Malos tiempos para el reloj

Analizando las últimas ediciones de la Vuelta Ciclista a España nos damos cuenta de la poca importancia que los organizadores quieren dar a la lucha contra el cronómetro, otrora fundamental para conseguir la victoria final.

91-03

Lejos quedan aquellos agonísticos esfuerzos de más de una hora en la misma posición, una posición trabajada durante meses para conseguir restar el mayor tiempo posible. El reloj parece haber quedado olvidado y su máxima expresión dentro del ciclismo de carretera queda a día de hoy en un espacio casi residual, como algo meramente anecdótico si lo comparamos con las innumerables ascensiones. Los escaladores pueden especular en los altos con tranquilidad a sabiendas de que apenas tendrán un día de calvario y en ningún caso superando los cincuenta kilómetros como antaño.

16-Vuelta-a-España-en-Tarazona-10881

Inmersos en la que puede ser la parte decisiva de esta Vuelta Ciclista a España, con los encadenados montañosos de Andorra y la Cordillera Cantábrica, la incógnita está en esa ultima semana con la cronometrada de Burgos como principal aliciente, y es que los casi cuarenta kilómetros de lucha contra el reloj individual se antojan excesivos para algunos y mas en esas jornadas finales, por lo que corredores como Tom Dumoulin, excelente rodador, guardan en cualquier caso ese as en la manga si no salen muy perjudicados por los colosos pirenaicos y astures. También hubiera sido una gran oportunidad para el británico Chris Froome, pero la mala suerte se cebaba con él en los primeros kilómetros de la temida travesía por Andorra, y el corredor del conjunto Sky tuvo que abandonar la carrera al día siguiente.

olano1--644x362

Sin embargo no siempre ha sido así y cuarenta kilómetros de contrarreloj podrían parecer pocos si lo comparamos a ediciones anteriores y mas si viajamos en el tiempo a la no tan lejana década de los noventa o incluso a los primeros años del nuevo siglo. Por citar un ejemplo, en la edición de la Vuelta de 1991 fueron nada más y nada menos que 101 los kilómetros de contrarreloj individual, sin contar otros 24 de cronoescalada en Valdezcaray  más 40 por equipos y los casi 9 kilómetros de aquel extraño invento de Unipublic, la contrarreloj por tríos. Con esto nos iríamos a un total de 174 km de lucha contra el crono ya sea de forma individual o colectiva, una diferencia abismal respecto a los apenas 47 kilómetros totales de lucha contra el cronómetro de la actual  Vuelta Ciclista a España. El ganador de aquella ronda fue el catalán Melcior Mauri, un consumado especialista en la modalidad. Durante toda aquella década dentro del recorrido de la ronda española se contaba con la presencia de dos contrarrelojes largas, cosa que parece inviable en la actualidad, superando los cien kilómetros de crono en varias ediciones. La palma se la lleva la Vuelta del 93 con hasta 115 kilómetros de esta modalidad.

1309197413_0

Con el estreno del nuevo siglo la situación no iba a cambiar en demasía. Los recorridos de la Vuelta se diseñaban en su mayoría con un par de etapas contra el cronómetro de larga distancia de forma individual, ya fueran en llano o en escalada. En el palmarés de esas Vueltas figuran excelentes rodadores como Ángel Casero o Aitor González, sin embargo el que más aparece es Roberto Heras, un escalador puro que al contar con el hándicap de la contrarreloj se veía obligado a moverse en las etapas de montaña. Como ejemplo podemos citar la Vuelta Ciclista a España de 2003 con un total de 108 kilómetros de crono individual y que fue vencida por el ciclista bejarano. En 2010 se estrenaba el maillot rojo para distinguir al líder de la clasificación general y junto a este significativo cambio iba a comenzar la era del detrimento de la contrarreloj. La proliferación de las etapas unipuerto, con escasez de encadenados montañosos en condiciones (con alguna honrosa excepción), y la reducción de kilómetros de lucha contra el crono han marcado estas últimas ediciones de la Vuelta Ciclista a España, teniendo en 2013 con 38 km su cifra más baja. Y es que los tiempos cambian pero no por ello se deben olvidar los orígenes y la propia idiosincrasia de este deporte y principalmente de las grandes vueltas por etapas, que deben premiar a aquel ciclista completo que se desenvuelve con soltura en todos los terrenos, incluida la actualmente denostada contrarreloj.

Escrito por:
@Sincadenablog

1Comment
  • Beli
    Publicado a las 11:48h, 08 septiembre Responder

    Ojalá Tom se haga con esta horrorosa Vuelta!

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar