria al polaco de Tinkoff. El pelotón encabezado por Caleb Ewan llegaba a tan solo 20”.

El momento inexplicable del final de etapa lo protagonizó el equipo Katusha, con un ataque de Sergey Lagutin a 2Km de meta, teniendo a Smukulis en cabeza. El letón además parecía estar esperando la llegada del ruso, puesto que en el sprint final estaba más pendiente de mirar quién venía por detrás que de disputar la victoria. Mención especial también para Kamil Zielinski, que daba el primer premio a la gran carrera de la selección polaca logrando vestirse de amarillo.

Etapa 5: Nowy Sącz – Zakopane 223 Km

De nuevo tremendo kilometraje para una etapa llamada a tener un papel importante en la general final. Beltrán (Tinkoff), Turgot (AG2R), Bole (CCC) y Breen, Boeckmans y Vallée de un ambicioso Lotto Soudal formaban una fuga del día que se iría desgranando paulatinamente hasta dejar solo al colombiano de Tinkoff. En el grupo de favoritos Astana marcaba un ritmo exigente que anulaba todos los ataques e iba seleccionando y reduciendo ascensión a ascensión. Todo hacía pensar que el gran trabajo de los Astana tenía como objetivo llevar a Lutsenko hasta el tramo final, pues la punta de velocidad del kazajo le haría ser gran candidato al triunfo. Pero tanto quiso exigir el equipo (excesivo interés en capitalizar el ritmo desde lejos) que finalmente Lutsenko no pudo aguantar y se quedó a poco de coronar la última ascensión.

Fabio Aru demostraba que a Astana le quedaba una bala en la recámara y salía a todos los ataques con suficiencia, mostrando gran forma. Davide Formolo se mostraba combativo, pero el grupo de favoritos se volvería a juntar hasta producirse el definitivo ataque de Bart de Clerq. El resto de favoritos se dedicó a marcarse, intentando dejar el peso a Ulissi, que parecía el gran favorito por su punta de velocidad. Solo Ion Izagirre intentó reaccionar para cerrar el hueco con el belga (quizás ese relevo en el último kilómetro le permitió salvar un par de segundos a la postre decisivos). Bart de Clerq le daba una gran victoria a un Lotto Soudal que había estado guerrero desde el primer kilómetro y lograba además vestirse de amarillo.

WATSON_00004297-001-630x420

Etapa 6: Bukovina Terma Hotel Spa – Bukowina Tatrzańska 174 Km

Llegaba la etapa reina de esta edición con un circuito duro y espectacular que no decepcionó. Mucha batalla por formar la fuga, con diferentes grupos en cabeza, hasta que se formó uno de 20 corredores entre los que iban los ídolos de la afición polaca. La batalla entre los ciclistas locales llevó a un hasta entonces decepcionante Kwiatkowski y a Paterski a irse por delante, pero en los perseguidores Poljanski y Marczynski tiraron hasta anular el intento de los otros dos.  Tankin, Poljanski y finalmente Diego Rosa se sucederían en cabeza de carrera, tras ir saltando del grupo de escapados.

En los 20km finales habría varios ataques, entre ellos los de Mikel Nieve o Lawson Craddock. El trabajo de Tiralongo primero, y los acelerones de Aru después, hacían sufrir al líder y anular los intentos de escapada. EL ataque definitivo lo haría Sergio Luis Henao, con un ataque seco que aguantaría en el repecho final, demostrando mucha fuerza y aprovechando la falta de entendimiento por detrás para levantar los brazos en meta y ser el nuevo líder. Diego Ulissi (una vez más) se tenía que conformar con la segunda plaza por segundo día consecutivo, carente de compañeros para anular los ataques finales.

Etapa 7: Kraków – Kraków (CRI) 25 Km

La crono final se presentaba apasionante en la lucha por la general, con un abanico de diez corredores en solo 27” y sin grandísimos especialistas, lo que permitía hacer cábalas sobre quién tendría más opciones. La lucha por la etapa quedó más o menos resuelta, cuando el modesto corredor de la selección polaca Marcin Bialoblocki mejoraba la marca del potente Kiryenka, confirmando las buenas sensaciones de la tercera etapa y consiguiendo su victoria más importante a los 31 años de edad. Brillante la prestación del combinado polaco, mostrando gran combatividad y llevándose una victoria de etapa, un día de liderato y el mejor polaco de la general com Marczynski.

Entre los primeros, los tiempos intermedios anunciaban una lucha entre Ion Izagirre y los belgas Bart de Clerq y Ben Hermans. Ilnur Zakarin marcaba buenos cronos pero no llegaba a inquietar a los otros tres. Mientras, Aru, Ulissi y Henao veían cómo se les iba el cronómetro y se alejaban del maillot amarillo. Izagirre entraba en meta mejorando en 1” a Zakarin, y esperaba la llegada de los belgas. De Clerq se quedaba a solo 2” de ganar la carrera (recordamos el arreón de Izagirre en la etapa ganada por el de Lotto Soudal) y Hermans a 3”.

Captura

De esta forma, Ion Izagirre lograba por fin una gran victoria en una general de una semana, que había tenido cerca en otras ocasiones. Doble mérito para el corredor vasco, puesto que su equipo, Movistar, tuvo problemas con los abandonos de Dowsett, Lobato e Intxausti, aunque es de reconocer el gran trabajo de los telefónicos en las primeras etapas para proteger al que fue vencedor final de este interesante Tour de Polonia 2015.

Clasificación general final

Escrito por:
@VictorGavito

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar