Los nombres de la semana del 19 al 25 de marzo

Alejandro Valverde ha dominado esta Volta a Catalunya con autoridad. Desde el primer día hasta el último. No solo se ha llevado el jersey de líder sino que también se ha apuntado dos parciales. Parece que su caída del Tour está más que olvidada y que el murciano ha vuelto más fuerte que nunca. Al Bala solo se le nota la edad en el corte de pelo; con su nuevo cambio de look ha pasado de usar un peine, a una mopa. Nairo Quintana ha realizado un buen trabajo como gregario y además ha conseguido ser segundo en la general. El tridente telefónico -Valverde, Quintana y Landa- puede causar verdaderos estragos esta temporada. Excelente papel estaba desempeñando otro colombiano, Egan Bernal, hasta que una caída el último día lo mandó para casa. Le deseamos una pronta recuperación -fractura de clavícula según su equipo- a un hombre que seguro que, desde desde ya, va a ganar cosas muy importantes. Otro que ha estado a gran nivel en toda la Volta ha sido Matej Mohoric. Ya había realizado un gran trabajo para su líder Nibali en San Remo. Esta semana no ha hecho más que reafirmar su gran estado de forma. Por si fuera poco, el esloveno nos regaló uno de los momentos cómicos de la semana al celebrar la victoria de etapa al cruzar la meta en tercera posición, cuando el triunfo ya había sido para Jarlinson Pantano. El Sapo de Trek sigue sumando triunfos de nivel a su ya laureado palmarés. Este año, sin un líder tan fuerte para el que trabajar como Contador, puede ser un año muy provechoso para el colombiano. Pero el valor del ciclismo cafetero parece no tener límites en la actualidad. Por si fuera poco Quick-Step le ha dado la alternativa este año a Álvaro José Hodeg que venía apoyando de manera extraordinaria las victorias de su compatriota Gaviria. Ante la falta por lesión de su líder y frente a una nómina descafeinada de velocistas, Álvaro ha aprovechado la primera ocasión que ha tenido para marcar el territorio y obtener su segunda victoria como profesional y su primer éxito en categoría World Tour. En la Volta también hemos visto como el infatigable Thomas de Gendt volvía a culminar una fuga en la que, de nuevo, no se guardó nada. De Gendt sigue empeñado en salir por la puerta grande. El belga pelearía por el oro en la hipotética competición de ciclista más combativo. Sus victorias siempre son una buena noticia para el ciclismo. Como Quick-Step no sabe pasar por las carreras sin ganar, al triunfo de etapa logrado el primer día por Hodeg, hay que sumar el logrado el penúltimo día por otro de esos proyectos de futuro como es Maximiliam Schachmann. El alemán estrena su casillero de victorias imponiéndose en la línea de meta al trotón español Diego Rubio, de Burgos-BH. Un triunfo del internacional español hubiese supuesto un gran espaldarazo para el proyecto burgalés pero no pudo ser en esta ocasión. En las ya míticas rampas de Montjuic ganó Simon Yates que suma ya dos triunfos esta temporada -Niza y Cataluña- y a la chita callando está haciendo una gran temporada. Además fue cuarto en la general a cuarenta y siete segundos de Valverde e igualado a tiempo con el tercer integrante del podio, Pierre Latour, a quien le faltó un puntito para estar con los mejores en las jornadas de montaña. El francés de Ag2r firma un tercer puesto que reafirma su progresión. Sorprendente fue el papel realizado por el danés de Astana Jesper Hansen, noveno de la general. En una edición con mucho futuro hay poner en valor el séptimo puesto de Daniel Felipe Martínez -¡y venga colombianos!-; el undécimo puesto del australiano de Dimension Data, Ben O´Connor; el duodécimo de David Gaudu o el décimo tercero de Hugh Carthy. Y por supuesto el quinto de Marc Soler a pesar de tener que trabajar para Valverde y Quintana. No podemos pasar por alto la combatividad mostrada por Antonio Molina, lo que no ha impedido, más bien todo lo contrario, que el hombre de Caja Rural sea el farolillo rojo de esta edición de la Volta. Sigue sin levantar cabeza Fabio Aru que viene arrastrando molestias en la rodilla. Otro que no termina de encontrar su golpe de pedal es Esteban Chaves. El colombiano lo intentó, algo muy de agradecer de cara al espectáculo, pero no termina de encontrar su mejor punto de forma, ese con el que casi consigue llevarse Giro y Vuelta hace dos temporadas.

Van Schip y Van Goethem, la sorpresa amable de la Gent-Wevelgem, integrantes de la escapada.

Esta semana también hemos podido disfrutar de un par de carreras pedregosas. El viernes fue el turno de la E3 Harelbeke, carrera que en los últimos tiempos acostumbra a generar polémica con sus carteles. En esta ocasión Quick-Step, que está que se sale este año, nos regaló una nueva exhibición de equipo. En Harelbeke le tocó ganar a Nikki Terpstra que sigue destacando en su terreno. Philippe Gilbert realizó un fantástico trabajo y afina su forma aun más con la idea de revalidar su triunfo en el Tour de Flandes del año pasado.

El domingo, en la Gent-Wevelgem Elia Viviani acabó llorando desconsolado, lamentando la oportunidad perdida. El italiano solo pudo ser segundo en el esprint del grupo de favoritos en el que viajaban una veintena de corredores. El vencedor fue el gran favorito Peter Sagan. Parece que el eslovaco no lleva una buena temporada pero marcha segundo en la clasificación de la UCI, tras el eterno Valverde. La carrera nos regaló un inesperado cuarto puesto de Christophe Laporte, que viendo su temporada está por desbancar en la jefatura de filas de Cofidis a su compañero Nacer Bouhanni -que vaya añito el de el Boxeador-. Sorprendente y magnífico el rendimiento de dos Roompot; Jan-Willem van Schip y Brian van Goethem. Estos dos holandeses, que se metieron en la fuga, no solo consiguieron llegar a meta con los elegidos del pavés, sino que además, se permitieron el lujo de mover la carrera en los últimos kilómetros. Los dos dejaron una muy buena imagen para un equipo modesto como es el neerlandés. A equipos así no se les piden resultados y actuaciones como esta les honran y son un ejemplo para el resto de escuadras de perfil similar. Es importante que los equipos “pequeños” den guerra y sean protagonistas. Viacheslav Kuznetsov llegó en el grupo de los favoritos. El año pasado fue tercero en esta misma carrera, ¿será esta su carrera fetiche?

En Italia se ha celebrado la Settimana Coppi e Bartali. El recorrido, un tanto desigual, incluía una contrarreloj por equipos y otra individual en tan solo cinco días de competición. Sky, con un equipo muy joven, hizo valer su dominio en las cronos -ganaron la sesión por equipos y Rosa fue segundo en la individual- para ganar la carrera con Diego Rosa. Jan Tratnik, del CCC, fue el mejor en la crono en solitario. Es la segunda victoria de etapa de un equipo que probablemente las pueda contar con los dedos de las manos a final de temporada. Bauke Mollema, un habitual de los puestos de honor de las generales, aprovechó la ausencia de primeros espadas y se apuntó la jornada montañosa, lo que le valió para ser segundo a la conclusión de la carrera. Fue una Coppi e Bartali plena de juventud como lo demuestra, por ejemplo, la actuación de Pascal Eenkhoorn, que se estrenó consiguiendo una victoria para su equipo, el Lotto-Jumbo, en la que es su primera temporada como profesional. Lo logró en el primer sector de la primera etapa. Sky aumentó su botín gracias a la victoria de Christopher Lawless que, como Eenkhoorn, también estrena su palmarés. Otros jóvenes que se dejaron ver por Italia fueron Richard Carapaz, tercero en una carrera a la que acudía con jefatura de filas compartida junto con Víctor de la Parte, Pavel Sivakov, Koen Bouwman, Fausto Masnada, Lucas Hamilton o Neilson Powless.

Riccardo Minali, ¿el nuevo Guardini? Foto: www.eurosport.com

Terminamos el repaso con lo sucedido en el Tour de Langkawi. Allí, tan lejos de Europa, se impuso Artem Ovechkim cuando ya todos le dábamos por muerto. El ruso está resurgiendo en las filas del Terengganu Cycling Team y, en Langkawi, repitió el combo de etapa y general que ya logró a principio de temporada en Antalya, Turquía. El resto de etapas se las disputó la jauría italiana compuesta por Andrea Guardini, Riccardo Minali, Manuel Belletti y Luca Pacioni. Andrea Guardini se trajo dos parciales de su El Dorado particular. En un palmarés de unas cuarenta victorias, casi la mitad las ha logrado en Langkawi. Si yo fuera él empezaría varios negocios en la zona, que está visto y comprobado que nada le puede ir mal allí. Riccardo Minali, es el esprínter que fichó el año pasado Astana para llenar el hueco dejado por el propio Guardini. Aunque joven, Minali puede ser un calco de Andrea. Riccardo es aún joven y está por definirse pero el año anterior no ganó y este estrena su palmarés con dos victorias en Langkawi; si hay colillas es que han fumado. Manuel Belletti, siempre fajador, logró una victoria para Androni y Luca Pacioni hizo lo propio para Wilier. Ellos cuatro fueron los que estuvieron metidos en cada uno de los fregados al esprint de la carrera asiática. Adam de Vos consiguió una victoria de oro para su equipo el Rally Cycling, equipo al que sospechamos que le van a faltar éxitos a final de año, a menos que, al igual que la temporada pasada, destapen el tarro de las esencias en el calendario estadounidense..

A ver qué nos encontramos esta semana que viene potente con el Tour de Flandes, del que, por supuesto, habrá guía en Road and Mud.

Escrito por:

@AbdonRV

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar