La globalización toca techo

Hace no muchos años que el ciclismo cambió, dio un giro radical y comenzó a buscar nuevas salidas lejos del viejo continente europeo, que siempre ha tenido el monopolio de uno de los deportes más antiguos. El ciclismo comenzó su andadura en la globalización, proceso por el que ha pasado prácticamente todo lo conocido a día de hoy.

América fue la primera que acogió este avance, en el sur la pasión y en el norte la organización y manera de llevar al mundo las carreras hicieron ver que este proceso podría dar para mucho. Hasta ahí, todo perfecto, parecía que las carreras iban a mejorar, dar de si, el terreno era perfecto y lo demás, acompañaba.

Bien, el mundo parece no ser solo Europa y America, así que comenzó la parte curiosa de este proceso. El ciclismo quería también entrar en Asia, por la puerta grande, claro. La zona del Golfo Pérsico y China pasaron a tener carreras con un gran potencial. Por un lado teníamos el viento que nos ofrecía Qatar en principio, más tarde apareció también el Tour de Omán y por último el gran invitado, el Tour de Dubai. Pero, sobre todo, el dinero de los amigos organizadores de estas tierras hizo que rápidamente estas carreras se llenasen de estrellas. En la zona de China, se pretendía alargar la temporada: Beijing, Qhinhai Lake… ¿Aficionados? Muchos, claro, como todo buen chino que se precie (Y no pretendo faltar al respeto, ni mucho menos), haya donde haya multitud, están ellos.

Dejando aparte el tema puntos UCI en estas tierras y que también hizo a muchos equipos fichar corredores algo ‘extravagantes’ para el viejo continente por el simple hecho de que valiesen su peso en oro gracias a sus puntos, quiero irme a algo clave… ¿Hasta qué punto es buena esta globalización hacia Asia y el Golfo Pérsico?

Como bien decía, en Asía, empecemos por ahí, los aficionados acuden a raudales, pero sin pasión, sin tradición, simplemente por el hecho de estar ahí y disfrutar de una buena tarde bajo su paraguas protegiéndolos del sol. Todo esto es muy bonito, sí, sobretodo cuando la temporada se alarga un poquito más; y a los buenos ‘frikis’ del ciclismo una televisión a las tantas de la mañana que emita una carrera, sea donde sea nos parece la escusa perfecta para no dormir esa noche y disfrutar, de nuevo, de ciclismo. Pero no todo es bonito, como llevo diciendo un rato. En China poco después de empezar este camino ciclista salió la parte mala, querida polución, que no se puede respirar, decían los equipos que llegaban allí; así que comenzaron los plantones antes de las salidas de las etapas y rápido los grandes cabecillas del ciclismo decidieron darse de baja de estas competiciones. Lo primero la salud, queridos amigos globalizadores, que queramos crecer tanto, al final, salpica.

Todo esto viene por lo sucedido hoy en el Tour de Omán, que ha hecho disparar las alarmas de esta globalización que empezó hace mucho, por algo sencillo. Bien, todo comienza con una terrible tormenta de arena, hasta ahí, todo normal en el desierto, no se ve nada a un metro y se toma una decisión lógica, reducimos la etapa y probamos, venga, para adelante. Se da la salida, comienza la prueba en un circuito de 7 subidas (Más tarde se pretendía dejar en 2 por que las condiciones no mejoraban) y en la bajada, reventón tras reventón y caída tras caída por culpa del calor y el viento. El pelotón, cauto, decide pararse tras la sombra de un simple puente para tomar una decisión… ¿Seguimos?.

Hasta ahí todo correcto, todos los equipos hablan y por casi unanimidad las votaciones deciden que la etapa se anule, era imposible seguir y solo BMC pretendía hacerlo; la general a veces es muy golosa. Los grandes nombres como Cancellara, Nibali o Purito se lo comunican a la organización y ahora viene la ‘guasa’: el amigo Eddy Merxk, miembro de la organización, pero sobretodo ex-ciclista, tras oír lo decidido por los ciclistas, dice a modo de amenaza -” Si hoy no se disputa la etapa, se anularán las clasificaciones del Tour de Omán 2014 y 2015 y veremos si se vuelve a correr”.

Enlace permanente de imagen incrustada

¿Perdona? Aunque finalmente no se corriese la etapa… ¡Y menos mal! el comentario de Eddy Merxk deja ver que las organizaciones cada día están más por encima del corredor, esto ya no era simplemente frió, lluvia o nieve… Jaques Van Rensburg, por dejar un caso, se ha caído en la primera bajada a 90 kilómetros por hora, y por suerte salió ileso…¡Y eso que no se estaba disputando en esos momentos! Se deja ver que la globalización no está tomando buen rumbo. Esto es un pequeño cambio y quiero pensar que se frenará esta globalizacion, o, al menos, tomara otro tinte: El dinero no tiene que estar jamás por encima de las vidas humanas, de la salud de los ciclistas.

Y todo esto para que el final de etapa lo viesen los pocos periodistas acreditados, los cuatro jeques contados y cinco camellos que pasaban por allí, porque ni televisión hay de las altas cantidades de dinero que pedían por emitir…¡Terrible!

Escrito por:

@Sergioporquesi

4 comentarios
  • Carrick on Suire
    Publicado a las 18:33h, 21 febrero Responder

    Totalmente de acuerdo con el articulista. Animar a los ciclistas a que se sigan plantando ante este tipo de situaciones. No sólo por el propio bien de los ciclistas, sino del ciclismo en general. A ver si los ciclistas van recuperando su dignidad y no tragan con todo lo que les echen como llevan haciéndolo desde hace más de una década. Si los propios ciclistas se hacen respetar a sí mismos, conseguirán más adelante el respeto de los aficionados a otros deportes que hoy en día les tratan como les tratan. Y esa lucha les corresponde a los principios ciclistas. Los aficionados les podemos ayudar. Pero ellos deben dar los primeros pasos. ¡Ánimo!.

  • Carrick on Suire
    Publicado a las 18:37h, 21 febrero Responder

    Esa lucha les corresponde en principio a los propios ciclistas. Los aficionados les podemos ayudar. Pero ellos deben dar los primeros pasos.

  • Carrick on Suire
    Publicado a las 16:45h, 22 febrero Responder

    En la crónica del diario deportivo “As” pone que la radio pública omaní recomendó a la población de Omán que, ante la tormenta de arena, permaneciese en sus casas. Desconozco si eso es o no habitua en ese paísl. Pero la pregunta no cambia: ¿Qué pintan los ciclistas compitiendo en esa situación?

  • Previa Tour of Oman 2016 - Road&Mud
    Publicado a las 11:30h, 16 febrero Responder

    […] Llega el cierre de la “Trilogía del Petrodólar”. Tras un Tour de Dubai bastante insulso (con la nota del renacer de Kittel), y un Tour de Qatar por debajo de lo esperado, es el turno de la, a priori más dura de las tres. La prueba llega a su séptima edición después de que en 2015 se viera envuelta en polémicas debido a la meteorología extrema. […]

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar