La temible primera semana – Giro D’Italia

Nervios, enganchones, caídas… tópicos siempre recurrentes en esta primera semana de carrera. Pero también hemos tenido espectáculo con un demoledor equipo Astana y con Alberto Contador defendiendo la maglia rosa.

Cuidado con la temible primera semana, se dice habitualmente antes del inicio de una carrera ciclista compuesta de tres semanas. Afloran los tópicos que afirman que se puede perder mucho, casi todo, y apenas se puede ganar nada en estas jornadas iniciales de una prueba como el Giro de Italia. Sin embargo teniendo en cuenta el trazado variado que nos ha presentado la Corsa Rosa en este primer bloque, algunas cartas empiezan a aparecer boca arriba encima de la mesa y los llamados a ser favoritos a la victoria final, a excepción de Rigoberto Uran que intenta con escaso éxito recortar tiempo, copan las primeras posiciones de la clasificación general.

Foto 3

La ciudad de San Remo daba la bienvenida al Giro con una contrarreloj por equipos de poco más de diecisiete kilómetros. Los potentes aussies del Orica-GreenEdge daban el primer golpe encima de la mesa y ponían de rosa a su clasicomano Simon Gerrans. El Tinkoff-Saxo de Alberto Contador tan solo cedía 7 segundos  con el equipo australiano, mientras que Astana, la escuadra capitaneada por Fabio Aru, se dejaba 13 segundos y el Etixx-QuickStep del colombiano Uran 19. Pequeño tropiezo, sin mayores consecuencias, para los británicos del Sky que siempre acostumbra a disputar la victoria en esta disciplina y en esta ocasión superaron el crono del Orica en 27 segundos.

En la meta de Génova, principal ciudad portuaria del país transalpino, todo apuntaba a que veríamos el primer sprint masivo de esta edición del Giro de Italia y los pronósticos no fallaron. Elia Viviani, el velocista italiano del Sky se imponía en la línea de llegada al holandés Moreno Hofland y al alemán Andre Greipel. Previamente y hasta que faltaron poco menos de 20 kilómetros, cinco hombres marchaban por delante abriendo carrera,  Marco Frapporti (Androni), Bert-Jan Lindeman (LottoNL-Jumbo), Giacomo Berlato (Nippo-Vini Fantini), Eugert Zhupa (Southeast) y el polaco Lucasz Owsian (CCC) que incluso contaron con más de 9 minutos de diferencia que se fueron diluyendo progresivamente. En la general cambio de liderato pero todo quedó en casa, en la casa australiana del Orica que enfundaba en rosa en esta ocasión a Michael Matthews.

En el tercer parcial llegaba el turno de Sestri Levante como final de etapa y un trazado que podría denominarse de media montaña que sin embargo no cumplió con las expectativas puestas en él y después de una numerosa escapada, la victoria se resolvía con un sprint masivo en el que el ganador fue el líder de la carrera, el australiano Michael Matthews por delante de Felline (Trek) y Gilbert (BMC). Pero la noticia del día fue la aparatosa caída del italiano Domenico Pozzovivo en el descenso de Barbagelata, que por momentos incluso hizo temer lo peor tras ver como el ciclista del conjunto AG2r era evacuado en la ambulancia. Afortunadamente el pequeño escalador transalpino se encuentra en plena recuperación y además hizo acto de presencia en el plató de la RAI en la jornada del sabado por lo que la lesión no reviste excesiva gravedad.

La Spezia, localidad que vio nacer a  Alessandro Pettachi uno de los grandes velocistas de todos los tiempos hoy en las filas del conjunto Southeast, albergaba la cuarta línea de llegada de este Giro de Italia. Y aquí fue donde un joven veronés, tan solo 22 años, futuro prometedor para el ciclismo de la bota, Davide Formolo (Cannondale) ponía su bandera en lo más alto firmando una sensacional victoria, volando por esas carreteras estrechas camino del mar que baña La Spezia. Obviando al protagonista de la jornada, la etapa nos dejó un bonito espectáculo con Roman Kreuziger (Saxo-Tinkoff) metido en la fuga de la jornada, de la que salió Formolo, y que puso a los hombres de Astana a tirar del grupo como si no hubiera un mañana, como si fuera la línea de llegada del fin de los tiempos. En la subida al corto pero empinado Biassa que se coronaba a 11 kilómetros de meta, Fabio Aru lanzaba el hachazo que respondieron con relativa tranquilidad Porte y Contador, pero allí faltaba un Rigoberto Uran que no parece tener el mismo golpe de pedal que en ediciones anteriores y se dejaba 42 segundos con el trío que está llamado a conquistar la gloria.

Foto 6

En la Toscana no todo son los campos, huertos y los caminos de tierra que vemos en la Strade Bianche. También hay montaña, carreteras con curvas que miran al cielo muy lejos eso si de los grandes colosos dolomíticos que serán protagonistas en la última semana de carrera. La llegada a Abetone suponía la primera llegada en alto de esta edición de la Corsa Rosa y el terreno previo era propicio para una fuga con el objetivo de la victoria de etapa. Un objetivo que nunca fue abandonado por Jan Polanc (Lampre) ciclista esloveno vencedor en la cima de Abetone después de transitar desde el kilometro 17 en compañía de Chavanel (IAM) Dumont (AG2r) Tvevcov (Androni) y Dillier(BMC). Alberto Contador había avisado de posibles movimientos y el que avisa no es traidor. El ciclista de Pinto rompía la calma a cinco de meta y tan solo Aru, Porte y un sensacional Mikel Landa pudieron seguir la estela del corredor de Tinkoff-Saxo que ha acabó este quinto parcial vestido con la maglia rosa en el podio.

Después de la tempestad debe venir la calma. Eso era el propósito de todos, buscar la calma y la brisa del mar en la inédita llegada a Castiglione de la Pescaia. Andre Greipel un gigante alemán que corre en el equipo Lotto la encontró a modo de victoria con un portentoso sprint por delante de los locales Pelucchi y Modolo. El líder Contador no encontró sin embargo la tranquilidad que se preveía en un día como este. En el podio no quiso ni ponerse la maglia para no hacer ningún movimiento brusco en su dolorido hombro, también se quejaba de un golpe en las rodillas, y es que en los metros finales cuando el frenético sprint estaba lanzado, el italiano Danielle Colli se golpeaba con la cámara de un espectador que sobresalía más de la cuenta y como si de un efecto dominó se tratara comenzaron a caer fichas y golpearse contra las vallas como le ocurrió al propio Contador.

El corredor madrileño tomó la salida con especial precaución en una etapa que les iba a llevar desde Grosseto a Fiuggi, con kilometraje de clásica belga casi 250 kilómetros, y que con el hombro en esas condiciones podía suponer un tormento de más de siete horas encima de la bicicleta. Contador aguantó con la larga letanía con la ayuda de un buen Tinkoff-Saxo que ha protegido a su líder con total eficacia en esta primera semana. El premio del día en Fiuggi se lo llevó el italiano del Lampre Diego Ulissi, de vuelta tras una sanción, por delante de un Juanjo Lobato (Movistar) al que se le hizo largo el final en cuesta de esta séptima etapa del Giro de Italia, no obstante el de Trebujena tiene sobre el papel más oportunidades a la victoria parcial.

Campitello Matese, sexta parada del Giro 2015, segundo final en alto en las montañas del sur. Aquí ilustres como Hinault, Simoni o el añorado Alberto Fernández ya habían escrito su nombre años antes. Esta vez le tocaba el turno a un vasco, de Vizcaya, tocar la gloria en esta etapa de la carrera italiana, la segunda en su carrera profesional tras la conseguida en Ivrea hace dos años, Beñat Intxausti (Movistar)se proclamaba vencedor después de pasar el día en fuga. Los hombres de Astana quisieron endurecer el asunto una vez más, y Contador y su Tinkoff-Saxo se observaban como víctima perfecta tras la caída sufrida días antes por el madrileño. Esta vez a la fiesta de la escuadra kazaja se sumo un Mikel Landa que va sin cadena en este Giro y que por poco arrebata a su compatriota Intxausti la victoria de etapa. Rigoberto Uran, tal vez recuperado, fue el acompañante del trío que copa las primera plazas en la general, en la meta Contador se mostraba contento tras salvar una jornada como esa con la maglia rosa a la espalda.

Foto 3

Una semana cumplida de Giro de Italia, y ya se han visto los candidatos, sobre todo los candidatos a no ganar la carrera más que a la victoria. Rigoberto Uran parece ser uno de esos candidatos aunque queda mucho para Milán. El domingo camino de San Giorgio del Sannio en otra etapa maratoniana, el colombiano volvía a perder tiempo tras el entendimiento de las tres figuras principales que le ven como una amenaza en la contrarreloj del próximo sábado, en la que ya piensa Richie Porte, siempre agazapado tras Aru y Contador. El Astana de Vinokourov por si fuera poco obtuvo su victoria de etapa, y no con un cualquiera. Paolo Tiralongo se convertía en vencedor después de relegar al holandés Jelte-Slagter al absoluto ostracismo y entrar en la historia por ser el más veterano ganador de una etapa en el Giro de Italia. Quedan dos semanas apasionantes tal vez mejores que la primera o tal vez no quién sabe. W Il Giro!!

Escrito por:
@Sincadenablog

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar