In Memoriam 2016 (II)

Continuamos nuestro modesto homenaje a los que nos han dejado a lo largo de este 2016 que ya se nos escapa de entre los dedos.

Rudi Altig (1937-2016)

En el mes de junio decíamos adiós a uno de los grandes colosos de la historia de nuestro deporte. El alemán Rudi Altig había sido uno de los más importantes nombres de los años 60. Un rodador imponente que gracias a su fuerza y potencia logró sobrepasar el centenar de triunfos en su más de una década de carrera profesional. Ganador de etapas en las tres grandes, consiguió incluso anotarse la general de una Vuelta a España en 1962. En la ruta, logró llevarse monumentos como el Tour de Flandes y la Milán-San Remo, además de ser campeón del mundo en 1966, título que ya había logrado en varias ocasiones en el velódromo. Fue compañero del primer pentacampeón del Tour, el gran Jacques Anquetil. Tras colgar la bicicleta, siguió ligado al mundo del ciclismo como director deportivo y comentarista, hasta que la enfermedad nos privó de uno de los ciclistas más queridos y respetados.

Fuente: francetvsport.fr

Dominique Arnaud (1955-2016)

El cáncer se llevaba por delante la vida de Dominique Arnaud en el mes de julio, mientras el Tour de Francia 2016 encaraba su periplo pirenaico. El ciclista galo había sido uno de los grandes gregarios en la Grande Boucle, acompañando en sus victorias a leyendas de la ronda francesa como Bernard Hinault, en la Vie Claire, y Pedro Delgado y Miguel Indurain en el Reynolds y el Banesto de José Miguel Echávarri. Pese a ser un entregado gregario, también conoció las mieles de las victorias, destacando tres triunfos parciales en la Vuelta a España.

Rodolfo Antonio Camacho (1975-2016)

El ciclista venezolano fue asesinado a tiros junto a su hijo de 16 años por unos ladrones que pretendían robar su casa. Trágico final para uno de los ciclistas más destacados de su época en el ámbito de su país. Llegó a vencer la general en el Tour de Guadalupe, además de lograr diferentes victorias en carreras venezolanas, entre las que destacan etapas en la Vuelta al Táchira y la Vuelta a Venezuela.

Daniel Willems (1956-2016)

El corredor belga fue un buen ciclista entre finales de los 70 y la primera mitad de los 80. Corredor rápido y con el clásico perfil de los rodadores de su país, capaz de luchas por triunfos parciales y de presentar batalla en las clásicas. Cuatro etapas del Tour de Francia engalanan un palmarés que cuenta con victorias de la talla de la Flecha Valona, la París-Tour o el Scheldeprijs, junto a un sinfín de etapas en importantes carreras como Vuelta a Suiza, Midi Libre o la Setmana Catalana, entre otras.

Fuente: sport.be

Bahman Golbarnezhad (1968-2016)

Ni siquiera los Juegos Paralímpicos se han librado este año de la tragedia. En un circuito peligroso, que ya había dado más que un susto en las pruebas olímpicas, el paraciclista iraní sufría una caída fatal que haría inútil la intervención de los equipos de emergencias. Golbarnezhad competía en la categoría C4-C5 representando a su país por segunda vez, tras haber sido de la partida en Londres 2012.

Diego Suta (1994-2016)

La Vuelta de la Juventud es uno de los grandes eventos ciclísticos de Colombia, una carrera que da las primeras oportunidades de brillar a las jóvenes promesas del país cafetero. Esta edición se tiñó de tragedia en los compases iniciales, con la fatal caída del joven Diego Suta en la segunda etapa. El corredor de Cundinamarca debutaba en la prueba con el club Ciclo Ases de Bogotá. Su fallecimiento causó una gran conmoción en una nación que vive el ciclismo con pura pasión.

Michel Rousseau (1936-2016)

Uno de los mejores velocistas del velódromo en la década de los 50, fallecía en septiembre a los 80 años. El “Forzudo de Vaugirard” fue campeón olímpico de velocidad en Melbourne 56, y campeón del mundo en la misma disciplina dos años después.

Josetxu Pedrosa (1969-2016)

Un infarto acababa en octubre con la vida de uno de los mejores paraciclistas de nuestro país. Paralímpico en Barcelona 92 y Atlanta 96, acumuló 14 títulos de campeón de España, además de ser subcampeón del mundo y plusmarquista mundial de los 1500m en triciclo. Un auténtico luchador que siempre se enfrentó a las adversidades de su salud con optimismo y espíritu de superación, lo que le hizo convertirse en un deportista muy querido y respetado.

Dejan Maric (1991-2016)

Una caída masiva en la carrera ciclista del Monte Wuyi, en China, producía graves lesiones al ciclista serbio, que fallecía instantes después en un hospital de la región. Maric era un ciclista modesto, habitual de las carreras del sudeste europeo, cuyo mejor resultado había sido en esta temporada, cuando lograba terminar tercero en el campeonato nacional serbio de fondo en carretera.

Fuente: newsdujour.fr

Étienne Fabre (1996-2016)

Una de las grandes promesas del ciclismo francés, que acababa de hacer su debut en la élite como stagiaire del conjunto AG2R, fallecía al sufrir un accidente mientras practicaba senderismo en la zona de Chambéry. El joven galo resbalaba en el hielo y caía al vacío más de 300m. Contaba con buenas actuaciones tanto en junior como en sub23, destacando sus buenas prestaciones en la París-Roubaix de su categoría.

Ellen Watters (1988-2016)

La ciclista canadiense fallecía días después de haber sufrido un trágico accidente entrenando, al colisionar con un vehículo durante su preparación invernal. Una desgracia que recuerda a la de la sudafricana Clara Swart, quien falleció hace ya casi seis años. Dos deportistas que encaraban la preparación previa ante una prometedora temporada, que podía suponer el punto de inflexión en sus carreras deportivas, y que veían cómo su sueño se desvanecía de la más trágica de las maneras.

Ferdinand Kübler (1919-2016)

Cuando ya habíamos terminado este artículo, nos encontrábamos con la noticia del fallecimiento de una de las leyendas de la época dorada del ciclismo. El suizo Ferdinand Kübler fue uno de los corredores más reconocibles de los maravillosos años 50. Una auténtica fuerza bruta de la naturaleza, famoso por sus ataques salvajes cual potro desbocado, muchas veces acompañados de gritos y sonidos casi animales. Un ciclista capaz de destrozar cualquier carrera y que ejercía de perfecto antagonista de otro suizo, el elegante y carismático Hugo Koblet. Ferdi cuenta con un palmarés a la altura de su leyenda, con dos Lieja-Bastoña-Lieja o un mundial (en 1951) entre sus logros.

Víctimas de la carretera

Terminamos este homenaje recordando a todos aquellos amantes anónimos de la bicicleta, que han sido víctimas de la carretera. Los atropellos mortales de ciclistas son una lacra que debe erradicarse con trabajo, control, legislación y educación. Desgraciadamente, los pasos dados se muestran insuficientes, por lo que esperamos que cada una de estas vidas haya, al menos, servido para que nuestras conciencias se despierten. Conductores, ciclistas y peatones, tenemos la misión de respetarnos unos a otros, y de ser conscientes de que la vida de padres, madres, amigos, hijas, etc. están en nuestras manos. Ojalá en 2017 no tengamos que volver a derramar lágrimas de rabia ante noticias del periódico que podrían haberse evitado.

Escrito por:
@VictorGavito

Etiquetas
1Comment
  • Juan Manuel Padrón Morales
    Publicado a las 12:38h, 30 diciembre Responder

    Me sumo al deseo para 2017. Ojalá se cumpla, siquiera en parte. Salud, paz y amor para todos/as.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar