R.I.P Michele Scarponi

Hoy es un día trágico. Un día que nunca debió empezar como lo ha hecho. Un día injusto, y que nos congela a todos el corazón. A los amantes del ciclismo, pero también a aquellos que todavía albergan en sí algo de humanidad. Michele Scarponi. Un ciclista de la vieja escuela, con una gran trayectoria, respetado en el pelotón, pero no en la carretera, por los que no lo conocen. Más allá de todas sus dotes de atleta, Scarponi, era un hombre de 37 años, risueño, sonriente, siempre mostrándose amable y honesto con los medios de comunicación, y era esposo, y era padre. Padre de dos hijos gemelos. Hoy, 22 de abril, deja viuda a una mujer y huérfanos a dos hijos a los que amaba y que lo amaban. Deja atrás una familia a la que necesitaba tanto como ellos lo necesitaban a él, tal y como ocurre en cualquier familia. Supongo que como ocurriría en la familia de  este…’individuo’. Pero no ha sido el caso, como es habitual, lloramos la muerte de otro ciclista atropellado, culpa de un nuevo homicidio, y de las vidas que se lleva consigo, que no serán lo mismo después de la ausencia infinita de su ser querido. Desde este humilde post queremos mandar nuestras condolencias a familiares y amigos, a su equipo, y a cualquier persona que se pueda sentir identificada con estos sentimientos de dolor, tristeza, rabia, impotencia…

Y también desde aquí quiero gritar un, ¡BASTA YA! Y por favor, háganlo conmigo. Porque es una sangría que hay que parar. Ayer vimos a un alegre escalador italiano, agradable, mostrando su mejor versión humana y ciclista, dentro y fuera de la carretera del Tour de los Alpes, y hoy tan solo nos queda el recuerdo, porque será la última vez.

Lo más grave de todo esto, es que no es el primer caso ni mucho menos, tampoco será el último desgraciadamente. Esto ocurre frecuentemente y se trata de una cuestión de RESPETO. No sabemos quién puede ser el siguiente, y os lo dice uno que se va a ir a entrenar, a disfrutar del deporte que elige practicar, después de tener que leer esta trágica noticia, y escribir este doloroso texto, el cual no sabía ni como empezar, pero que tristemente solo hay una manera de acabar.

Riquescat in pace Michele. Gracias por tanto.

Escrito por:
@Alvaro_Queve

Etiquetas
Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar