Entrevista con Enric Mas. La sonrisa del futuro

Enric Mas Nicolau, nacido en Mallorca en 1995, es una de las grandes esperanzas de nuestro ciclismo. Poco tiempo después de confirmarse su salto al WorldTour en 2017, de la mano del potente Etixx-QuickStep, nos concede una interesante entrevista en la que repasamos su prometedora carrera. Nos atiende por teléfono mientras se prepara para salir rumbo a Francia y participar en el Tour de Alsace.

Lo primero que llama la atención de Enric es su buen humor y simpatía, contagia ilusión y ganas de triunfar en este deporte, pero, pese a su juventud, teniendo las ideas muy claras, consciente de sus puntos fuertes y débiles.

La ambición de crecer en este deporte le ha llevado a salir muy joven de su casa. Como él mismo nos contaba, en Mallorca son pocas las carreras, concentradas en el verano, y para poder competir en más carreras, tomó la decisión de dar el salto a la Península. “Tres compañeros de las Baleares se fueron al conjunto AEL, un equipo valenciano con raíces y dirección vascas. Ellos eran un año mayores que yo, y un año después, en cadetes, me fui con ellos”.

Sus buenas actuaciones en cadetes le valieron para pasar, en su primer año como juvenil al conjunto castellonense Castillo de Onda, dirigido por José Cabedo. “Es uno de los años, junto al actual, en el que más disfruté de la bicicleta. En el equipo coincidimos un grupo de chicos que nos llevábamos muy bien, y José Cabedo nos trataba genial. Cuando había que ser serios lo éramos, pero teníamos muy buen rollo entre todos y cuando tocaba estar de broma lo pasábamos muy bien. Un ambiente como el que creaba José en el equipo era muy bueno para crear unión y estar siempre motivados”.

01
Fuente: pedaleo.com

Su talento y la evolución que estaba mostrando como ciclista, hacen que Fran Contador cuente con él para el proyecto apadrinado por Alberto Contador. El equipo de la Fundación Contador nace ese año convirtiéndose en uno de los equipos más potentes del ciclismo junior de nuestro país. “Cogieron casi todo lo mejor que había en España. Ganamos muchísimas carreras. Con José Luis de Santos como director aprendimos muchísimo, es un auténtico crack”. Pertenecer a una estructura con tantos corredores capaces de triunfar, es algo que comienza entonces a ser parte habitual en la carrera del ciclista mallorquín. “Se llevaba bien el hecho de tener muchos corredores que podían ejercer de líderes, porque había buen ambiente, sin malos rollos. Pero era diferente que con Cabedo; todo era más serio, más “profesional”. De hecho, la gran mayoría de los que arrancamos en el proyecto, nos quedamos al menos dos años”.

En 2014 debuta en sub23, siempre de la mano del conjunto de los hermanos Contador, y se adapta rápidamente a la categoría. “Fue muy buen año para ser el del debut. Logré buenas actuaciones en la Vuelta a Bidasoa y en la Vuelta a Palencia, en la que terminé tercero, Me encontré muy bien en Course de la Paix, en la República Checa, en la que logré un buen resultado en la general (4º)”. Echando un vistazo a la general de aquella carrera, podemos ver nombres que ya suenan en el ciclismo como Samuel Spokes (Drapac), Alexey Vermeulen (LottoNL), Robert Power (Orica) o Luka Pibernik (Lampre) entre otros.

El premio a su gran temporada llegaría en el invierno. “Estaba en Madrid, en Pinto, en el hotel del equipo, y me llamó Fran (Contador) para decirme que quería darme una noticia: iba a formar parte de un stage de pretemporada con el equipo Tinkoff. Es un recuerdo muy bonito y fue una gran experiencia compartir pretemporada con los profesionales”.

Aquellos días de convivencia con grandes ciclistas del WorldTour supusieron un gran aprendizaje, pero no solo en la parte positiva. Cuando le preguntamos por su gran año 2015, nos sorprende con su respuesta: “Tuve buenos resultados, pero no fue un año fácil para mí. No encontraba las mejores sensaciones en la bicicleta y me costó mucho arrancar la temporada, no lograba estar cómodo. Creo que, con el subidón de estar con los Tinkoff, me despisté un poco. En el fondo me vino bien para darme cuenta de que hay que estar más concentrado y que no me vuelva a pasar”. En la Vuelta a Bidasoa, volvía a recuperar el golpe de pedal y a impresionar con su lucha con los Julen Amezqueta, Steven Calderón o Jaime Rosón. “Ahí empecé a andar mejor y logré mi primer buen resultado de la temporada (2º en la general y ganador de la etapa de Orio)”.

Josean Fernández Matxín se fijó en él y se puso en contacto con su director para valorar la posibilidad de pasar al Klein Constantia. Con el visto bueno del director del conjunto checo, René Andrle, se produjo su fichaje por el equipo filial de Etixx-QuickStep. Se producía así un curioso cambio de cromos, pues Álvaro Cuadros, con quien había coincidido en la Fundación Contador en juveniles, dejaba el por entonces AWT-GreenWay de vuelta al equipo amateur español.

02
Álvaro Cuadros y Enric Mas en 2013. Fuente: diariodemallorca.es

Podemos ver en este momento una constante presente en la carrera de Enric: de nuevo hacía las maletas en busca de nuevos retos y objetivos ambiciosos, y otra vez en una potencia de la categoría continental profesional, con algunos de los mejores corredores del panorama mundial sub23. “La adaptación se hizo fácil. Es como un equipo WorldTour, con corredores de muchos países (13 ciclistas de 9 nacionalidades distintas), así que el idioma del día a día es el inglés y te entiendes y diviertes con todos. El objetivo de alcanzar la máxima categoría es común, así que todos trabajan mucho y nos dejamos el alma en cada entrenamiento y cada carrera”. Al hablar de un equipo así, no nos resistimos a sentir cierta envidia y soñar con estructura similar a esta o al BMC Development o al Axeon, por ejemplo, en España. Enric nos dice que “hace falta mucho dinero para mantener un equipo de estas características, pero está claro que sería fundamental para dar mayores posibilidades a los corredores españoles. Necesitaríamos que pasara como antiguamente, cuando había equipos para elegir”.

Estar en una escuadra de la talla del Klein Constantia le ofrece la posibilidad de disfrutar de un calendario de gran nivel. “Hemos estado en casi todas las carreras importantes del calendario europeo sub23, a excepción de Ronde l’Isard, con lo que hemos tenido muchas oportunidades de dejarnos ver”.

La temporada 2016 no puede ser mejor para el corredor mallorquín. “Hice buen invierno para prepararme para la carrera de casa, la Challenge de Mallorca. Las concentraciones de pretemporada del equipo, con tres stages de entre diez y doce días cada uno, es lo que mejor me vino. Me hizo trabajar mucho, cuidarme, y al mismo tiempo disfrutar”.

En el Trofeo Serra de Tramuntana, la jornada más dura de la Challenge, lograba llegar en 21ª posición, siendo el mejor de la selección española y mostrando que comenzaba la temporada en muy buena forma. Portugal sería el siguiente gran objetivo del año: “Dos semanas de irnos a Portugal a correr en marzo con el equipo, sufrí un atropello en Mallorca. Llegué al Troféu Alpendre y a Alentejo con dudas. Por si fuera poco, en la primera etapa de Volta ao Alentejo, tuve una caída muy fuerte, en un descenso me empotré contra un coche y le rompí la luna trasera. Pero me levanté y cogí al pelotón a falta de 2km a meta para terminar séptimo en la etapa. El equipo decidió confiar en mí tras ese gran resultado, aunque yo en la segunda etapa no sabía cómo me respondería el cuerpo después de las dos caídas. Pero todo salió bien y pude vencer aquella etapa y al final lograr la general en el último día”.

03
Fuente: diariodemallorca.es

Una caída en el Giro del Belvedere días después, le obligaba a hacer un parón por una fisura en el escafoides, para volver a la competición en la Carpathian Race polaca. “En Polonia apostamos por buscar la victoria con el neozelandés Hamish Schreurs. Fue una gran carrera, en la que conseguimos la general y yo pude hacer también un buen puesto (6º)”.

El segundo pico de forma de la temporada vendría en el mes de junio, con brillantes actuaciones en Tour de Savoie (1º en la general) y en el Giro della Valle d’Aosta (2º en la general). “Aosta tiene un gran nivel, pero creo que Savoie fue más dura, o al menos íbamos más rápido. La ronda francesa fue más especial, porque no tenía muy claro cómo iba a rendir, mientras que en Italia ya venía de ganar y sabía que llegaba bien de forma. La general en Savoie la logré gracias a la crono del penúltimo día, donde conseguí sacar unos segundos importantes y ya en la última etapa entré segundo, de la mano con Tao Geoghegan Hart para asegurarme la victoria final”.

Tal salto de calidad no podía pasar desapercibido, y llegaron las ofertas para alcanzar el sueño de correr en el WorldTour. “Tuve ofertas de Movistar y del Etixx. En mi opinión, para un corredor joven como yo, era mejor el equipo belga, porque, aunque también haya que trabajar para los líderes en algunas carreras, hay más libertad y oportunidades de dejarse ver, así que tuve claro cuál sería mi opción preferida. Además, al hacer las concentraciones en los mismos hoteles que el Etixx, ya conocía a la gente y eso siempre ayuda”.

Pero antes, aún quedan objetivos por cumplir en esta temporada. En el más inminente, el Tour de Alsace, Enric tiene claro cuál es su papel. En su respuesta nos deja ver otro aspecto digno de un gran campeón: “Pedí al equipo estar ahí para trabajar por mis compañeros. Quiero devolverles todo el trabajo que han hecho por mí a lo largo del año, porque han sido grandes compañeros y pienso que se merecen tener la misma oportunidad que yo”. Será una de las últimas participaciones del balear con el conjunto checo, aunque también le queda el Piccolo Giro di Lombardia, una clásica que viene muy bien a sus características.

Con la selección española, espera cerrar la temporada a lo grande. “Aún no ha salido la selección para el Tour del Porvenir, pero imagino que estaré con Cristian Rodríguez, no sé si irá Iván Cortina… Si llego allí en la forma que estoy ahora, creo que puedo hacerlo bien y disputar la general”. Las expectativas son altas para la suceder a Marc Soler en la gran ronda gala, pero el año no se acaba ahí, pues luego llegará el Campeonato Europeo: “Me han dicho que es un circuito muy duro, así que se adapta bien a mis características”. El Mundial de Qatar, en cambio, no es su terreno, pero espera “estar allí para ayudar a Cortina, que está entrenando muy duro para hacerlo bien en Doha”.

Sobre su compañero y compatriota Iván García Cortina, una de las grandes promesas de nuestro deporte para las clásicas, nos dice que “es muy buen corredor, le encanta el ciclismo y lo vive desde dentro. Creo que está difrutando mucho. No sé si tiene algo para este año, pero si no es este, el próximo dará el salto seguro”.

En su llegada al Etixx irá acompañado por dos compañeros de equipo, el alemán Maximilian Schachmann, “una fuerza de la naturaleza, en la CRE de Aosta nos llevaba con el gancho todo el rato”; y el francés Rémi Cavagna, que “tiene un motor brutal, por el llano va exagerado. Yo creo que gana carreras porque se aburre en el pelotón”. Dos corredores muy del gusto del conjunto belga, “muy buenos para las clásicas, y además muy buenas personas”.

000000
Fuente: marca.com

El WorldTour permitirá a Enric conocer nuevas carreras, y nos confiesa que le haría especial ilusión correr las pruebas de casa: “Me apetecen mucho Volta a Catalunya y, sobre todo, Vuelta al País Vasco. Y si pudiera estar en Vuelta a España mejor que mejor, pero el calendario no va a ser un problema”.

De la situación actual del ciclismo español, echa en falta la existencia de carreras de categoría .2: “Para los corredores jóvenes, competir contra los WorldTour es un auténtico lujo, y si brillas en una carrera .1 o .HC se te abren todas las puertas; pero lo ideal es poder medirte con los propios rivales, que tienen la misma edad que tú y que, al final, juegan con las mismas cartas. Es ahí donde los equipos pueden ver quiénes son los talentos que valen”.

Nos despedimos de Enric Mas deseándole suerte en el final de temporada y esperando verlo brillar en las grandes pruebas del calendario mundial. Al colgar el teléfono, aún nos sentimos contagiados por su alegría y cercanía. El Etixx se lleva una joya dentro y fuera de la carretera. Los aficionados españoles tenemos razones para soñar con el futuro de nuestro ciclismo.

Entrevistado:
@EnricMasNicolau

Escrito por:
@VictorGavito

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar