Maneras de decir adiós

Como cada final de año, coincidiendo con el final de la temporada de ciclismo de carretera, son numerosos los ciclistas que deciden poner punto final a sus carreras deportivas. Una tendencia que suele verse significativamente afectada por la influencia de los años finales de los ciclos olímpicos. Ya que los JJ.OO. suponen, para muchos deportistas, el culmen de la carrera de un deportista y el final idílico de esta.

Es por ello por lo que en las siguientes líneas comentaremos las diversas maneras, causas o motivaciones que llevan a los ciclistas a decir adiós a sus carreras deportivas.

Donde dije digo, digo Diego

Anunciar su intención de abandonar el ciclismo tras una competición o una temporada particular para posteriormente desdecirse y continuar su carrera ciclista profesional. Algunas de las grandes estrellas de este deporte como Alberto Contador, Joaquim Rodríguez o Sir Bradley Wiggins, han sido los grandes exponentes de esta peculiar actuación. Si bien es cierto que los medios y redes sociales, en su incesante búsqueda del titular más hiperbólico, contribuyen en cierto modo a alimentar la incertidumbre entorno a estos anuncios de retirada.

En el caso de Alberto Contador, el ciclista anunciaba en 2015 que solo le quedaban dos años de ciclismo profesional. Poco después el pinteño renovaba su vinculación, que finalizaba en 2015, con el equipo Tinkoff-Saxo (Tinkoff en 2016) por una temporada más, hasta 2016. Poco a poco Contador matizaba su retirada, vinculándola a un buen resultado en el Tour de Francia, afirmando que una caída o accidente le harían replantearse dicha retirada. De igual modo, Contador reconocía que la posible creación de un equipo profesional propio (que diera continuidad a su equipo-fundación), le haría replantearse su retirada. Finalmente, el pasado mes de septiembre se hacía oficial el fichaje de Alberto Contador por Trek, poniendo fin a la multiple rumorología.

A su vez, Joaquim “Purito” Rodríguez anunciaba su retirada profesional en rueda de prensa durante el pasado Tour de Francia. Una retirada que se haría efectiva tras la disputa de la prueba en línea de los JJ.OO. de Río. Sin embargo, y a pesar de la inicial conformidad del conjunto Katusha, Purito fue llamado para competir en las últimas clásicas italianas de final de temporada. A finales de octubre saltaba la sorpresa, Purito firmaba por tres temporadas con el recién creado Bahrain-Merida. Una primera temporada como corredor profesional (opcional, ya que el conjunto necesitaba sus puntos para lograr la licencia World Tour) y dos más como embajador del equipo y de sus patrocinadores.

Por último, Sir Bradley Wiggins situaba en la competición de los Seis Días de Londres su despedida del ciclismo en suelo británico. Sin embargo, a la clausura de la competición el británico no respondía a sus planes de retirada, situando la duda sobre esta. Más tarde, tras ganar los Seis Días de Gante junto al también británico Mark Cavendish, sorprendía anunciando que no estaba seguro de retirarse y que aún no había tomado una decisión sobre su futuro. Una incertidumbre incrementada recientemente, al ser inscrito el británico en el programa de pista del equipo británico.

Me voy pero mañana volveré

Como máxima exponente de este movimiento tan particular, nos encontramos a la ciclista estadounidense Kristin Armstrong. Olímpica en cuatro ocasiones (Atenas 2004, Pekín 2008, Londres 2012 y Río 2016), el camino de Armstrong, tras su oro en Pekín 2008 y durante los ciclos olímpicos ha estado marcado por sus retiradas del ciclismo.

Tras lograr su primer oro en la prueba contrarreloj en los JJ.OO. de Pekín 2008 y de hacerse con su segundo campeonato del mundo contrarreloj en 2009, la estadounidense Kristin Armstrong se retiraba del ciclismo para formar una familia. Tras ser madre, Armstrong regresaba al ciclismo en 2011, con el claro objetivo de realizar una defensa exitosa de su oro olímpico, tal y como había logrado con anterioridad la neerlandesa Leontien Zijlaard-van Moorsel. Kristin Armstrong subió al podio de Londres 2012, logrando su propósito de reeditar su oro olímpico. Una vez más la estadounidense anunciaba su retirada.

En 2015, con los Juegos Olímpicos de Río en el horizonte, Kristin Armstrong regresaba al ciclismo. Los resultados pronto acompañaban a la ciclista estadounidense, proclamándose campeona nacional contrarreloj y realizando una gran actuación en los Campeonatos del Mundo de Richmond, donde finalizaba quinta en la prueba contrarreloj y octava en la prueba en línea. Tras estos resultados, y una buena temporada 2016, la estadounidense lograba ser seleccionada por su selección, una selección olímpica no exenta de polémica, para intentar lograr el three-peat olímpico.

La relación tan especial de retiradas y regresos de Armstrong está marcada por su gran ambición, los Juegos Olímpicos. ¿Volverá para Tokio 2020? El tiempo dirá…

Adiós al máximo nivel pero no a la competición

Abandonando solamente las competiciones al máximo nivel, pero permaneciendo en ciclismo como mentores, embajadores y disfrutando de su gran pasión en competiciones ciclistas, sin la exigencia y presión de los años anteriores.

En esta categoría nos encontramos al biker recién retirado José Antonio Hermida. Retirado del XCO, pero no de las carreras y de la bicicleta de montaña. Vencedor de seis pruebas de la Copa del Mundo de XCO, campeón nacional y europeo en numerosas ocasiones, plata olímpica en Atenas 2004 y campeón del mundo en 2010, José Antonio Hermida se centrará el próximo año en pruebas por etapas y competiciones de XCM, dejando a un lado el exigente XCO donde ha desarrollado la mayor parte de sus 20 años de trayectoria profesional.

Caso en cierto modo similar es el de la sueca Emma Johansson, quien firmaba a finales de 2015 un contrato por dos temporadas con el conjunto británico Wiggle High5, la primera de ellas como ciclista profesional y la segunda como mentora. Vencedora de varias pruebas de la extinta Copa del Mundo, de multiples pruebas de un día y por etapas (vencedora de la Emakumeen Bira en 2013 y 2016) del calendario internacional, la sueca ha sido sinónimo de consistencia en el peloton internacional a lo largo de su carrera profesional, donde destacan los tres podios mundialistas y sus dos platas olímpicas, la última lograda en la prueba en línea de Río 2016. Johansson continuará vinculada al conjunto Wiggle High5 y compitiendo para el equipo, aunque participando en pruebas de cyclocross y MTB (la disciplina con la que Johansson comenzó su aventura en el ciclismo).

On top of the world

Considerada por muchos como la manera idílica de poner final a una carrera deportiva, logrando una gran victoria, estando en la cima del deporte o realizando una actuación perfecta para despedirse del ciclismo aún siendo un gran referente, como han realizado esta temporada ciclistas como las estadounidenses Evie Stevens y Mara Abbott o el suizo Fabian Cancellara.

El suizo Fabian Cancellara ha finalizado su carrera deportiva este 2016, tras alzarse con la medalla de oro en la prueba contrarreloj de Río 2016, victoria que ya había logrado ocho años atrás en Pekín. La temporada de despedida comenzaba bien para el suizo, haciéndose con una brillante victoria en la Strade Bianche. A pesar de realizar buenas actuaciones durante el resto de la temporada de clásicas, el suizo no pudo hacerse con otra victoria en ninguna de estas y tampoco lograr su octavo monumento. A pesar de sus cuatro campeonatos del mundo contrarreloj el suizo no acudía con la etiqueta de máximo favorito a la prueba contrarreloj de los JJ.OO. de Río, donde con una excelente actuación se hacía con la medalla de oro y ponía fin de manera idílica a su carrera profesional.

La estadounidense Evelyn Stevens sorprendía durante el mes de agosto, anunciando su retirada profesional a finales de año. “Parte del motivo por el cual me quiero ahora es porque aún me siento muy fuerte y quiero tener ese recuerdo de ser buena y sentirme realmente respetada en el pelotón” decía Evelyn Stevens. La estadounidense comenzaba el año centrada en la pista para afrontar el reto del Récord de la Hora. A finales de febrero, Stevens afrontaba con éxito su asalto al récord de la hora, estableciendo una nueva plusmarca (47.980 km). A pesar de haber estado centrada en preparar el récord de la hora, Stevens pronto conseguía encontrarse con los buenos resultados en la carretera. Tras la Bira, donde fue octava, Stevens fue segunda, tercera y cuarta, en la Flecha Valona, el Tour of California y el Philadelphia International Classic respectivamente (tres pruebas del UCIWWT). Posteriormente, en el mes de julio, Stevens rozaba la perfección en el Giro Rosa, donde se impuso en tres etapas y finalizó segunda en la general tras su compañera Guarnier. Tras una consistente actuación en Río, donde fue décima y duodécima, Stevens anunció su adiós a final de temporada, tras la disputa de la contrarreloj por equipos de Doha. Allí, Stevens logró, junto a sus compañeras del conjunto Boels-Dolmans, una soberbia victoria para poner punto final a su brillante carrera profesional.

La también estadounidense Mara Abbott anunciaba también este mes de agosto su retirada del ciclismo profesional. La ciclista de Colorado comenzaba con sabor agridulce la temporada logrando la segunda posición y una victoria de etapa en el Redlands Bicycle Classic, pero se fracturaba la clavícula. Tras un breve parón para recuperarse de su lesión, Abbott lograba en mayo la victoria el Tour of the Gila. En julio, Abbott finalizaba en quinta posición en el Giro Rosa, donde a pesar de no lograr su tercera victoria en la general, se exhibía en la etapa reina, demostrando ser la mejor escaladora del pelotón internacional. En Río 2016, en la que sería su última competición, Abbott finalizaba en la indeseada cuarta posición en la prueba en línea. A pesar de ello, la actuación de Abbott había rozado la perfección, logrando defenderse de sus rivales en sus puntos débiles, para posteriormente marcharse en la ascensión final. Una actuación con la que dio por finalizada su carrera deportiva y que recordaremos por mucho tiempo.

¡Qué no pare la fiesta! o The show must go on

¡Hasta que el cuerpo aguante! Podría ser esta la reflexión que algunos ciclistas hacen a final de temporada cuando vislumbran su futuro profesional. Ciclistas como Matteo TosattoDavide Rebellin, Francisco Mancebo o Gregory Henderson son algunos de los grandes ejemplos de esta manera tan particular de no decir adiós al ciclismo, a su carrera profesional. Aunque algunos de ellos no tengan oficialmente equipo para 2017, como Tosatto o Rebellin, su intención es clara, continuar disfrutando de su gran pasión, el ciclismo.

Cualquier tiempo pasado fue mejor

Hubo un momento en que brillaron, cuando parecían que podían convertirse en los grandes referentes del ciclismo moderno. Sin embargo, sus momentos de gloria fueron más efímeros de lo que la mayoría nos hubiésemos aventurado en afirmar. En este caso nos encontramos con corredores como Johnny Hoogerland, Matthew Goss, Frank Schleck o Peter Velits.

El coche de equipo no espera

Numerosos son los ciclistas que una vez acabada su carrera ciclista profesional inician su incursión en los coches de equipo como directores de carrera. Sin embargo, menos común es el caso de aquellos que realizan una transición más progresiva hacia el coche de equipo. En este caso nos encontramos como corredores como Yaroslav Popovych o Carmen Small. El primero de ellos aprovechó la temporada 2016 para realizar la transición y retirarse en la Paris-Roubaix mientras que la segunda realizará lo propio durante la próxima temporada en la filas del Virtu Pro VeloConcept.

Por obligación médica

Sin duda el motivo más amargo para decir adiós a una carrera profesional, cuando por enfermedad o por las lesiones provocadas por las caídas. Este 2016 nos dicen adiós numerosos ciclistas profesionales por este motivo. El australiano Jack Bobridge dice adiós debido a una artritis reumatoide. El neerlandés Tom Veelers hace lo propio por sus problemas de rodilla. Mientras que el australiano Michael Rogers y el belga Johan Vansummeren han tenido que decir adiós debido a problemas cardiacos que les impiden continuar con la practica deportiva. También algunos ciclistas han debido retirarse premeditadamente, como es el caso de la australiana Chloe McConville, quien había anunciado que colgaría la bicicleta a mediados de temporada, pero tuvo que poner final a su carrera de manera precipitada debido a una hernia discal. El alemán Dominik Nerz también dice adiós, por multiples contusiones cerebrales (un problema creciente en el ciclismo) de las que no ha podido aún recuperarse. O incluso el neozelandés Jesse Sergent, quien afirma que su retirada no se debe a las lesiones tras su atropello en el Tour de Flandes.

Escrito por:
Diego Martín

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar