Los nombres de la semana del 14 al 19 de marzo

Comenzó la semana pasada con varias clásicas del norte de Europa muy reputadas como son la Danilith Nokere Koerse y la Handzame Classic. En ambas los corredores que se llevaron la victoria fueron hombres del Quick Step. En la primera el ganador fue Fabio Jakobsen y en la segunda Antonio José Hodeg. Corredores muy jóvenes y con gran proyección de seguir así. Es lo que tienen estas carreras, que son perfectas para el aprendizaje y donde se les permite libertad a corredores de este perfil.

Otras carreras que se disputaron fueron la Vuelta al Alentejo en Portugal y el Tour de Taiwan. En la primera destacar las dos victorias de Dmitry Strakhov y la general final para Luis Mendonsa. El español Gustavo Cesar Veloso, se llevó una etapa.

En Taiwan, la victoria fue para el japonés Yukira Arashiro.

Pero sin duda la carrera que monopolizó la atención de la semana pasada fue la Milán-San Remo. Primer monumento de la temporada y ganador realmente inesperado. Mucho se había hablado durante la semana del duelo entre Sagan y Kwiatkowski, y al final fue el italiano Vincenzo Nibali, el que se llevó la victoria.

MSR foto por Steephill.tv

Guión habitual en la “Classicissima”, un grupo de escapados sin peligro, controlados hasta que se llegó a los últimos 40 km de auténtico vértigo. Mucha lucha por la colocación, los equipos intentando llevar a sus líderes bien colocados hasta la Cipressa y el Poggio. Y pocos valientes que intentaran saltarse el poder del pelotón.

Por la primeras posiciones ya se veía inquieto al italiano, que como buen “tiburón”, se veía que algo tramaba. Aunque todos pensaban que lo podía intentar, la baza más lógica del Bahrein Merida, parecía Sonny Collbreli. El que lo intentó antes fue Marcus Burghardt del Bora-Hansgrohe. El equipo de Sagan se está mostrando fuerte, pero con tácticas un tanto extrañas. Ya tampoco se entendió muy bien como manejaron la carrera en la Strade Bianche.

Burghardt foto Getty Images

En la San Remo, este ataque puede entenderse como una táctica para descolocar al resto de favoritos, o para intentar que el alemán fuera a por la carrera, algo poco probable. Tal vez para que saltara algún jefe de filas y Sagan fuera detrás.

Lo cierto, es que saltó Jean Pierre Drucker, tomó unos metros y sucumbió ante el ritmo del pelotón. Tras este, el siguiente en intentarlo fue Krists Neilands, vaya arrojo el de este corredor, y detrás Vincenzo Nibali en un ataque ante el que los “capos” del pelotón no supieron qué hacer.

Quizá pensaron que no llegaría, y otros como Sagan vieron que se iba su antiguo compañero en Liquigas y además, el no haber competido contra él en carreras con el mismo objetivo, le hicieron dudar…nunca lo sabremos, pero nadie respondió a su ataque.

Y ya con 10-11 segundos consiguió aguantar el descenso, y la persecución de Matteo Trentin y por detrás del pelotón. Se anotó Nibali una victoria increíble, forjada en su arrojo y capacidad de descenso. Con esta victoria sumó su tercer monumento, a un palmarés impresionante.

La verdad, es que lo más destacado de la semana, como ya comentamos, lo eclipsó el primer monumento del año. Pero destacar también los ganadores del Grand Prix de Denain que fue Kenny Dehaes. Y la primera etapa del Tour de Langkawi, Andrea Guardini.

Esta semana promete emociones fuertes con grandes clásicas como E3 Harelbeke, Gent-Wevelgem y tres días de La Panne.

Escrito por:

@rickydrawback

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar