La importancia del masaje

Cada día más gente acude al masajista con la intención de aliviar sus dolores, pero casi siempre suele ser cuando ese dolor es muy agudo o insoportable.

Lo más usual suele ser acudir al masajista por sobrecargas, contracturas, roturas o pinzamientos.

Estos últimos tiempos parece que el masaje deportivo es más, una moda que una necesidad, dado que los deportistas, o muchos de ellos acuden al masajista solo cuando están en su temporada del deporte que compiten, pero el masaje debe ser algo habitual en los deportistas para poder mantener esa musculatura que tanto hacemos trabajar en su mejor condición.

A continuación os redacto el significado del masaje:

“Se entiende como masaje deportivo al mecanismo físico que se ejecuta, en la mayoría de los casos, con una técnica manual con el fin de mejorar el rendimiento y el estado físico de cualquier persona que realice deporte, aunque podría ser aplicado en personas que no lo realizan con el mismo fin.”, esto es, la manipulación de la musculatura y tejidos para su óptimo rendimiento a la hora de trabajar.

Cuando se realiza un masaje deportivo, éste se diferencia del terapéutico en que suele ser más profundo e intenso. Por norma general se basa en elementos del masaje sueco clásico e incorpora una combinación de técnicas de estiramientos, compresiones, fricciones, tonificaciones, así como técnicas avanzadas de presión.

Como ya sabemos, el masaje explícito para el deportista se aplica para prevenir y luchar contra la fatiga, incrementar la capacidad de trabajo y como apoyo en el tratamiento de las lesiones. Se podría decir que son cuatro los momentos en los que deberíamos de acudir a un masajista:

     -Masaje de mantenimiento: se basa en realizar un masaje regular programado que se base en la manipulación de los músculos usados en un determinado deporte, y los que sean más propensos a fatigarse. Así se ayuda al deportista a mantener o mejorar el movimiento y la flexibilidad muscular.

     –Masaje pre-competición: se usa como un calentamiento previo a la prueba de competición con el fin de aumentar la circulación y reducir la excesiva tensión muscular antes de la competición. Podríamos decir que este masaje podría ser “a gusto de consumidor”, bien relajante o bien estimulante.

     –Masaje post-evento: su función principal es reducir los espasmos musculares y el aumento metabólico que ocurre con el ejercicio. Ayuda al deportista en el proceso de recuperación del esfuerzo realizado para volver al entrenamiento o nueva la competición, reduciendo el riesgo de una posibilidad de recaer en una lesión.

     -Masaje de rehabilitación: por mucho que se intente prevenir cualquier lesión habitualmente se sufren calambres, roturas, sobrecargas, contracturas … que produce dolor e incluso impiden seguir entrenando o competir. Con este masaje se acelera el proceso de curación, reduciendo el dolor y aportando nuevas soluciones durante el proceso de rehabilitación.

Escrito por:
@julenpakete

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar