Resumen del primer bloque de la Vuelta 2016. Parte II – Una Vuelta para youtubers

Si leíste ayer la primera parte de esta crónica, aquí va la segunda, para que puedas enterarte de lo que ha ocurrido en las cinco últimas etapas disputadas en lo que va de la última gran vuelta del año.

Etapa 6. Monforte de Lemos > Luintra. Ribeira Seca

Tras un inicio en el que se rodó muy rápido, once corredores se marcharon en cabeza. La idea estaba clara; sumar una victoria de etapa que luciera con lustre en sus vitrinas de trofeos. Andrey Zeits (Astana), Omar Fraile (Dimension Data), Jan Bakelants (Ag2r), Mathias Frank (IAM), Alberto Losada (Katusha), Laurent Didier (Trek), Kévin Reza (FDJ), Gert Dockx (Lotto-Soudal), José Mendes y Gregor Muhlberger (Bora) pretendían ser los protagonistas de una jornada dura que transcurría por un terreno de constante sube y baja, de repechos y subidas de las que no puntúan pero, de las que te dejan las piernas hechas puré y sin fuerza para dar pedales.

En el único puerto puntuable de la etapa se fue a chupar cámara con el arrojo de una estrella del rock, Omar Fraile. Su apuesta personal no duró demasiado ya que Zeits, Bakelants y Frank consiguieron enlazar con él. El suizo de IAM, Francisquito, que tiene instinto y picardía, aprovechó la neutralización para lanzar un contraataque. La cosa estuvo cerca de salirle bien de no haber sido por el trabajo de persecución de BMC y Orica. Ambos equipos no permitieron que la diferencia se fuera más allá de los tres minutos, distancia a la que aproximadamente se encontraba el campeón portugués, José Mendes.

En el terreno rompepiernas que conducía a la meta Movistar metió ritmo para acabar con la fuga y llevarse por fin una etapa. El grupo de favoritos se desgranaba por culpa de la velocidad de crucero impuesta por el equipo telefónico que parecía que le había metido fibra óptica de cincuenta megas a la carrera. En un terreno no puntuable, el paquete principal se veía reducido a unas cuarenta unidades.

Cuando las huestes de Unzué ya olían la colonia de Frank, Dani Moreno, que hizo un Tour muy cortito, saltó en un repecho. Con una facilidad pasmosa le cogió la rueda Simon “Gemelo 2” Yates. En el siguiente repecho el británico de Orica volvió a acelerar y demostró tener mucho más motor que el casi inseparable amigo de Purito. Gemelo 2 atrapó a Frank, le dio una palmadita en la espalda y lo dejó deshecho y pensando en la que podría haber sido una bonita victoria de etapa.

Al británico no lo volvieron a ver hasta que se subió al podio a recoger su ramo de flores y a disfrutar del dulce beso de las azafatas.

Los notables entraron juntos en meta y Darwin Atapuma conservó el jersey rojo de líder.

simon-yates
Fuente: laopinion.com.co

Etapa 7. Maceda > Puebla de Sanabria

Otra jornada de media montaña en la Vuelta a España de este año. Luis Ángel Maté (Cofidis), Victor Campenaerts (LottoNL-Jumbo), Johan Le Bon (FDJ), Vegard Stake Laengen (IAM), Davide Villella (Cannondale) y Sander Armée (Lotto-Soudal) quisieron y no pudieron quebrar la voluntad de un pelotón que no andaba con muchas ganas de broma.

Cuando fueron neutralizados a unos cuarenta kilómetros de meta y parecía que el interés de la etapa languidecía, Astana se puso a marcar ritmo buscando una victoria que le hiciese olvidar la pena de ver cómo su líder, Miguel Ángel López, abandonaba en la jornada anterior por culpa del trompazo que se pegó el día del mirador de Ézaro. Tras varios kilómetros en los que llevaron al pelotón con cara de estreñimiento, Dario Cataldo atacó y a él se le unió Luis León Sánchez, que había sido segundo en Luintra. El murciano lleva unos días en carrera más inquieto que cuando su hermano Pedro se echó a pelear con Mourinho. A la pareja de Astana se sumaron Simon Clarke, Gianluca Brambilla y, oooootra vez, Maté. El marbellí se metía en la segunda fuga del día. ¡Y pensar que otros no cogen ni una fuga en los veintiún días que dura la Vuelta!

En los últimos kilómetros, Luisle dio un curso de cómo rodar. Seguido a duras penas por Clarke, quien casi no pudo dar ni un relevo, amenazó las posibilidades de sprint del pelotón. Al de Mula, que ha cargado con Clarke como si fuese precisamente eso, una mula, le han sobrado los 200 metros que picaban hacia arriba en la llegada. En esos metros finales se ha visto superado por Jonas van Genechten, de IAM, y unos cuantos más, entre ellos Valverde que ha sido tercero y ha arañado cuatro segunditos de esos que le gustan a él apuntarse.

En una de las últimas curvas, Contador, que iba muy bien colocado se ha ido al suelo debido al efecto dominó. El pinteño trazó por fuera y un FDJ que iba por dentro de la curva entró pasado y empujó a un Lotto-Soudal que, a su vez, ha sido el que ha terminado desparramando las balas del Pistolero por el suelo. Por suerte para él y para todos, la caída no revistió gravedad, aunque escuchándole parece que se le fue la misma vida en ese indeseable golpe contra el asfalto. Al final lo ha solucionado con unas tiras térmicas en la pierna que rivalizan y mejoran el maillot de campeón de España de José Joaquín Rojas.

Etapa 8. Villalpando > La Camperona. Valle de Sabero

El sábado llegó otra de las etapas largamente esperadas de esta edición. La subida a la Camperona tras recorrer un largo páramo de 170 kilómetros. Guillén nos regaló una maravillosa etapa llana culminada con un repecho de tres kilómetros con desniveles de esos que le gustan a él. Ya sabéis, el perro de Pavlov. Y si no lo sabéis es que no habéis leído la primera parte de este resumen (http://bit.ly/2bzgIpY). Bueno, tras el autobombo sigamos con la carrera.

Scott Thwaites (Bora), Loïc Chetout (Cofidis), Mattia Cattaneo (Lampre), Pieter Serry (Etixx), Jhonatan Restrepo y Sergey Lagutin (Katusha), Gatis Smukulis (Astana), Perrig Quemeneur (Direct Energie), Jacques Janse van Rensburg (Dimension Data) y Zico Waeytens (Giant) fueron los once muchachotes que contaron con la bendición del pelotón para disputarse la victoria en la Rampa Final. Los tres últimos kilómetros de la Camperona le hacen a uno arrepentirse de todos sus pecados. Desde no bajar la tapa del váter, hasta cosas mucho peores e inconfesables como falsear los datos de Strava o vacilar de puntos en el Tropela delante de los colegas.

Antes de llegar a lo más duro, Waeytens, uno de los hombres con menos posibilidades de victoria de la fuga, lo probó. No hubo suerte. Hasta él llegaron Smukulis y Restrepo. El colombiano abandonó a su suerte a Waeytens y a Smukulis y con su bicicleta y su piolet se fue en busca de las paredes de la Camperona. La resistencia de Restrepo iba cediendo. Domont, Quemeneur y su compañero Lagutin devoraron al cafetero y se plantaron los tres juntos a falta de 200 metros. Allí, a esa distancia de velocistas, Lagutin sacó la fuerza en el rush final de su compatriota Djamolidine Abdoujaparov y cruzó la meta el primero. El de Uzbekistán se llevó tal alegría que uno podría llegar a pensar que le había tocado el Euromillón.

Quedaba por ver cómo afrontaban la subida los favoritos. Como viene siendo habitual, Froome, R21, cedió unos metros que recuperó poco después. En esta ocasión demarró al poco de volver a contactar con los mejores. El ritmo de Froome le dejó solo, mano a mano, con Quintana. En ese momento, Nairo contraatacó bajo la pancarta del último kilómetro y cruzó la meta sin que nadie pudiera seguir su rueda. Froome acabó pagando el esfuerzo y terminó siendo superado por Contador. Junto al Pollo de Nairobi llegó Alejandro Valverde. El mayor damnificado fue Chaves que se dejó casi un minuto con respecto a Quintana que, con esta actuación, se vistió de líder. Así sí, Nairo.

Etapa 9. Cistierna > Oviedo. Alto de Naranco

Hasta la novena jornada, después de tres finales en alto, no se enfrentaban los ciclistas a un trazado más parecido a una etapa de montaña normal. Cuatro puertos, dos terceras y dos segundas, con subida final al Naranco. Pues sí, como muchos vaticinaron, los hombres de la general se fumaron la etapa y Movistar consintió que Quintana perdiera el maillot de líder en detrimento de David de la Cruz.

9th Stage
Foto: @ACampoPhoto

El sabadellense de Etixx se jugó la victoria de la etapa con Dries Devenyns, un tipo con la sabiduría y la dureza de un mercenario. Ambos se fueron juntos en los kilómetros finales de la subida al Naranco. A falta de pocos metros, un acelerón de David dejó tieso a Devenyns que había hecho toda la subida escondiendo con la habilidad de un prestidigitador su escasez de fuerzas.

Un gran éxito para David de la Cruz que ha logrado su primera victoria profesional ganando en el cara a cara a perros viejos de los que se las saben todas como Thomas de Gendt, Luis León Sánchez, Jan Bakelants o Alexandre Geniez. Ahora le toca mantener el nivel.

Etapa 10. Lugones > Lagos de Covadonga

De verdad que el recorrido de esta Vuelta deja bastante que desear. En la presente edición, una jornada como esta se considera alta montaña. Vale que Lagos de Covadonga es un puerto de gran categoría, pero antes de subir a este clásico de la Vuelta a España solo pasaron por el alto del mirador del Fito. Por lo menos queda el consuelo de que el resto del recorrido era un terreno pestoso y no la pradera interminable del día de la Camperona.

Ben Hermans (BMC) y Fabio Felline (Trek) eran, a poco más de cuatro minutos, los únicos ciclistas de la fuga de dieciséis integrantes que de verdad inquietaban al líder. Etixx, una escuadra muy acostumbrada a comandar el pelotón para preparar las llegadas de sus hombres rápidos, puso a trabajar a sus hombres y no permitió que los escapados, entre los que se encontraban Rolland, Gesink, Fraile o Maté, se marcharan demasiado en el tiempo.

A pocos kilómetros de comenzar a subir el Fito, Movistar entró en la cabeza del pelotón y redujo considerablemente la diferencia. Lo curioso fue que una vez que comenzaron a subir, levantaron el pie. Por supuesto, ningún favorito se atrevió a moverse de lejos.

La parsimonia que puso Sutherland en la ascensión la aprovecharon los fugados para meterle dos minutos al pelotón. Hay que decir que si los dieciséis de cabeza aumentaron tanto la ventaja fue gracias a la maravillosa ascensión realizada por Victor Campenaerts. El corredor de Lotto-Jumbo se inmoló en el Fito para darle una oportunidad, por remota que fuese, de ganar a su compañero el holandés Robert Gesink. El esfuerzo de Campenaerts al frente de la fuga fue conmovedor, pero que el belga te meta dos minutos subiendo…

Pero todo tiene una explicación. Una vez ascendido ese puerto de primera categoría, rodadores como el propio Sutherland, Erviti o Castroviejo se pusieron a tirar y a darle bocados de tiburón a la diferencia de los hombres de delante.

Ya en los Lagos, Vervaeke fue el primero en probarlo. Al poco se desencadenaron una serie de movimientos que dejaron a Gesink en cabeza.

El pelotón llegaba a una distancia lo suficientemente corta como para poder atrapar a la avanzadilla. Movistar siguió poniendo ritmo. Froome se descolgó muy pronto sin levantar la vista del potenciómetro. Nunca nadie le ha dado tan buenos consejos a líder del equipo del futuro como ese aparatito. En el potenciómetro está todo escrito. Eso es la misma Biblia. El ritmo hacía daño y la desventaja de Froome se disparaba hasta casi el minuto. Hasta que encendió el helicóptero y fue para arriba, de nuevo, recogiendo los cadáveres que se iba encontrando, como el del líder, de la Cruz.

10th Stage
Foto: @ACampoPhoto

Con Froome todavía remontando desde lo más profundo del Averno, Contador demarró y a su rueda se pegó sin ningún problema Nairo Quintana. Pero esta vez, al contrario de lo que suele pasar, el boyacense colaboró y entró al relevo. Hasta que decidió que el ritmo de Contador no le valía. Scarponi les había atrapado llegando desde atrás. Omar Fraile no se descolgaba y eso que venía de la fuga. La figura de Gesink no terminaba de verse en el horizonte. Por si fuera poco, Froome empezaba a darles caza. Ante este panorama Quintana atacó. El colombiano casi le arranca las pegatinas a Contador (alguna pegatina llevaba en la pierna literalmente). Dio alcance al holandés Gesink y se llevó la etapa en una cima tan mítica como la de los Lagos. Además, volvió a vestirse de líder. Contador entró en crisis y perdió otro minuto que prácticamente le descarta para la general, y más teniendo en cuenta que apenas hay terreno para atacar de lejos. La remontada de Froome no pudo ser completa y perdió unos veinticinco segundos con respecto a Nairo.

Ayer hubo jornada de descanso y hoy ya les toca otra vez dar pedales. Esperemos que nos regalen un buen espectáculo, que ya sabéis que, si no, me enfado.

Escrito por:
@AbdonRV

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar