Giro de Italia 2017 – Previa 4ª etapa: Cefalù – Etna

En nuestra guía decíamos…

¡Llega la montaña! Este año no hemos tenido que esperar nada. 4ª etapa, y primera gran jornada de alta montaña. Los corredores coinciden en que será una de las jornadas claves y llega muy pronto. Todos aquellos corredores que aspiren a la general y que no lleguen con un golpe de pedal óptimo, podrían perder grandes opciones en la ascensión al Monte Etna. La etapa es muy exigente. 180 km que comienzan con una primera parte llana, hasta llegar a las rampas del Passo Portella Femmina Morta, que endurecerá mucho la carrera y podría consolidar la primera gran fuga numerosa. ¡Ojo a las tácticas desde ya! Asestar un primer golpe importante a los rivales en la primera jornada puede ser un duro varapalo psicológico. El Monte Etna, con 18 km de ascensión final muy exigentes, verá ganar a un escalador, y otorgará la maglia de líder a un candidato más firme con toda seguridad.


HORARIO

Hora de salida:  12:05 h.

Hora de llegada (aprox.): 16:57 h / 17:37 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 13:15 h.

Twitter: @_RoadAndMud.

ANÁLISIS RECORRIDO

En esta edición la primera etapa de alta montaña llega muy temprano, y después del primer día de descanso. Esto puede ser muy bueno, o muy malo, depende para qué y quién. La jornada arranca con los primeros 50 kilómetros llanos, para completar un total de 181 km. La primera dificultad del día se encuentra ya en el km 57, para afrontar una ascensión interminable, Portella Femmina Morta, de 2ª categoría, pero de esos del Giro, porque con 33 kilómetros de puerto, ya se quedarán a gusto al coronar. Lo cierto es que es una ascensión muy tendida, con porcentajes que se mantienen constantes en torno al 5%, con máximas del 8%, por lo que se va muy bien a rueda, y simplemente servirá de desgaste para el plato fuerte que viene después.

Tras coronar la primera gran ascensión de este Giro, llega un terreno de descenso larga, con algún que otro repecho sin categorizar, en el que encontraremos situados los dos TV de la jornada. La cosa ya se pone muy seria a falta de 33 km para la meta, cuando la carretera ya empezará a picar para arriba, con zonas de rampas exigentes. A ese terreno le seguirá un pequeño descansillo, que nos llevará a la pancarta oficial de “comienza puerto”. La ascensión final al Monte Etna (1ª Categoría) tendrá 17 kilómetros, que se moverán en una pendiente media de en torno al 7%. La subida no empieza tan constante como la anterior, sino que goza de continuos cambios de pendiente, alternando zonas más exigentes con pequeños descansillos o zonas en las que el porcentaje disminuye. Las rampas más exigentes se encuentran hacia la mitad del puerto, y llegan hasta un 12%, que tendrán que superar en un tramo de 500 m. Ahí se da comienzo a la parte más difícil de toda la subida. Aquí si, el puerto se vuelve más constante y será la parte determinante, donde se pueden abrir muchas diferencias, como ya hiciera Alberto Contador en 2011, última vez que se ascendió (aunque por otra vertiente), también muy pronto en el Giro, siendo la 8ª etapa, y que le sirvió al pinteño para encarrilar un Giro que luego perdería debido a su sanción.

La parte final de la ascensión vuelve a encontrar algunas rampas que alcanza los dos dígitos. Aquí hay que estar muy bien para seguir a rueda de los rivales si el ritmo es endiablado. Una auténtica tortura hasta el arco del último kilómetro, donde la pendiente descenderá, hasta el punto de convertirse en un falso llano, al 2’7%. El vencedor de la etapa debería poder festejar en solitario, y podría ser el primer gran golpe moral del #Giro100.

FAVORITOS

Lo habitual cuando llegamos a las jornadas de alta montaña, es encontrar gran variedad de escenarios posibles. No obstante, en esta ocasión, las probabilidades parecen estar más reducidas a uno. Una primera batalla entre los favoritos. La fuga no tendrá muchas opciones, para empezar porque las diferencias entre todos en la general también son escasas. De todas formas, seguro que será peleada. Estarán en juego cuanto menos, los puntos de montaña y la visibilidad para los patrocinadores. En ella podríamos ver a Felix Grosschartner, Alex Howes, François Bidard, Natnael Berhane, y por supuesto, a Daniel Teklehaimanot, que tratará de defender su maglia azurra.

Muchos favoritos ya han señalado esta etapa como uno de los días claves. Llega muy pronto en la carrera, y eso es un arma de doble filo. Las fuerzas se supone que están intactas, y más aún después de un día de descanso. Pero no todos los corredores llegan con el mismo golpe de pedal, teniendo en cuenta que piensan en llegar más frescos y con mejores sensaciones a un final de Giro muy exigente, por lo que quizás aún no tienen ese ritmo necesario que pretenden coger en los primeros días.

Al ser el primer gran test, es más complicado saber como responderán los corredores. Si analizamos sus prestaciones en carreras previas, sería de esperar un buen rendimiento por parte del francés Thibaut Pinot, que lleva un año bastante completo y demostró encontrarse a gusto en los puertos italianos durante el Tour de los Alpes. El líder de la FDJ podría tener aquí una buena oportunidad para tomar ventaja, puesto que los días con llegadas en alto y las contrarreloj, parecen ser sus mejores aliados, mientras que le tocará sufrir un poco más en jornadas con puertos más encadenados y sus respectivos descensos. También se espera una buena respuesta de Domenico Pozzovivo o del galés, Geraint Thomas. El primero de ellos está fuerte y se desenvuelve bien en estas jornadas exigentes. El segundo, desde mi punto de vista, es un todoterreno. Tiene mucha calidad para subir con los mejores ahora que hay frescura en las piernas, pero quizás ese no sea el caso más adelante. Debe aprovechar estas primeras jornadas, aunque también podría entenderse que sea cauto, para ver cuál es su límite y tratar de encontrarlo lo más tarde en carrera. Esta última versión quizás lo priva de hacerse con algún parcial, por buscar objetivos más ambiciosos, que está aún por ver si están a su alcance. No obstante, si se viera con la oportunidad de atacar, el británico es un gran candidato para la etapa.

El líder de Barhein-Merida, Vincenzo Nibali, viene de ganar en el Tour de Croacia, pero las ha pasado canutas con corredores de segunda fila si los comparamos con sus rivales actuales. El ‘squalo’ es todo pundonor y garra, y sabiendo que al día siguiente la carrera pasa por Messina (su casa), tratará de hacer todo lo posible por llegar vestido de rosa. El escenario para él es más complicado de lo que parece, porque aunque aún restaría toda la carrera, nadie va a querer dejar ventaja al tiburón, y mucho menos dejarlo crecer en moral desde el inicio. El primero que lo marcará de cerca, y si puede, lo atacará, será Nairo Quintana. Obviamente, si el colombiano se encuentra con las sensaciones que tuvo en la Tirreno-Adriático, tratará de emular a Contador, y asestar un golpe letal en el Monte Etna. Movistar Team tiene equipo para asumir el mando de la carrera, pero quizás sea demasiado pronto para comenzar a desgastar en exceso a sus compañeros. Si consiguiera sacar ventaja, no sería de extrañar que quisiera ceder el rosa en jornadas posteriores. Al final estos primeros días de tanteo entre los grandes capos, pueden beneficiar a otros grandes escaladores que gocen de ligera libertad todavía.

Hay que nombrar, por supuesto, al resto de favoritos a la general del Giro de Italia, y a otros candidatos que llegan pisando fuerte. La lista aún es larga obviamente, pues acabamos de empezar. Adam Yates parece que llega fino, así como Tejay Van Garderen, que estuvo bien en Suiza, o Pierre Rolland, que recuperó su mejor versión hace unas semanas, y que si se viera con los favoritos en el final, seguro que jugaría sus cartas, confiando en tener algo de margen.

Por otro lado, también hay que tener en cuenta a Mikel Landa, que debería realizar un buen papel, aunque quizás sea pronto para destacar. Lo mismo, pero más acentuado, ocurre con Steven Kruijswijk, para el que quizás, esta jornada llegue con demasiada antelación. El holandés finaliza muy bien las grandes vueltas, y seguramente su papel será tratar de minimizar perdidas ahora. Otro de los posibles “afectados” del día podría ser Ilnur Zakarin, a quien se ha visto un poco corto de forma en la que era una de sus carreras predilectas, el Tour de Romandie.

Por último, habrá que estar muy pendientes de  Tom Dumoulin y Bob Jungels, que es el mejor posicionado de la general tras los abanicos protagonizados en la 3ª etapa por su equipo. Sus opciones para el parcial son limitadas, pero aquí veremos un test muy importante para ambos y para la carrera. Sus respuestas pueden condicionar en parte todo el desarrollo de la prueba, puesto que son unos excepcionales contrarrelojistas (especialmente el primero) que todo escalador quiere borrar cuanto antes de las quinielas. Quizás podamos entender algunos movimientos, únicamente por abrir la brecha con este tipo de corredores.

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta:  Thibaut Pinot

Nuestro outsider: [GBR] Geraint Thomas

 Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

Etiquetas
Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar