Lance Armstrong: Un antes y un después

24 de Agosto de 2012, se confirma lo que para muchos era un secreto a voces, la Agencia Antidopaje de Estados Unidos (USADA), sanciona a Lance Armstrong de por vida para la práctica de cualquier deporte profesional, además de retirarle todos los títulos conseguidos entre los años 1998 al 2011 incluidos, por supuesto, sus 7 Tours de Francia. Con esta decisión, se daba carpetazo a una de las investigaciones más mediáticas jamás vista hasta ahora, en cuanto a dopaje deportivo se refiere. El mito, tras años y años de duras acusaciones entre unos y otros, de testimonios de unos y de otros y, por qué no decirlo, de traiciones (a cambio de no se sabe qué) se iba derrumbando, con la indignación – no sin razón – del mundo del deporte, y en concreto, del ciclismo.

Armstrong hasta ese momento era un héroe, una persona admirada y respetada en todo el mundo, pues fue capaz de superar un cáncer testicular con metástasis cerebral y pulmonar, de recuperarse, y luego “ganar” lo que ganó. Y fue evidentemente eso, el superar esa enfermedad, lo que creo, le hizo literalmente comerse el mundo. Se veía absolutamente imbatible, su ego era incontrolable, y parecía que “todo lo que tocaba lo convertía en oro”. Pero fue su propio ego, como él mismo reconocía en la entrevista con Oprah Winfrey lo que le llevó al abismo. Él quería más, volvió y lo pagó. Pero… ¿y si no hubiera vuelto? ¿Estaríamos hablando en los mismos términos? Seguramente no.

Yo creo que su enorme personalidad queda reflejada en esta foto, a la que le precedía un tweet que decía: “De regreso a Austin, sentado  alrededor de…” Ya ahí, estaba sancionado y desposeído de todos sus títulos y Tours.

armstrong-tours

Pero yo creo, que una vez cerrado el triste y lamentable episodio de la trama de dopaje organizado, hay cosas que al tejano no se le pueden negar gusten o no gusten, y es que en su día revolucionó y aportó cosas a un ciclismo, que hasta ese momento, después una gloriosa e intachable etapa de Miguel Indurain y en menor medida de Marco Pantani, estaba ávido de encontrar un líder carismático y mediático, que fuera capaz de volver a ilusionar al mundo del ciclismo (patrocinadores, organizadores, aficiones, etc)  después de una de las etapas más negras dentro de este deporte, como fueron los casos del Festina y del tristemente desaparecido Pantani, como los casos más relevantes, pero no los únicos.

Si hay alguien que verdaderamente le tiene que estar agradecido a Lance esos son, sin duda, los organizadores de carreras, ya que la sola presencia del americano en la línea de salida provocaba una repercusión mediática, que hasta entonces los responsables de algunas carreras no pensaban que la pudieran tener ni en sus mejores sueños, véase TourDownUnder. Desde su creación en el año 1999, con la categoría 2.4, esta fue una carrera que nunca encontró su sitio en el calendario internacional, ya fuera por su lejanía en la distancia o bien por su prontitud en el calendario. Pero poco a poco, creo que los equipos, huyendo del duro frío invernal europeo, se fueron decantando por esta carrera, ideal para hacer buenos kilómetros de calidad en pretemporada debido a su recorrido y buen clima. Tanto es así, que paulatinamente va subiendo de categoría UCI y en el año 2008 es incluida en el UCI ProTour. En ese mismo año a los organizadores de la carrera les toca literalmente la lotería, ya que Armstrong anuncia  que su vuelta a la competición será en el Down Under del 2009. Como consecuencia de dicha noticia, en esa edición, la carrera se convierte en el acontecimiento deportivo más grande organizado en toda Australia. Su director Michael Rann comentaba que: “tanto el número de visitantes, como el impacto económico, se había doblado, y que la cobertura de medios de comunicación se multiplicó por cinco respecto a la edición 2008“. Finalmente 39 millones de dólares fueron inyectados en la economía australiana, comparados con los 17.3 millones de dólares de 2008, lo que supone un aumento del 125%. La expectación era tal, que el slogan de la carrera fue: Your chance to see Lance.

Esto no sucedió únicamente con esta carrera, lo mismo podríamos decir del Tour Of California (a día de hoy totalmente consolidada), Tour of Gila, Midi Libre (a día de hoy desaparecida), aunque a esta anteriormente ya la había sacado del anonimato Indurain. En definitiva, allá por donde fuera Lance los organizadores se frotaban las manos, ya fuera en grandes vueltas, clásicas o carreras de menor entidad.

Otro de los puntos importantes donde creo que Armstrong y sus equipos marcaron una época fue en el control absoluto que ejercían en todas y cada una de las carreras en las que participaban, tanto en lo que era la propia carrera en sí, como fuera de ella, siendo principalmente en los Tours, y en concreto en las etapas de montaña, donde este dominio era tan abrumador que éstas llegaban incluso a perder interés. – De hecho yo creo, que para no levantar aun más sospechas (de las que ya había) si hubiesen querido, en algunos de los Tours, hubieran podido estar con el amarillo desde el primer al último día. Estoy absolutamente convencido de ello.

En esas etapas, si recuerdan (así lo recuerdo yo), su equipo realizaba “Il Treno” – al más puro estilo del Saeco del inigualable Mario Cipollinipero en este caso sus gregarios lo hacían en la última ascensión del día, marcando un ritmo absolutamente brutal, donde sus rivales poco o nada podían hacer, y en el que Lance a falta de pocos kilómetros para la meta, daba el estacazo final. Y en el mejor de los casos para sus rivales eran tan solo las primeras diferencias de carrera, y en el peor, la sentencia de la misma, según a la altura a la que nos encontráramos de carrera.

Armstrong

Pero tal estacazo no hubiera sido posible si no fuera gracias a otro factor técnico que implantó el americano  y que asombró al mundo del ciclismo, y que corredores como Alberto Contador, en menor medida, y Chris Froome en su máxima expresión (estarán de acuerdo conmigo), han implantado a la hora de afrontar los puertos, y que es el de sobra conocido por todos como el Molinillo.

Algo parecido a esa técnica ya la dejó entrever algo el “Pirata” Marco Pantani, pero creo que nunca llegó a los niveles de eficacia y perfeccionamiento del americano.

Mucha gente se preguntaba viéndolo con la cadencia con la que era capaz de mover los pedales cómo esto era posible después de haber pasado por esa terrible enfermedad. Pues bien, una de las razones fue que él siempre tuvo el convencimiento de que se iba a recuperar y tal era ese convencimiento, que hablando con los médicos escogió una quimioterapia que, en principio, no le dañaría su capacidad pulmonar en caso de sobrevivir y así poder salvar su carrera deportiva. Y la otra, (al margen de ayudas) fueron sus duros e inhumanos entrenamientos. Lance, para poder mover esa cadencia, tuvo primero que perder peso durante su tratamiento, para una vez finalizado mantenerlo, recuperar su nivel de resistencia y su capacidad aeróbica, así como mejorar su técnica de escalada. Antes de la enfermedad Armstrong pesaba entre ocho y nueve kilos más, esto le obligaba a tener que ponerse constantemente de pie encima de la bicicleta para poder superar los puertos, esto lógicamente incrementaba su fatiga y en consecuencia, bajaba su rendimiento. Lo que él hizo fue algo muy fácil en la teoría y extremadamente complicado en la práctica, comenzó a disminuir desarrollo (piñones más grandes) y al mismo tiempo aumentaba la cadencia (a veces a 110 ppm). Eso le hacía no perder velocidad por un lado, y por otro y fundamental, le permitía subir durante más tiempo sentado, con lo que la fatiga muscular era menor y su rendimiento mucho mayor. Esa técnica también la usaría en las etapas contrarreloj. Como detalle, Armstrong durante el periodo de recuperación en su casa, realizaba sesiones de hasta seis horas de rodillo.

111960889__01_424536c

Otro de los factores en los que creo que Armstrong innovó, fue en el aspecto publicitario y de marketing en el ciclismo, aprovechando, cómo no, ese tirón mediático del que ya hemos hablado anteriormente. Si uno se daba un paseo por las webs hace ocho o nueve años se encontraba con algo que para los aficionados al ciclismo y para los numerosos fans de Lance de aquella época era realmente increíble: no sólo te podías informar online de forma precisa de cómo había ido una carrera en concreto, o ver sus fotos de dicha competición, sino que él fue mas allá y comenzó a publicar videos de sus entrenamientos, de cómo era su rutina diaria e incluso algo mucho más interesante e inédito en ese momento, que era el mostrar cómo es el día a día de una carrera. Enseñaba la preparación previa por la mañana, el desayuno, la charla en el bus del equipo, e incluso comentaba cómo había ido la etapa del día ya dentro del autobús camino al hotel. Esto que a día de hoy es una práctica casi normal en todos los equipos, en aquella época era algo simplemente impensable, y que a mi juicio rompía con ese hermetismo que había en torno a los equipos ciclistas, dándole así un aire mucho más cercano del ciclista y su equipo a los aficionados. Hay mucha gente que decía que lo hacía para lavar su imagen arrogante, principalmente porque en aquella época ya se le empezaba a acusar de dopaje, y quizás esa era la mejor forma de demostrar que él y su equipo no tenían nada que esconder.

En cualquier caso, lo que es innegable es que eso provocó una revolución informativa en torno al ciclismo que a día de hoy se ve reflejada en casi la totalidad de equipos y ciclistas, que informan de todo lo que sucede en su entorno, e incluso te ofrecen la enorme satisfacción de interactuar directamente con tu equipo o corredor preferido. Esto, como todo en la vida, tiene su parte positiva y negativa, pero eso es otro tema.

En resumen, Lance Armstrong engañó al mundo del ciclismo, engañó a amigos, familiares, y lo que es peor, se engañó a sí mismo. Pero creo sinceramente que también le aportó  algo de vida a un ciclismo que iba, a mi juicio, sin un rumbo fijo. Estoy convencido que muchas de las personas que lean este artículo, seguro disfrutaron, como yo lo hice en su día, de sus hazañas. Si eso es así, señores ¡¡que nos quiten lo bailado!!

¿No creen?

Escrito por:
@Jamagar

Etiquetas
Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar