Resumen de la primera semana en suelo italiano del Giro.

En la etapa 4, volvía el Giro de Italia a suelo transalpino, con la etapa entre Catanzaro y Praia a Mare, de 200 km. Tras el dominio de Marcel Kittel en Holanda, llegaría el turno para otro tipo de ciclistas. En esta etapa se subieron dos puertos, Bonifati con 6,6 km al 7% a 68 km de meta. Y luego San Pietro con 5,6 km al 6,4%.

Cuatro corredores comenzaron fugados;  Boem (BAR), Mohoric (LAM) y Rosskopf (BMC) a los que se sumaría un poco más tarde Matthias Brändle (IAM). Nippo Vini Fantini y Dimension Data fueron los encargados de encabezar la persecución. A 60km de meta la fuga tenía de ventaja 2:55 sobre el pelotón. Pero a 51 km de meta fueron neutralizados. Kittel se dejaba caer a 1:30 del pelotón, reservando fuerzas.

Bonnafond y Dupont saltaron a 30 de meta y se hizo un grupo de unos 15 perseguidores con todos los favoritos. Muchos lo intentarían tras ellos, Cunego, por ejemplo. Lampre intentaba controlar la carrera. Y Diego Ulissi saltó del pelotón para conseguir la victoria en solitario con los perseguidores entrando por detrás y Tom Dumoulin encabezando el grupo y recuperando la Maglia Rosa.

Giro d’Italia 2016 - 99a Edizione - 4a tappa Catanzaro - Praia a Mare 200 km - 10/05/2016 - Diego Ulissi (Lampre - Merida) - foto Luca Bettini/BettiniPhoto©2016 - Diego Ulissi_4a tappa_Giro d'Italia 2016 - fotografo: Bettini
Foto: Luca Bettini/BettiniPhoto©2016

La etapa 5 entre Praia a Mare y Benevento de 233km, tuvo solo un puerto puntuable. La llegada tuvo un repecho que podía hacer presagiar alguna escaramuza por pate de algún corredor. La fuga del día a falta de 189 km la formaron Daniel Oss (BMC), Alexander Foliforov (Gazprom), Amets Txurukka (Orica-GreenEdge) y Pavel Brutt (Tinkoff).

Omar Fraile tuvo que abandonar por la caída del día anterior.

A 21 km de meta serían cazados los fugados y Lotto Soudal hizo un gran trabajo para la victoria de Andre Greipel al sprint sobre Arnaud Démare y Sonny Colbrelli. El alemán siempre fiel a sus victorias de etapa en el Giro.

La etapa 6 discurriría entre Ponte y Aremogna con 165 km y primer final en alto del Giro. Los favoritos, sí o sí debían empezar a mostrar su estado de forma. Etapa que tuvo más de 3500 mts de desnivel acumulado y que terminaba en Roccarasso. Al principio de la etapa los favoritos intentaron echar balones fuera, como Nibali que decía que la etapa era perfecta para Valverde; y Dumoulin diciendo que ya vería a ver la clasificación general, pero no era algo que tuviera en mente. Mucho juego táctico ahí.

Alessandro Bisolti (Nippo – Vini Fantini), Eugert Zhupa (Wilier Trestina-Southeast) y  Alexandr Kolobnev (Gazprom-Rusvelo), fueron los tres escapados a 131 km para meta. La lluvia comenzó a aparecer y el Giant controlaba el pelotón. Zhupa fue el último escapado en ser cazado, haciendo unos cuantos km en solitario. A 72 km de meta Tim Wellens, del Lotto Soudal comenzó a moverse, un ciclista siempre valiente. A 39 km de meta los escapados eran Alessandro Bisolti (Nippo – Vini Fantini), Eugert Zhupa (Wilier Trestina-Southeast), Laurent Didier (Trek-Segafredo), Pim Ligthart (Lotto Soudal) y Tim Wellens (Lotto Soudal).

Mientras, en el pelotón de los favoritos Astana mandó a Fulgsang a tantear el terreno y el Sky a López a marcarle. Por delante Wellens dejó a sus compañeros de fuga directo a por la victoria final. Y a 3 km de meta tras un intento tímido de Nibali. Fue sorpresivamente Dumoulin el que atacó y se llevaría consigo a meta a Zakarin y Pozzovivo. Landa, Urán, Chaves y Valverde se dejaban unos segundos con Dumoulin, que sorprendió en ese final y sembraba la incertidumbre tras una etapa un poco decepcionante, donde no hubo movimientos hasta el final y que ganó brillantemente Tim Wellens.

Tim-Wellens-particular-celebrar-victoria_LPRIMA20160512_0114_34

La etapa 7, entre Sulmona-Foligno de 210 km,  nos deparó otra victoria al sprint de Greipel, esta vez por delante de Nizzolo y Modolo; y el Lotto Soudal que ganaba tres etapas seguidas demostrando el gran momento en el que se encuentran en este Giro. Seguro que aún darán mucho que hablar.

El sábado vivimos la mejor etapa hasta el momento en este Giro, entre Foligno y Arezzo de 169 km. Etapa de media montaña y “sterratto”. A 155 km de meta se formó la fuga del día con Biel Kadri, Matteo Montaguti, Alessandro De Marchi, Moreno Moser, Jaco Venter, Gianluca Brambilla, Matteo Trentin, Sean De Bie, Jose Joaquin Rojas, Jasha Sutterlin, Giacomo Berlato, Nikias Arndt y Alexey Tcatevitch.

Alpi di Poti, con pendientes de hasta el 14%, tramos de tierra y con un descenso hacia meta, hacía presagiar que podía haber guerra entre los favoritos. Atacaron por delante Montaguti y Berlato, y un poco más tarde De Marchi. Pero el que iba a ser gran protagonista de la jornada era Brambilla, que les pasaba como un avión para irse solo hacia meta. A 24 km para meta atacó Valverde y ahí se dinamitó el grupo, con Dumoulin perdiendo tiempo y solo, sin compañeros que le ayudaran. Al final limitó la pérdida de tiempo el holandés en el llano. Brambilla ganó la etapa y se puso líder, desquitándose de la Strade Bianche, donde le faltaron 100 mts para ganar. Illnur Zakarin se puso segundo en la general a 23” del italiano y tercero Kruijswijk a 33”.

brambilla foto eurosport
Fuente: Eurosport

El domingo la contrarreloj de Chianti, donde la lluvia marcó mucho el desarrollo de la misma. Era la etapa 9 de este Giro. 41 km de lucha contra el crono, donde Primoz Rolic se tomó la reválida de la decepción de perder el prólogo por décimas de segundo y se llevó la victoria de etapa. Mucha precaución entre los favoritos. Illnur Zakarin se fue dos veces al suelo y Mikel Landa casi hace un recto en un descenso.

Tras la misma, sigue líder Brambilla, con su compañero de equipo Bob Jungels a solamente 1”, y tercero Andrey Amador a 32”. Entre los favoritos, Nibali 5º a 53”, Valverde 6º a 55”, Dumoulin 7º a 58”, Mikel Landa 8º a 1:18 y Majka 9º a 1:45. Todo en un puño y con los favoritos sin dejar entrever quién es el que está más fuerte. Todos han flojeado en un momento u otro, a excepción de Valverde. Quién sabe si el murciano será capaz de aguantar en las grandes jornadas montañosas que nos esperan. Pero eso ya será harina de otro costal. Se nos presenta un Giro muy bonito y con un amplio abanico de favoritos. Así que solo nos queda disfrutar y esperar que gane el más valiente y atacante de los mencionados anteriormente.

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar