Lars Boom

Hace poco que analizábamos la gran efectividad de Sonny Colbrelli. Hoy cambiamos de tercio, hoy nos toca la parte amarga del ciclismo. Nos vamos a Holanda, concretamente a Vlijmen, localidad natal de uno de los grandes flanderiens de la última época. Hablamos de Lars Boom. Y es que la calidad del holandés es irrefutable, pero definitivamente tras dos malos años en tierras kazajas, esta temporada cambiará de nuevo de colores. Vamos a hablar hoy de su terrible paso por el Astana Team.

Credit: Graham Watson
Credit: Graham Watson

Antes de nada, pequeño repaso de su carrera hasta la llegada al Astana. Un corredor que ya hace muchos años dio el salto al World Tour, concretamente en 2009, cuando pasaba de forma natural desde el Rabobank continental al primer equipo, después de haber triunfado en el cyclo-cross, logrando el campeonato del mundo y olvidándose ya poco a poco de esa preciosa disciplina para triunfar en la carretera. Ya en sus primeros años daba señas de su calidad, logrando el primer año una victoria en la Vuelta a España; a partir de ahí, el corredor al que todos conocemos: victorias en Tirreno-Adriatico, Paris-Niza, Tour de Francia… Pero sobre todo, un enamorado del pavé y las clásicas de Flandes. Un corredor, que desde su debut en 2010 en la Paris-Roubaix, ha buscado de forma incansable la victoria en dicha prueba.

Pues bien, tras desaparecer el Rabobank en el año 2012, y dar el salto natural hacía el Belkin Pro-Cycling Team, llegaría en 2015 al Astana Team. Promovido este fichaje por su insultante victoria en Arenberg Porte du Hainaut; final de etapa del día de pavé del Tour de Francia de 2014, cuando Lars Boom levantaba los brazos bajo la lluvia, dejando claro que necesitaba libertad, y no estar ligado a su compañero Sep Vanmarcke, para pelear por victorias de gran importancia.

Resultado de imagen de Lars Boom

Pues así llegaba al Astana Team a comienzo de la temporada 2015, dispuesto a todo, dispuesto a demostrar de lo que era capaz. Y realmente, la temporada no fue buena para él. Llevado a un segundo plano dentro del equipo, solo pudo gozar de libertad en las clásicas de Flandes, donde salvo su temporada, quedándose a las puertas del podium en la Paris-Roubaix y siendo 6º en el Tour de Flandes. Más allá de esos resultados, temporada mediocre, para un corredor del que muchos esperábamos grandes gestas.

Pese a todo, siempre queda la duda. Un año de adaptación y al siguiente… ¿Qué? El 2016 sería la prueba de fuego para Lars Boom, una prueba que no ha conseguido pasar, ni tan siquiera, con un aprobado raspado. Este año solo le vimos en Flandes, donde logró un 11º puesto, y en E3 Harelbeke, donde fue 6º. Más allá de esas dos carreras poco ha volado este año Lars (podríamos destacar su 8º puesto en el Tour de Dinamarca). Así pues, la senda de Lars es clara, cambiar de aires y volver a buscar ser grande allá donde triunfó en 2014. Regresa al Team LottoNL – Jumbo, equipo donde correrá las dos próximas temporadas, y donde seguro le harán sentir como en casa.

Esperamos volver ver a Lars Boom donde se merece, y por qué no, conseguir su ansiado podium en la Paris-Roubaix. Un corredor sufridor encima de la bici, que sabe estar en cada momento.

Escrito por:
@Sergioporquesi

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar