Pedruscos y cuestas – “20 Reflexiones totalmente subjetivas del Tour de Flandes´16”

Hace escasas horas que ha terminado el segundo Monumento de la temporada, el que aúna adoquines y cotas, el Tour de Flandes, una carrera que huele a ciclismo del de antes que tira de espaldas. Estas son mis reflexiones y los detalles que me han llamado la atención de la jornada. Por supuesto todo bañado de la más absoluta subjetividad. Si quieres objetividad te recomiendo que cojas un termómetro y te tomes la temperatura. Si no estás de acuerdo con lo que vas a leer, bienvenido sea el debate.

  • Como fanático de los sin nombre y enamorado de los locos románticos (Van Gogh se cortó una oreja porque le dio un aire y estoy convencido de que Valle-Inclán celebró toda su vida como algo bohemio el hecho de tener un brazo inútil) quiero rendir un homenaje a los participantes de la fuga del día: Lukas Pöstlberger (Bora), Federico Zurlo (Lampre), Gijs van Hoecke (Topsport), Dimitri Claeys (Wanty), Wesley Kreder (Roompot),Imanol Erviti (Movistar). Estos seis y los otros tres que se les unieron más tarde; Hugo Houle (Ag2R), André Greipel (Lotto Soudal), Nils Pollit (Katusha).
  • También se dieron su buena paliza Vandenbergh, el único que se ha salvado de la quema en Etixx, equipo que esta primavera patrocina las Fallas de Valencia, y Van Baarle, voluntarioso hombre del casi siempre intrascendente Cannondale, el equipo cuchara del pelotón; ni pinchan, ni cortan.
  • Soprende que un hombre rápido como Greipel decidiera lucir sus patorras delante de las cámaras en vez de ir escondido dentro del pelotón como otros hombres rápidos como por ejemplo… Kristoff.
  • La fuga aguantó mucho. Varios hombres llegaron hasta el último paso por el Oude Kwaremont donde ya no pudieron seguir a Sagan.
  • Las caídas nos han jodido un poco lo que podía haber sido algo mucho más grande. Démare, Benoot, Westra o Greg van Avermaet se fueron al suelo y tuvieron que abandonar. De Démare no esperaba nada. El francés ya tiene el año echado tras la victoria en San Remo y se puede dedicar a mirar el techo y a escuchar canciones de tristes de esas de las que gustan en Francia. Tenía muchas ganas de ver a Bennot pero, al final, me he quedado con las ganas. Ojalá que no sea nada. Sí que es una putada lo de GVA. El belga y varios miembros de su equipo se fueron al suelo como si de unos bolos se tratasen con la mala fortuna de que la pesadilla de Sagan, su kriptonita, se fracturó la clavícula. No solo nos hemos quedado con ganas de ver en acción a uno de los grandes agitadores de la primavera hoy sino que además tampoco estará en Roubaix.
  • Solo cuatro BMC pudieron terminar la carrera: Küng, Oss, Phinney y Drucker. Ninguno tuvo opciones reales de victoria. Parafraseando a Valdano: “el ciclismo es un estado de ánimo”.
  • La palma se la lleva el Southeast, equipo que ha hecho muy pocos méritos para volver el año próximo. De sus ocho corredores, el único que cruzó la línea de meta fue Filippo Pozzato. ¡Pozzato! Definitivamente el mundo está loco. De verdad, si no tenéis ganas de venir a Flandes, no vengáis.
  • A partir del Koppenberg se decidió la carrera. En esa estrecha cota se estiró el pelotón y de formaron varios grupos. Más de la mitad del pelotón comenzó a buscar los coches de equipo nada más coronar. La mayoría ya no estaban ni para llevar agua. Más de uno y de dos, declararía después “no puedo ni beberme el agua… se la voy a llevar a nadie”.
  • Carrerrón impresionante, descomunal e inesperado de una que suele llevar más agua que el Ebro, Imanol Erviti. Aguantó todo lo que pudo en la escapada. Se agarró a Cancellara en el último paso por el Oude Kwaremont y terminó descolgándose en el Paterberg a.k.a. Guillemberg, incapaz de seguir dando pedales en la rampa de garaje de la cota, esa cuestecita del 20% que se te agarra a las piernas como los piojos a un chiquillo. A Erviti aún le quedaron fuerzas para ser séptimo. ¡Un español y de Movistar en el Top10 de Flandes! Ojalá esta brillante actuación sirva para que los ciclistas españoles empiecen a tomarse las piedras más en serio. Niños, lo de las piedras es más determinación que otra cosa, preguntadle al soberbio Erviti.
  • Stannard, un inglés con pinta de trabajar en el campo arreando mulas, lo intentó a lo loco de lejos pero nadie le siguió el juego. Como casi todos los fugados en el tercer último paso por el Oude Kwaremont fue a echar mano de las fuerzas y se dio cuenta de que se las había dejado todas por el camino luchando en solitario contra el viento para dar caza a la escapada. Locos como Stannard son los que hacen disfrutar al público. Thank you, Ian.
  • A unos veinticinco, treinta de meta, Kwaitkowski apretó un poquito. Sagan, resabiado después de que le levantara la E3 Harelbeke se pegó a su rueda sabedor de que Kwiatko no se anda con chiquitas. Cancellara, que estaba a rueda de Sagan, se abrió más por desidia que por falta de fuerzas. Kwiatko y Pedro el Sagaz cogieron cinco metros de ventaja, luego diez y en un momento se convirtieron en un destello en el horizonte. Cancellara, en vez de asumir su responsabilidad cogió a su compañero Devolder, doble campeón de Flandes (ahí es nada) y le dijo lo que Maradona a Martín Palermo en el último partido de clasificación para el Mundial de 2010: “sal ahí y arréglame esto”. Y Devolder no está para ganar nada ya y, encima, Sagan y Kwiatkowski, educados como son hasta el extremo, son incapaces de rechazar un regalo. Lo curioso es que el ataque de Kwiatko no fue ni mucho menos un cambio de ritmo brutal. Más bien fue un incremento de velocidad sutil y continuado.
  • Sep Vanmarcke, que todo lo que tiene de gafe, lo tiene de listo, hizo un esfuerzo mayor que el que se negó a hacer Cancellara y se fue con el seminarista polaco y con la rockstar Los tres dieron caza a los fugados y se jugaron la carrera en las adoquinadas rampas del Oude Kwaremont.
  • Cancellara, una vez quemado Devolder, no encontró o no supo encontrar colaboradores en la persecución. Aun así, estuvo cerca de conectar en el Kwaremont. Demostró tener las suficientes piernas para ganar. Lo que le faltó fue atrevimiento e inteligencia táctica.
  • En el mismo Kwaremont se quedaron solos Vanmarcke “Maqui” y Sagan mientras Cancellara iba siguiendo su rastro como Leonardo di Caprio a Tom Hardy en El renacido.
  • En el Paterberg Sagan sacó la trituradora de carne y, sin levantarse del sillín, redujo la resistencia de Maqui a un tarugo de pulpa gelatinosa. A Vanmarcke le faltaba tanto aire que en vez de subir el Paterberg parecía que estaba en la zona de la muerte del Everest. Sagan se marchaba en solitario y Cancellara contactaba con Maqui.
  • Desde el Paterberg hasta la meta, duelo a muerte.
  • Cómo le gusta a Sagan pegarse la chulería en cualquier cuestecita abajo. Será difícil que repita lo de aquel día en el Tour de Francia en el que estuvo pactando con el Diablo en cada una de las curvas del descenso de La Rochette por recortar la ventaja de Rubén Plaza.
  • La persecución tuvo color los primeros cinco kilómetros. Pasados esos kilómetros no se le podía escapar la victoria al depilado Sagan. Cancellara no era capaz de recortar nada Pedro el Sagaz y Vanmarcke no le daba ningún relevo a Espartaco. Mejor así porque cuando se decidió a pasar, cada vez que él lideraba la persecución, la ventaja de Sagan aumentaba.
  • Sagan prefiere ganar en solitario antes que al sprint porque así puede celebrar las victorias haciendo el caballito.
  • Seguro que me dejo un montón de cosas más pero ni yo tengo más ganas de escribir, ni tú tienes más ganas de leer.

Esto es todo lo que ha dado de sí mi domingo de bicicletas. Espero que hayas podido disfrutar de la carrera en directo, si no, siempre puedes dejarte la vista mañana viendo el resumen en Youtube. Y recuerda que en @_roadandmud no paramos, que nos gusta más el ciclismo que comer con las manos y que si quieres seguir estando a la última en lo que a ciclismo se refiere (hipster, que eres un hipster) no dejes de visitar a diario nuestra web y nuestro Twitter. Nosotros no paramos, nos puede el ansia viva de bicicleta. Un saludo

Escrito por:

@AbdonRV

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar