Entrevista con Egoitz Agirre (Delko Marseille)

Primero de todo muchas gracias por atendernos, Egoitz. Siempre es bueno conocer los diferentes puntos de vista de los miembros del staff ciclista, ya que, como tú bien sabrás, detrás de los ciclistas hay un mundo gigante.

Gracias a vosotros. La verdad que, como bien dices, dentro de un equipo ciclista hay mucho mas que los 8-9 ciclistas que vemos en la carretera.

Como se puede ver por tu instagram o twitter, a parte de asistir y ayudar a los ciclistas, también eres un gran practicante del deporte. ¿Te hubiese gustado ser ciclista profesional?

Creo que todos los que alguna vez hemos competido en bici hemos tenido ese sueño. Pero yo siempre fui realista y sabia que no tenía el nivel para dar el gran paso. Eso sí, me cuidaba mucho, entrenaba mucho, y disfrutaba muchisimo del ciclismo.

egoitzi

Cuéntanos, ¿cómo te metiste dentro de este mundillo? ¿En qué equipos has estado?

Como ciclista empecé por un tio mio que compitió hasta amateur. Empecé en las escuelas de mi pueblo, Mungia, luego en amateur pasé al Opel Ibaigane de Igorre y después estuve 3 años en el Lizarte de Manolo Azcona. Como masajista/auxiliar empecé con el equipo de la Fundación Euskadi; Naturgas en aquella epoca. Dejé de competir en 2008 y ya en 2009 empecé con ellos. Tragué mucho barro, como suele decirse. Varios años en equipos amateurs, equipos de chicas… hasta que tuve la oportunidad de estar en un equipo profesional.

Suponemos que de todos los equipos en los que has colaborado, uno de los que más cariño guardas es el Euskaltel ¿Cómo recuerdas esa gran familia que formasteis?

Ese equipo era un poco como una selección de Euskadi. Al fin y al cabo llevábamos un país en la camiseta, y para un vasco como yo fue un orgullo. Yo estuve con ellos el ultimo año, así que el recuerdo es agridulce.

En el momento que os comunicaron la desaparición del equipo ¿qué pasó por tu cabeza?

Yo, como he dicho antes, he tragado mucho barro en esto del ciclismo, pasando por equipos amateurs varios años, equipo amateur francés… Así que cuando supimos que el equipo no seguía, me lo tomé con calma y pensando que ya llegaría algo. Tuve la suerte de que Jorge Sanz, que por esa época estaba en Lointek, se acordara de mí. Y aunque todos sabemos cómo está el ciclismo femenino a nivel económico, para mí fue una gran experiencia humana y profesional. Sinceramente creo que crecí mucho ese año profesionalmente.

A partir de tu experiencia en el ciclismo femenino con el equipo Lointek ¿Qué diferencias ves entre el ciclismo masculino y femenino en tu trabajo?

El trabajo en sí es el mismo prácticamente. Cambia que estás tú solo para atender a 6 ciclistas, cuando con los chicos estamos 3 masajistas siempre. Y también el aspecto emocional es diferente. A las chicas hay que protegerlas más.

Ya que estamos hablando de ello, ¿crees que se debería de valorar más el ciclismo femenino? Nos referimos a que es cierto que estos últimos años está ganando protagonismo y fuerza, pero sigue estando bastantes escalones por debajo del ciclismo masculino.

Se debe valorar mucho más el esfuerzo que hacen, por supuesto. Muchas de ellas trabajan o estudian a parte de andar en bici, y eso es un mérito tremendo. Cuando veo por ejemplo a Ane (Santesteban) o Sheyla (Gutiérrez), cómo entrenan, se cuidan, concentraciones en altura, etc, a pesar de un sueldo que no está acorde a su dedicación; pues solo queda animarlas para que sigan.

con sheyla

Y finalmente llegaste al equipo que es ahora tu casa y en el que ya llevas unas cuantas temporadas, ¿Cómo fue el tener que emigrar a Francia para irse a la Pomme?

La historia es curiosa. Yo había hecho 2 carreras con un equipo amateur francés en 2014 y La Pomme tenía que ir a la Clasica de Ordizia y se quedaron sin masajista a última hora. El manager del equipo llamó al director del equipo amateur para preguntarle por algún masajista y le dio mi telefono. Y asi llegué a lo que hoy es Delko. Hice Ordizia con ellos, quedaron contentos y rápidamente me ofrecieron un contrato para 2015. La verdad que me pareció una oportunidad buena para descubrir un ciclismo, una vida y un idioma diferente, y no tuve dudas. Han confiado en mi, y me siento muy valorado por corredores, directores, compañeros… Estoy muy contento la verdad.

– Hablando de resultados, este año las cosas no están acabando de salir del todo bien, y aunque es cierto que habéis rozado más de una vez la victoria con Yannick Martínez o Evaldas Siskevicius, parece ser que no se acaba de rematar. ¿Preocupa al equipo la falta de victoria en este momento de la temporada?

Te mentiría si te dijera que no preocupa. Puedes buscar 1000 excusas, pero un ciclista profesional quiere ganar siempre. Tenemos a Delio Fernandez que ha cosechado muy buenos resultados y nos da mucha presencia en carrera, pero al final lo que cuenta aqui es ganar. Llevamos un mes a buen nivel colectivo, corriendo muy bien, y espero que esa victoria no tarde en llegar.

Volviendo hablar de ti, háblanos un poco más de tu labor dentro del equipo ¿Cuáles son tus funciones como asistente?

Pues este año el manager me ha dado un poco mas de responsabilidad. Me puso un poco a la cabeza de los masajistas y me permitió traerme un masajista que yo consideraba que se merecía estar en un equipo profesional. No dudé y aunque realmente no le conocía mucho sabía que se adaptaría muy bien. Así que Gabi está también con nosotros este año. Soy el encargado de organizar un poco todo el trabajo relativo a los masajistas, organizar el día a día en las carreras incluso cuando no estoy presente. También me encargué de hacer el pedido de nutrición a Isostar para todo el año. Es un poco más de responsabilidad el hecho de tener todo controlado, que todo esté bien cuadrado, pero me está ayudando mucho a mejorar como auxiliar.

Y un día de trabajo en la vida de Egoitz Agirre ¿cómo es? Podrías decirnos que haces desde el momento en el que te levantas hasta que acaba la jornada?

Pues la alarma normalmente suena entre las 6:30 y 7:30. Lo primero que hago es preparar la mesa del desayuno para los corredores. Pongo a su disposición los cereales, mermelada, pan, miel… para que cuando ellos bajen a desayunar lo tengan todo a mano y preparado. Después suelo preparar los bocadillos para el staff para comer durante el dia y preparo el avituallamiento para los corredores (panes de leche con jamón/queso, con mermelada, con miel, con Nutella…). Después nos encargamos de recoger y cargar en el camión todas las maletas de los corredores y salimos para la etapa. Durante la carrera voy al avituallamiento a dar las bolsas, y de ahí a meta. En meta, si hay podium voy con el ciclista para atenderle y después al hotel. Una vez en el hotel, 2 o 3 masajes de entre 45′ y 1h dependiendo el tiempo que tengamos, y a cenar. Dependiendo de si el dia siguiente nos vamos pronto del hotel o no, después de cenar aún aprovechamos para adelantar trabajo para el dia siguiente (bidones, avituallamiento, limpiar el interior de los vehiculos…). Normalmente nos acostamos sobre las 10 de la noche.

egoitzagirre

Tantos años en el mundo del ciclismo, seguro que tendrás mil y una anécdotas que contar. ¿Nos podrías explicar alguna?

Pues en la primera Paris-Roubaix que hice con Euskaltel, tenía como mision cubrir los 2 avituallamientos más alguna salida de sector con ruedas y bidones. Es bastante estresante, ya que hay mucha gente y hay que estar rápido. Después de cubrir un tramo, iba hacia el siguiente cuando llegué a un cruce por el cual pasaba la carrera. El hombre que cubría el cruce me hizo parar un momento para seguidamente darme paso. Cuando miré adelante tenía unos 6-8 ciclistas por delante. Lo peor fue cuando miré atrás por el retrovisor y vi a todo el pelotón. El hombre del cruce me dio paso entre la fuga y el pelotón cuando apenas habia 30″ de diferencia. Me comí una bronca enorme.

Venga te lo vamos a poner complicado ahora, si tuvieses que elegir una carrera y un día que jamás olvidarás ¿Cuál sería?

En profesionales la carrera que más me gustó fue el Giro, sin duda. Pero como auxiliar el día que más he disfrutado fue cuando mi amigo Martin Iraizoz ganó la etapa reina de la Vuelta a Salamanca. Estaba alli de auxiliar con el Lizarte y fue muy bonito el abrazo que nos dimos en meta. Habíamos pasado un mes juntos en mi casa entrenando mucho, cuidandose mucho y fue el premio al trabajo realizado.

Y la última, ¿Cómo ves el ciclismo vasco y español en general? Es cierto que sufrimos la desaparición del Euskaltel, pero parece que proyectos como el Murias vuelven a dar vida a un estilo y un sentimiento que no debería acabar nunca en el mundo de profesionales como es el ciclismo vasco.

Lo comparo con Francia, donde hay carreras prácticamente todas las semanas del año, hay 9 equipos profesionales… y es para echarse a llorar. A nivel deportivo creo que hay muy buenos ciclistas que vienen, pero es cierto que falta algún gran equipo más. A nivel de Euskadi, Murias está dando la cara en cada carrera que va, muy contagiados por el carácter de Jon Odriozola de pelearlo todo. Merecen una oportunidad de subir un peldaño y asentarse como equipo vasco que nos represente, como fue Euskaltel en su dia. Ojalá lo consigan.

¡Muchas gracias!

Entrevistado:
@egoitzi

Entrevistador:
@DaniEscribano27

Fotos: instagram de Egoitz Agirre

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar