Resumen del primer bloque de la Vuelta 2016. Parte I – Una Vuelta para youtubers

Bastantes cosas han pasado en estas diez primeras etapas de una Vuelta a España que bien podría llamarse Vuelta al noroeste de España. Si el empecinamiento de transitar una y otra vez por las mismas comunidades autónomas fuera poco, hay que sumar el bochorno de un recorrido de una posmodernidad absoluta. Las etapas están disñeadas para ser disfrutadas en Youtube, sin apenas puertos de paso de entidad y con los ciclistas concentrando el esfuerzo en los tres kilómetros finales con rampas que nada tienen que envidiarle al Collado Sur del Everest. Por tanto, las etapas carecen de interés hasta los ultimísimos kilómetros finales donde los corredores, tras jornadas de un casi absoluto descanso, deben hacer esfuerzos extremos pero por un corto espacio de tiempo. Veremos en qué queda la carrera. Lo que está claro es que estos diez primeros días ya han mejorado, con creces, a la porquería que vimos en el Tour. Tampoco era difícil mejorarlo. Aquí va la primera parte, el resumen de las cinco primeras etapas de la Vuelta 2016.

Etapa 1. Balneario de Laias > Parque Naútico de Castrelo de Miño (CRE)

1471721262_325890_1471722279_noticia_normal
Fuente: deportes.elpais.com

Los casi veintiocho kilómetros de contrarreloj por equipos comenzaron con los alemanes de Bora marcando un tiempo que parecía mucho mejor que decente hasta que, los chiquillos de Etixx cruzaron la meta demostrando que lo de rodar en grupo forma parte de su manera de entender el ciclismo. No duraron mucho sentados en las “sillas calientes” (jamás un nombre fue tan acertado. La organización podría haber tenido el detalle de poner esas nueve sillas bajo una sombra. Por lo menos, los que se sentasen ahí empezarían la segunda etapa luciendo bronceado) ya que Orica, armado de buenos rodadores, mejoró su tiempo en meta y los mandó a la ducha antes de lo que ellos hubiesen deseado. A la legión australiana de Neil Stephens le pisaba los talones el equipo de especialistas de BMC. Los rojinegros hicieron un último esfuerzo encomiable. Samu Sánchez esprintó para cruzar la meta en primera posición y hacerse con el maillot de líder. La decepción llegó cuando al girar la cabeza para ver el crono, se dieron cuenta de que por un miserable segundo Orica seguía ostentando el mejor tiempo.

De todas formas tampoco sería Orica quien se subiera al podio al final de la jornada. Movistar, guiado por el empuje y la determinación de hombres como Castroviejo, Erviti o Sutherland, hizo lo que antes había hecho Orica con Etixx: ahorrarle el bendito sufrimiento de tener que aguantar en las tórridas sillas calientes. Hala, ducha fresquita y masaje para los aussies.

Y cuando los hombres del régimen Movistar pensaban que iban a descorchar la primera botella de champán de la Vuelta, aparecieron los chicos del futuro, los Sky, sorteando las curvas del último kilómetros con la facilidad de un cauce de agua. La victoria peligraba. Tres, dos, uno… ¡entraron! El quinto hombre de los Men in Black entró con el mismo tiempo que el quinto de Movistar. Solo las centésimas le dieron el triunfo de etapa al equipo inglés. Poker faces en Movistar. Los robots de Sky, que no partían como grandes favoritos al triunfo en la crono, se fueron al hotel a celebrarlo descorchando unas cuantas latas de aceite de motor que les permita un correcto funcionamiento de la maquinaria.

El gran perjudicado del día fue Alberto Contador, que llegó junto con los cuatro integrantes de su carreta de bueyes y se dejó, ya el primer día, cincuenta y dos segundos con sus grandes rivales, Froome y Quintana.  Por si te lo preguntas, el jersey de líder (hay que tener el corazón helado de un sicario para, en pleno agosto, llamar a una prenda jersey) se lo puso Peter Kennaugh.

Etapa 2. Ourense (así, en gallego) > Baiona

Cesare Benedetti (BORA), ciclista con apellido de poeta, no pudo rimar su esfuerzo junto con el de Laurent Pichon (FDJ) y el de Ryan Nauleau (Direct Energie). El poema escrito a seis manos durante decenas de kilómetros no pudo encontrar la gloria eterna de la victoria.

A treinta y ocho kilómetros de meta, Philippe Gilbert (BMC), que siempre corre la Vuelta como quien quiere impresionar a sus suegros, saltó del pelotón y consiguió llegar hasta los tres de cabeza, pero el esfuerzo fue en vano y los cuatro románticos fueron neutralizados por el pelotón.

Otro que lo intentó fue Tiago Machado. El hombre de Katusha se marchó en solitario en una zona de repechos con la melancolía propia de quien nace portugués. Su viaje encontró la oposición despiadada de Etixx que le preparó la llegada a Gianni Meersman, lo que, ante la escasez de hombres rápidos en la lista de inscritos, aprovechó el belga para reencontrarse con la victoria en este 2016. El robot de Sky R27, que responde al nombre de Michal Kwiatkowski, se metió en el sprint y fue cuarto. Es de perogrullo que el resultado no le valió para conseguir la victoria, pero sí para vestirse con el maillot rojo de líder de la Vuelta gracias al puestómetro.

Etapa 3. Marín > Dumbría, Mirador de Ézaro

El tercer día llegaba uno de los platos fuertes de la carrera. La rampa final del mirador de Ézaro, una de las obras cumbres de Javier Guillén, el director de la Vuelta. Ese hombre que, cuando la carretera se pone por encima del 15%, saliva como si fuese el mismísimo perro de Pavlov.

El día que la Vuelta ofrecía “lo que los espectadores desean” con el fervor de un religioso radical, siete hombres formaron una avanzadilla para reconocer el terreno y, si fuera posible, ganar la etapa. Gatis Smukulis (Astana), David Arroyo (Caja Rural), Rüdiger Selig (BORA), Alexandre Geniez (FDJ), Pieter Serry (Etixx), Simon Pellaud (IAM) y Jérôme Cousin (Cofidis) se la jugaron de lejos. Sobre todo Pellaud, que abandonó a sus compañeros derrochando fuerza en el primer puerto, a sesenta de meta, y terminó pegando la lengua al suelo en la siguiente subida para ver si encontraba agua.

Por detrás el pelotón acechaba, pero tampoco la persecución era una cosa loca, no nos engañemos. A medida que se iban acercando a Ézaro y sus rampas imposibles que desafían a la ley de la gravedad, el paquete principal aumentaba el ritmo. En los escasos dos kilómetros finales que conducían directos al Infierno, Geniez impuso su ligereza ante un Pieter Serry que no termina de culminar con sobresaliente ninguna de sus notables actuaciones.

Por detrás Movistar sacaba toda la artillería y empezaba a recortar segundos. Los favoritos se iban por delante con la excepción de Froome que encendió su potenciómetro y lo puso en “Modo Vuelta”. Perdió unos metros para acabar haciendo el helicóptero y recogiendo cadáveres, como el de Alberto Contador. El pinteño ya perdía 1’20” con los mejores al término de la tercera etapa. Antes de que el Pistolero volviera a fallar como las escopetillas de feria, Rubén Fernández puso un ritmo que dejó a todos despatarrados por Ézaro. Cuando se apartó, Chaves y Quintana, los únicos que seguían a su rueda, se miraron y decidieron que la mejor táctica para ganar la Vuelta era abrirse y esperar refuerzos. De Movistar no sorprende, pero de Chaves sí. Cuánto daño hace el favoritismo. En la Vuelta del año pasado, Chaves habría acelerado y se hubiese ido a por la victoria. Este año, habiendo dicho él mismo que está en la mejor forma de su vida, se limitó a marcar a Quintana. Ahí terminó Geniez de ganar la etapa.

3700764
Fuente: rtve.es

Rubén Fernández, ante la parsimonia general, recuperó fuelle y se marchó en busca de una victoria de etapa que aunque celebró al cruzar la meta, fue a parar, como ya hemos dicho, a Alexandre Geniez. Como le pasara a Kwiatkowski el día anterior, Rubén no se llevó la etapa pero sí recibió el consuelo de vestirse de rojo. Valverde, Froome “el Recogecadáveres”, Quintana y Chaves entraron juntos en uno de los hitos del Guillenismo. Contador se dejó otro medio minutito.

Etapa 4. Betanzos > San Andrés de Teixido

Lilian Calmejane, neoprofesional de Direct Energie, tiene el descaro propio de los jóvenes atrevidos. A sus veintitrés años no espera que nadie le regale nada. Si quiere algo lo toma él mismo. Se rige por la frase “es mejor pedir perdón que pedir permiso”. Y eso fue lo que hizo en la cuarta etapa de la Vuelta, un parcial con final en alto. En un puerto cómodo, el mirador Vixía de Herbeira, de segunda categoría, que se ajustaba a la perfección a sus características de escalador incipiente, Calmejane, natural de Albi, echó un vistazo a falta de nueve kilómetros para la cima, y al ver que la desidia y el cansancio atenazaban a sus compañeros de escapada se marchó hacia adelante únicamente acompañado por su bicicleta y sus pensamientos. Puede que Calmejane se aprovechara también del margen de maniobra del que puede gozar un neo, el caso es que ninguno de los escaladores que había en la escapada salió a su rueda y cuando gente como Atapuma, Rolland o Zeits quiso reaccionar ya era demasiado tarde.

Entre los favoritos no hubo movimientos, lo que no impidió que el líder, Rubén Fernández, se descolgara de ese grupo. Eso, más el tiempo ganado por Darwin Atapuma al meterse en la escapada y ser segundo en la etapa, le valió al colombiano de BMC para pintarse de rojo y erigirse en el nuevo líder. El cuarto en otros tantos días de carrera.

Calmejane, que lleva toda la temporada consiguiendo buenos resultados, ha conseguido en su primer año lo que muchos jamás logran: una victoria. Y encima en una grande. Desde ahora en adelante habrá que estar muy pendientes de la evolución de este muchacho.

Etapa 5. Viveiro > Lugo

Cuando parecía que Gianni Meersman se había estancado en Etixx y que no recuperaría el nivel exhibido en 2012 y 2013, el belga se ha destapado con dos triunfos en la Vuelta que le vuelven a colocar en el primer plano de la actualidad ciclista. También hay que contextualizar las victorias. Sus rivales han sido Magnus Cort, Fabio Felline o Kévin Reza que, con todos mis respetos, están lejos de ser Marcel Kittel, Mark Cavendish o André Greipel. Pero aunque los rivales no hayan sido los velocistas más rápidos del pelotón, podemos hacernos una idea del tipo de corredor que es: un sprinter con una muy buena velocidad, fuerte, resistente y con capacidad para pasar repechos y pequeños puertos. Es más bien un sprinter de carreras de un día, por aquello de que le viene bien que la competencia sea menor. Habla muy bien de él el hecho de que, sin ser el más rápido, sea capaz de aprovechar las oportunidades que se le presentan. Así ha conseguido dos etapas en esta Vuelta y así tiene ya un total de veinte victorias profesionales, que no son pocas. Desde su explosión en 2012, ningún año ha faltado a su cita con la victoria. En la Vuelta, ha conseguido que esas victorias, además, sean de prestigio, algo que, en los últimos tiempos, le faltaba.

El oportunista Meersman no estaba por la labor de que el ataque de Tiago Machado (Katusha) y de Julien Morice (Direct Energie) le arrebatara una nueva oportunidad de triunfo, así que Etixx trabajó para echar abajo la escapada. El famélico joven Morice ofreció poca resistencia y en la única dificultad montañosa de la jornada se quedó clavado como un vulgar ladrón en el Gólgota. Machado, mucho más curtido, continuó en soledad el fado que había dejado a medias en la segunda jornada. Por mucho empeño que le puso, no hubo forma de que le quedara una canción alegre y el océano azul de los chicos de Etixx lo engulló y lo mandó para siempre a las profundidades del pelotón.

meersman-lugo
Fuente: libertaddigital.com

Tampoco pudo evitar la segunda victoria de Meersman un ataque a dúo de Philippe Gilbert y Simon Clarke. El destino estaba escrito en el asfalto. Pone muy claro que si Gilbert y Machado atacan en un día en la que la victoria se juega al sprint, el vencedor será Meersman. Pasó en la segunda etapa y pasó en esta, la quinta.

Continúa leyendo la segunda parte de este resumen de la primera semana.

Escrito por:
@AbdonRV

1Comment
  • María Berdayes
    Publicado a las 22:44h, 30 agosto Responder

    ¡¡Una verdadera maravilla leer vuestros artículos!! Muy bien “estructurados” y además amenos.
    “ROAD & MUD ROCKS!!!”
    Saludos cordiales.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar