Giro de Italia 2017 – Previa 18ª etapa: Moena – Ortisei / St. Ulrich

En nuestra guía decíamos…

Jornada made in Tour. De las típicas que terminó de poner de moda Don Alberto Contador con sus explosivos ataques suicidas que tantos minutos de gloria han dado delante del televisor. Etapa muy corta, pero sin un metro de respiro. 137 kilómetros que concentran cinco puertos de montaña, con final en alto incluido. La etapa se presta a la batalla desde el minuto uno. Será un día clave para jugar tácticas dentro de los equipos y buscar dar un gran giro a la general. Se encadenan el Passo Pordoi, el Passo Valparola y el Passo Gardena. La meta, en Val Gardena, tras casi 14 km de ascensión, verá levantar los brazos a uno de los grandes protagonistas de este Giro de Italia con casi toda seguridad. Esperemos que sea uno de esos días que queden guardados en la retina, porque el recorrido da para ello.


HORARIO

Hora de salida:  13:10 h.

Hora de llegada (aprox.): 16:57 h / 17:28 h.

TV: Directo en Eurosport a partir de las 13:00 h.

Twitter: @_RoadAndMud.

ANÁLISIS RECORRIDO

Otro tappone de alta montaña. Como decíamos en la guía, made in Tour. Eso sí, con una característica particular del Giro: los tres primeros puertos pasan de los 2000 m de altitud. ¡Una locura!

La etapa será muy corta, pero muy intensa. 137 km con 5 puertos en el menú. Así pues, la acción comienza practicamente de inicio, y el primer escollo que tendrá que salvar los corredores será el Passo Pordoi (1ª), seguido del Passo Valparola (2ª). Los perfiles de los puertos los podéis ver a continuación. Como comprobaréis, son dos puertos con pendientes muy constantes y que podrían hacer saltar por los aires el pelotón del Giro si los corredores quieren batalla. Ni que decir tiene que es un día clave en el Giro. Todas las clasificaciones estarán en juego en esta jornada. No solo la general y el triunfo de etapas, sino también la clasificación de los jóvenes, por equipos, y especialmente, la maglia azurra, podrían dar un vuelco con tantos puntos de montaña en el zurrón.

¡Esto no para! Tras el descenso, siguen los encadenados. ¡Ni un metro llano! Todo subir y bajar para volver a subir. Los corredores enlazarán con el Passo Gardena (2ª). Otra subida de 9’3 km al 7% de pendiente media, y con máximas del 11%. Los grandes puertos de esta jornada oscilan todos entre los 9 y los 11 km. No son especialmente largos en ese sentido, pero los tres primeros estarán un buen rato por encima de los 2000 metros de altitud, y eso hay que tenerlo en cuenta también.

Tras coronar el Passo Gardena tendremos un largo descenso, que se verá interrumpido por el Passo Di Pinei (3ª), una subida de 4’2 km muy irregular, que llega a tener 3 km por encima del 8’4% y tramos que superan el 15% de pendiente máxima. Después, el descenso continúa, más pronunciado, hasta bajar considerablemente la altitud y encarar el último puerto de la jornada, Pontives (1ª).

Pontives (1ª) serán 9’3 km de ascensión que se van endureciendo a medida que avanza. Los últimos 3’5 km serán por encima del 9’3% y tendrán rampas del 12% en sus últimos metros. Pero ¡OJO! que no nos engañen, porque la pancarta de fin de puerto está situada a 4 kilómetros de la meta. Ahí se repartirán los puntos para la maglia azurra, pero aún restarán 4 km tendidos, picando para arriba, en los que estarán en juego la etapa y un tiempo muy valioso para la general. Este final se puede “hacer bola” a más de uno, que cuando ansía el final del puerto, todavía le espera este ‘regalito’. Para colmo, dentro del último kilómetro, todavía encontrarán una rampa exigente, al 13%, que terminará de dinamitar las piernas de los corredores. Los últimos metros, sobre pavé, verán festejar seguro a un gran protagonista de este Giro por méritos propios.

FAVORITOS

Una jornada de alta montaña. Cuatro grandes puertos concentrados en 137 km, así que es de esperar que solo pueda vencer un gran escalador. La victoria de etapa puede darse en diferentes escenarios. El primero de ellos es la fuga, aunque no lo tendrán fácil, y es probable que solo alguno de ellos consiga triunfar tras una cabalgada para enmarcar. El segundo pasa por un control de la etapa por diferentes equipos, que la jornada vaya muy rápida, y todo se decida en el último puerto entre los favoritos. Como opción menos probable sería que se montase un zafarrancho de combate, con ataques de alguno de los más peligrosos de la general (algún Top5) en los puertos encadenados. Esto último parece que queda más para nuestro particular ciclismo ficción desde el sofá. En cualquier caso, se espera una gran etapa. En estos recorridos tan cortos suelen ir muy rápido los corredores, y suele verse un bonito espectáculo, tanto en la lucha por la etapa como en la lucha por la general. Ta veremos si ambas van de la mano. Así pues, vamos con los posibles protagonistas de este tappone 2.0.

El primero de ellos es Mikel Landa. Esta parece otra de esa jornadas que podría haber diseñador la mismísima señora Meana. Perfecta para el alavés. Recuerda a la etapa que venció en Andorra en La Vuelta 15′, también muy corta y con un puño de puertos de entidad. El gran escalador vasco tiene una espinita que sacarse. Después de su exhibición en la etapa reina de este Giro, se le escapó la victoria en los últimos 75 metros, en la curva final. Como él mismo ha reconocido, le ha resultado muy complicado encontrar una motivación después de su caída camino del Blockhaus (culpa de la tristemente famosa moto), ya que venía a por la general y se veía con opciones de luchar seriamente por ella. No obstante, no nos cabe duda que este magnífico ciclista volverá a atacar, para tintar de épica otra etapa, y dejar su huella, en la memoria de los aficionados, y esperemos que esta vez, también con el premio que merece para su palmares. Disculpad la efusividad, pero siento predilección por aquellos ciclistas que hacen grande este deporte y nos brindan siempre que pueden un gran espectáculo. Mikel puede ganar desde el grupo de favoritos, pero el ya vive este Giro por y para el espectáculo, además de que también tiene a tiro la maglia azurra, y con más de 100 puntos en juego será otra jornada clave para la misma, así que es de esperar que busque una nueva heroicidad desde la escapada.

Otros candidatos a formar parte del corte podrían ser: Igor Antón, al que hemos visto también muy bien estos días. Es probable que el escalador del Dimension Data vuelva a probar, y tiene una gran oportunidad de estar en la escapada del día que se formará en el Passo Pordoi. Otro que va a más y está siendo una de las revelaciones es el joven checo Jan Hirt. Es probable que volvamos a ver al del CCC dando guerra. No podemos olvidar tampoco a Pierre Rolland, que resolvió de manera espectacular la numerosa fuga en Canazei y veremos si mañana tiene gas para volver a probarlo. Motivación no le va a faltar. También están Simone Petilli, Cristian Rodríguez o Tejay Va Garderen, otro que aunque con poco éxito, también está siendo activo estas últimas jornadas.

Otros posibles interesados en coger la escapada, pensando también en mejorar puestos en la general, podría ser Dario Cataldo para tratar de emular lo que hizo el esloveno Jan Polanc en esta última jornada en la que recuperó una gran renta en la gran fuga bidón de este Giro. Veremos si el italiano quiere o puede embarcarse en una aventura de tal calibre y si el del equipo Abu Dhabi no paga los esfuerzos en Ortisei.

Fácilmente también veamos muy activos en la primera parte de la etapa a Luis León Sánchez y a Omar Fraile, que pelearán todo lo que puedan por sumar puntos de montaña. La maglia azurra será otra bonita lucha que queda por delante. Eso sí, a ambos, la etapa les puede resultar demasiado dura, principalmente teniendo en cuenta que en esta ocasión finaliza en alto con un puerto de gran entidad y que ya les hemos visto algunos síntomas de flaqueza tras todo el desgaste que llevan encima.

De los hombres de la general, Steven Kruijswijk es de los más valientes, y no sería de extrañar que quisiera sorprender desde la escapada como ya trató de hacer en el Mortirolo. Un movimiento suyo pondría la carrera patas arriba, aunque no es el mismo del año pasado. Hay que recordar que llegó a la carrera con unas costilla rota, tras una caída en Yorkshire.

El resto de hombres fuertes de la general cuesta verlos atacando de inicio para buscar una escapada, a pesar de ser un parcial de “solo” 137 km. Como mucho, es posible que Movistar repita jugada con Andrey Amador, que eso si, cada vez es menos amenaza para el resto de rivales. No obstante, es probable que por diferentes intereses, si no es un equipo puede que sea otro, el ritmo en el pelotón sea elevado, no se deje marchar mucho la escapada, y la victoria se maneje siempre en el grupo de favoritos. Es una opción también muy viable. Todo dependerá de como vaya la carrera, y de las ambiciones de los líderes. Quizás el ruso Ilnur Zakarin, si se encuentra bien, sea de los más ofensivos. Sus opciones son grandes en esta jornada para conseguir el triunfo. El puerto final se le adapta, y ha dado al palo en dos de los finales en alto. Habrá que ver si quiere atacar de lejos para abrir diferencias, o si aboga por sus opciones de etapa en Pontives.

Indistintamente de si la etapa está en juego o no, la pelea que todo el mundo tendrá presente es el duelo entre Tom Dumoulin Vs Nairo Quintana. El tercero en discordia es Vincenzo Nibali, y mucho ojito también con el tiburón, que va camino de repetir la hazaña del año pasado. Tanto el italiano como el colombiano son los principales favoritos para la etapa y para ganar tiempo de cara a la general, pero esto no es sota, caballo y rey. El holandés, a pesar de su inoportuno apretón, después pudo apretarse un poco más y salvar los muebles. Sigue de rosa y no va a dar su brazo a torcer fácilmente. Tendrán que aprovechar esta jornada para sacarlo más tiempo, porque como hemos visto, aunque acabe en alto, llegando al último puerto con él, va a ser complicado abrir diferencias, e incluso podría terminar batiendo al resto.

En cuanto al resto de hombres que ocupan el Top10, tenemos a un Domenico Pozzovivo que está en buena forma, y que debería mantenerse más o menos en el nivel que está. Después a un Thibaut Pinot que va un poco a menos, pero que este tipo de jornada le va un poquito mejor, y sigue cuarto, así que no podemos olvidarlo. Probablemente atacará para optar al podio, ya sea de una manera u otra, pero a alguien de los de delante querrá sacar del cajón. Entre Bauke Mollema, el ya mencionado Kruijswijk, y los jóvenes Bob Jungels, Adam Yates y Davide Formolo parece que estarán las últimas plazas. Estos tres últimos además, sigue con su igualada batalla por la maglia bianca. Cualquiera se atreve a pronosticar nada, y menos aún con el mordisco que ha pegado Jan Polanc, que está haciendo un Giro para enmarcar, y veremos hasta donde puede llegar después del esfuerzo de esta última jornada.

ZONA APUESTAS

Nuestra apuesta [ESP] Mikel Landa

Nuestro outsider [RUS] Ilnur Zakarin

 Escrito por:
Álvaro Bartolomé Quevedo. @Alvaro_Queve

1Comment
  • zero
    Publicado a las 12:35h, 25 mayo Responder

    Ojalá y se tire Nibali en el descenso del Passo Gardena a 50kms de meta. Puede dar un vuelco a la carrera y sobretodo espectáculo

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar