El maravilloso mundo de viajar en bicicleta.

¿Existe algo mejor que no tener “nada” más que hacer en una semana, quincena, mes… o el tiempo que uno pueda permitirse, que pedalear, charlar con los amigos o uno mismo, conocer pueblos y degustar las gastronomías locales?

A veces, tenemos algo ahí delante, y hasta que no lo probamos, no nos damos cuenta de lo que nos estábamos perdiendo. Algo tan evidente, como coger una bicicleta, e ir al pueblo de al lado, y de ahí al siguiente, siguiente…y de ahí hasta dónde queramos.

Si somos personas habituadas a hacer salidas con los amigos en bici, dar el paso a viajar con la misma, es cuestión de perder el miedo y decidirse.

Hay muchos tipos de bicicletas, según el tipo de recorrido que queramos hacer. Con una simple mountain bike, con transportín detrás, seremos capaces de hacer cualquier ruta. Hay quien, si sabe que va a ir solo por carretera, prefiere bicicletas con cubiertas más lisas y sin suspensión. Pero, en principio, cualquier mountain bike, nos serviría.

fuente www.bicigrino.info
fuente www.bicigrino.info

Lo primero que tendremos que decidir es si vamos a llevar alforjas o mochila. Para esto dependerá de los días que vayamos a estar ciclando, y del recorrido que vayamos a hacer. No es lo mismo hacer una ruta llana tipo bajar el Danubio o atravesar los Pirineos.

Si la ruta es llana y van a ser muchos días lo mejor serán las alforjas, si vamos a ir mucho por senderos lo mejor será la mochila.

Mi combinación favorita es llevar en el transportín el saco y si vamos a dormir en tienda llevarla allí atada con pulpos. Y luego una mochila que ajuste bien a la espalda, tipo las de esquí de fondo, nunca con más de 5kg de peso. Aquí el menos es más habrá que elevarlo a la máxima potencia. Cada kg que sumes, te acordarás de él a lo largo de todo el viaje. No obstante, si eres de los que sufres de espalda, las alforjas son tu opción.

Entre el equipaje a llevar, herramientas típicas de cada salida, tronchacadenas, eslabón rápido, 2 cámaras, parches, desmontables, llaves allen y bomba, si hemos desmontado los pedales al empaquetar la bici necesitaremos también llave de pedales. Po supuesto, dos bidones de agua, geles y barritas, por si acaso.

Entre la ropa a llevar, 2 culottes y 2 maillots, 1 muda de ropa de calle, chubasquero, guantes, gafas de sol, camiseta térmica si es invierno, el neceser y toalla de microfibra. No necesitas nada más. Con el saco para dormir caliente en cualquier sitio, tienes bastante, también habrá que adecuar la ropa a la época del año en la que viajemos.

fuente www.theradavist.com
fuente www.theradavist.com

A la hora de transportar la bicicleta hasta el punto de partida que vayamos, tendremos que empaquetar la bicicleta con los pedales desmontados y las ruedas. O bien en funda o en una caja de bicis de cartón que podemos pedir en nuestra tienda habitual. Aquí viene el primero de los problemas, si viajamos en autobús, se suelen permitir unas 4 bicicletas por coche, y pagando suplemento, van en el maletero, embaladas sin problema. En cambio, en tren, siempre suelen poner más problemas, ya que según el revisor o el jefe de estación, a pesar de ir en funda y cumplir las medidas reglamentarias, nos pueden denegar la entrada y fastidiarnos el viaje, por lo que, desde aquí recomendamos viajar en autobús hasta el destino. En trenes regionales, aunque no haya que desmontar la bici, nos pueden poner pegas también.

Muy importante, si no lo que más, es planificar muy bien nuestra ruta, antes de partir. Llevar un GPS con la ruta descargada siempre ayudará, si no, mapas impresos del recorrido sería básico, salvo que vayamos a hacer rutas muy transitadas como el Camino de Santiago. Desde aquí os vamos a dejar enlaces de varias rutas muy recomendables, el mencionado Camino de Santiago, en todas sus variantes, es muy recomendable, al igual que el camino del Cid, o ya en el extranjero, en Francia, la ruta del río Loira, muy bonita también.

entrada a santiago

Sitios donde dormir, podemos escoger entre hostales, pensiones, campings….depende de lo que vayamos buscando. Eso sí, una ducha caliente y una buena cama después de una dura jornada, siempre es recomendable.

Para terminar y antes de los enlaces, recomendaros esta forma de viajar, el que la prueba, repite. Y es que, pocas cosas hay más reconfortantes que levantarte por la mañana, pedalear, llegar a nuevas ciudades y pueblos, almorzar con los amigos o lugareños, vivir nuevas experiencias, por supuesto que tendrás días duros, de lluvia, viento, calor… etc. Pero cuando llegas a tu destino, la satisfacción personal, ducharte y contar la experiencia, supera cualquier inconveniente.

Y sobre todo, no importa el nivel, con un mínimo de forma física, podremos encontrar rutas para cualquier practicante. Por ello animaros a que probéis esta forma de viajar.

Enlaces de rutas:

Camino de Santiago

Camino del Cid

Ruta del Loira

Comunidad ciclista viajera

Escrito por:

@rickydrawback

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar