La Volta, a paso de cangrejo

Volta_a_Catalunya_logo

El día 16 de Marzo, se presentó el recorrido de la 95 edición de la Volta a Catalunya, la tercera vuelta por etapas más antigua del mundo, solo por detrás de Tour de Francia y Giro d’Italia. No obstante, así como vemos a algunas carreras ir mejorando año a año, aumentando la categoría y viendo como en cada nueva edición mejora sustancialmente la participación, no hay más que ver la Vuelta a Andalucía, la Volta está viviendo todo lo contrario, a solo 5 años de celebrar sus 100 ediciones, y pese a que sigue contando con una gran participación, es un hecho que la carrera empeora año tras año, y si sigue a este paso, es probable que termine desapareciendo o bien siendo relegada a una división inferior. La Volta se ha convertido en una carrera soporífera, una carrera que sirve como puente para las clásicas de las Árdenas y el Giro d’Italia, y que cada vez sigue menos gente.

En el tema económico, es cierto que mantener la carrera en la máxima categoría, y además hacerlo sin depender de una gran organizadora como RCS o ASO, tiene mucho mérito, pero afortunadamente en este deporte el dinero no lo es todo, o al menos no debería serlo. Cosa que parece que a Rubén Peris y compañía se les ha olvidado, y es que en el ciclismo, como en cualquier otro deporte, hay que dar espectáculo, hay que intentar entretener al espectador. Y con esto no queremos decir que deban diseñar una Volta con 7 etapas de montaña, nada más lejos de la realidad, solo pedimos que de una vez por todas apuesten por un recorrido que al menos dé la opción de ver algo de espectáculo, porque es cierto que si los corredores no ponen de su parte es imposible que veamos una buena carrera, pero en este caso, por mucho que los corredores se esfuercen, no hay terreno para que veamos espectáculo. La Volta debe intentar reenganchar al espectador, y no solo al espectador de la tierra, sino a todos los aficionados de este bello deporte.

También es cierto, que diseñar un recorrido para una carrera que se disputa en el mes de marzo es complicado, sobre todo por el tema climatológico; la nieve y el frío han azotado a la carrera durante las últimas ediciones, pero precisamente Catalunya, como la mayoría de territorios de la Península, ofrece la posibilidad de diseñar un recorrido atractivo y espectacular sin pasar de ciertas alturas, con el objetivo de no toparse con la nieve y las temperaturas bajo cero.

purito-volta

El recorrido de esta próxima edición de la Volta puede catalogarse como un despropósito. Despropósito porque la organización sigue empeñada en diseñar una carrera para sprinters, sin contar con ningún gran sprinter en su participación. Es absurdo seguir pensando que los Kittel, Cavendish, Greipel, Kristoff y compañía van a acudir a la Volta dejando de lado la Classicissima, o renunciando a la Gent Wevelgem, E3 Harelbeke y otras carreras muchísimo más atractivas para ellos. Es un despropósito porque la Volta vende innovación y originalidad y presenta 4 finales totalmente iguales que los del año pasado (Calella, La Molina, Valls y Montjuic). Un despropósito porque cualquier aficionado podría predecir cómo y dónde se decidirán la mayoría de las etapas.

Además de presentar el recorrido con menos de una semana para el inicio de la carrera, la organización sigue pretendiendo engañar a la gente inflando la categoría de muchos puertos y presentando unos perfiles que se alejan mucho de la realidad, donde la mayoría de las ascensiones parecen auténticos muros. A continuación os presentamos una comparativa de los perfiles oficiales con unos creados con el editor de cronoescalada.com y con la apariencia del Tour de Francia.

Perfiles oficiales                                                            Perfiles de Cronoescalada

aOUeDEJ

0PMXN5b

Analizando un poco el recorrido vemos que la primera etapa es exactamente la misma etapa que se corrió en 2012 y que ganó Michael Albasini. La única diferencia es que se le añade un pequeño rodeo por Mataró, sin grandes subidas ni nada destacable. Dos puertos de paso, Coll de Revell y Collformic, que no tienen la suficiente dureza como para seleccionar el pelotón. Y un final tras subir el suave Collsesplanes, con carretera ancha y que no hará peligrar la victoria de los hombres rápidos.

La segunda etapa es otro de los grandes despropósitos. Una etapa entre Mataró y Olot que pedía a gritos el final tras subir el Coll de Bracons, con rampas del 12-13-14 % capaces de seleccionar el pelotón e incluso permitir el ataque de algún favorito. En cambio, la organización ha optado por entrar en Olot por el este, diseñando así una etapa blanda, con alguna zona “pestosa” en la parte intermedia y con un par de suaves cotas en la parte final, a priori deberíamos volver a ver un sprint masivo, aunque puede ser un buen escenario para una fuga.

La tercera etapa es una buena jornada de media montaña, un acierto por parte de la organización, aunque quizá vendría mejor en los últimos días de la carrera, para que nadie vaya guardando de cara a la Molina. Una buena etapa que eso sí, cuenta con algunos rodeos por la ciudad de Girona y Cassà de la Selva un tanto extraños.

La cuarta etapa será la jornada reina de la carrera. Empezará con un absurdo rodeo por la C-17, autovía que conecta Barcelona con Vic y Ripoll. La carrera subirá el Coll de Bracons, el final idóneo para la segunda etapa, tras Bracons y un paso por Olot, se subirá el Coll de Canes, acto seguido el Coll de la Creueta, el puerto de categoría “especial” de esta Volta 2015, y para acabar el final en la Molina. Este año hay que agradecer que hayan endurecido la etapa y que hayan eliminado el rodeo por la Cerdanya. Una etapa con 3700 metros de desnivel, pero sin un puerto lo suficientemente exigente como para dinamitar la carrera antes de la Molina.

Y casi podemos decir que tras la Molina se ha acabado la Volta, la 5ª etapa será una etapa “transición” con final en Valls tras el suave Coll de Lilla, un puerto que como ya hemos visto en ediciones pasadas no tiene la dureza para seleccionar al grupo.

La sexta etapa se adentra en la provincia de Tarragona, subiendo varios puertos como el Coll de Prades. También el Alt del Coll Roig, una subida suave y a más de 40 de meta, tras esta última subida vendrá un terreno muy favorable, se jugará el sprint en las instalaciones de Port Aventura. Una etapa con muchos kilómetros de ascensión pero muy suaves, poco terreno para seleccionar.

Y la última etapa vuelve a ser lo de cada edición, pero este año, la carrera saldrá de Barcelona, dará un rodeo por el Llobregat y un paseo hasta Castelldefels antes de regresar a Montjuic donde se decidirá el vencedor final. El circuito final vuelve a ser el de hace dos años, una subida corta y sin grandes rampas donde atacar, un buen circuito pero podría mejorarse subiendo hasta el Castillo.

Resumiendo, una nueva edición aburrida de la Volta, desperdiciando grandes oportunidades para estrenar algunos puertos o para hacer etapas algo más atractivas. Y para colmo, tras haber declarado hace pocas semanas que no se iba a hacer una contrarreloj para no tener que cortar el tráfico de una ciudad entera, este año cortarán la C-32 y la Gran Vía de Barcelona, principales vías de entrada desde el sur, para llegar hasta Montjuic, algo que se podrían haber ahorrado sin ningún problema, parece que se está poniendo de moda lo de pedalear por autovías. En definitiva, es una verdadera pena ver cómo una carrera con esta historia, la tercera con más ediciones disputadas, va muriendo lentamente, año a año hasta que termine desapareciendo.

purito-rodriguez-resiste-en-montjuic-y-gana-su-segunda-voltaEscrito por:
@FForradellas

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar