Marc Soler, o una oda al ciclismo en la Route du Sud

Ciclismo. Eso es lo que hemos podido ver hoy en la Route du Sud, una carrera que ha apostado por un recorrido atractivo, y que ha contado con la suerte de tener una participación, que sin ser la del máximo nivel, ha hecho valer la prueba, y de qué manera. En un fin de semana en el que las bicicletas inundan las carreteras, hemos podido disfrutar de un gran espectáculo. De la misma manera en la que nos mostramos críticos con un ciclismo de pancarta y falto de ambición, yo personalmente me siento en la obligación moral de reconocer y valorar cuando los ciclistas se empeñan en demostrar todo lo contrario. Es digno de alabar el despliegue mostrado por el conjunto Movistar Team en lo que podríamos llamar “la semana fantástica”, una semana en la que, como ya hemos comentado en artículos recientes, el equipo español ha dejado ver una faceta que estaba en la sombra, y que todos y cada uno de nosotros deseábamos ver en una escuadra que tiene un tesoro en cada uno de sus integrantes, desde el primero hasta el último.

soler

Y hoy, un sábado 18 de junio, ha sido uno de esos peones habituales, un joven guerrero dotado de unas facultades envidiables para la escalada, el que se ha encargado de plasmar con hechos lo que sobre el papel está más que constatado. Marc Soler ha dado todo un recital de ciclismo, con tan sólo 22 años. Después de haber realizado en el día anterior una gran contrarreloj, ya hoy, de salida, ha sabido filtrarse en la fuga de la jornada, con un menú que asustaba, con el Col du Tourmalet de plato principal, para después dejarse caer, y marcar el ritmo adecuado para su líder, Nairo Quintana. Aún viniendo de la escapada, uno a uno ha ido eliminando a todos y cada uno de los rivales, en algunos momentos, invirtiendo media espalda a base de “chepazos”. Llegada la parte final de la última ascensión, el catalán, avalado por el permiso de un generoso Nairo, ha demarrado del grupo de cinco favoritos (Nairo, Carthy, Edet y Voeckler), y ninguno de estos ha podido responder. Marc ha sido capaz de aguantar el envite hasta el final, a pesar de los esfuerzos del gran corredor británico de Caja Rural, Hugh Carthy.

Esta supone la primera victoria (pero a buen seguro que no la última) en el ciclismo profesional para el joven corredor de Vilanova i la Geltrú, y es a fin de cuentas, una confirmación de la calidad que ostenta, y que quedó patente la temporada pasada cuando logró imponerse en el Tour de L’Avenir (2.Ncup) por delante de otro de los futuros talentos del ciclismo internacional, Laurent De Plus.

Jaime Rosón

Las actuaciones de corredores como Marc Soler y Jaime Rosón, quien a finales de abril logró imponerse en la etapa reina de la Vuelta a Turquía, no son más que la confirmación de que la materia prima del ciclismo español fue, es y seguirá siendo, una auténtica maravilla y privilegio, y que hay que potenciar y ayudar el ciclismo desde la cantera, porque con talento, esfuerzo, dedicación, pasión, y un pequeño empujón, nacen los “Contadores”, “Valverdes”, “Samueles” y “Joaquines” de esta última generación de oro, para poder llamarlos dentro de unos años, los “Soleres” y “Rosones”.

Escrito por:

@Alvaro_Queve

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar