Entrevista con Miguel Ángel López

Miguel Ángel López (Pesca, Boyacá, 1994) responde a nuestra llamada desde la concentración de Astana, en Calpe. El colombiano conoce bien la zona de Alicante, puesto que durante la temporada europea reside próximo a la localidad de Alcoy. Nos dedica su tiempo con amabilidad y responde a todas nuestras preguntas con seriedad y criterio, demostrando que pese a su juventud tiene las cosas muy claras y muchas ganas de triunfar en el ciclismo. “Supermán”, con su educación y sencillez, nos cautiva desde el primer momento de la entrevista.

Comenzamos repasando sus orígenes deportivos. Miguel Ángel nos cuenta cómo se fue adentrando en el mundo de la bicicleta: “Comencé yendo en bici al colegio, desde los 15 años hasta dos años después. Cuando acabé los estudios mi padre me compró una bici y empecé con el ciclomontañismo. En el pueblo de donde soy había una persona que conocía algo sobre ciclismo, y fue quien me llevó a correr ciclomontañismo. Después de ver que ya me estaba acercando a los mejores en esta disciplina, me dijo que si quería hacer algo en la vida con el ciclismo debería enfocarme en la ruta. Lo pensé y vi que necesitaría comprar otra bicicleta. Me pongo a trabajar y consigo comprarme una. Al principio no me hago mucho a ella y salgo menos, porque es muy diferente al ciclomontañismo, pero dos o tres meses después empiezo a salir más lejos y a acostumbrarme a la bicicleta”.

No tardaría en destacar “Supermán” a lomos de su nueva bicicleta: “Empiezo en una cronoescalada a El Crucero, en Sogamoso, donde ahora vivo, y hago un tiempo muy bueno. Todos quedan muy sorprendidos, y el “profe” Rafael Acevedo, el técnico de la escuela de ciclismo de Sogamoso, me llama al poco tiempo y ya empiezo con él”.

El boyacense le debe toda su progresión en el ciclismo colombiano a Rafael Acevedo: “Empecé con él y poco a poco me supo llevar. Empezamos a finales de 2011, corrí la Vuelta al Porvenir en Colombia. En segundo año juvenil volví a la Vuelta al Porvenir y poco a poco fuimos creciendo. Estuve con él hasta el año pasado, cuando logramos la Vuelta de la Juventud y nos entrenamos muy bien para el Tour de l’Avenir”.

Miguel-triunfo
Foto: Federación Colombiana de Ciclismo

Llega entonces el momento clave de su carrera, que le permitirá dar el salto a Europa después de formarse en el exigente ciclismo colombiano. “Hicimos unas carreras en Italia antes del Tour de l’Avenir y vi que era un poco complicado, que el ritmo era totalmente diferente, y lo único que me consolaba era que había buena montaña. Las tres etapas de alta montaña del Tour de l’Avenir eran mi única esperanza. Tenía que aguantar todo lo posible para llegar a la montaña con el menor tiempo perdido posible. Ya la montaña nos pondría a cada uno en su sitio”.

La gran victoria en el Tour de l’Avenir supuso un antes y un después para Miguel Ángel López, que saltaba a la fama en el mundillo ciclista, saliendo de cierto anonimato al menos en Europa. “Fue un cambio grande, al pasar a ser un corredor más reconocido y a dar que hablar. Es un poco más de responsabilidad, pero es algo normal y que hay que saber gestionarlo. Ahora hay muchas entrevistas, y es lógico que haya que darle tiempo, es importante. En el equipo me tratan muy bien y esto me ayuda bastante”.

La carrera de Miguel Ángel López se disparó en pocos años. De correr en Colombia, la victoria en l’Avenir le llevó a conseguir un contrato con uno de los equipos más potentes del WorldTour, el Astana. “Un cambio que yo soñaba, pero que realmente no imaginaba que sucediera tan rápido. Llegó así y era un premio a lo que había trabajado físicamente y en la mentalidad para cumplir mis sueños. A pesar de tener poca edad, me siento muy bien y el equipo demuestra que tiene confianza en mí”.

En 2015 llega el debut en el WorldTour, concretamente en la Volta a Catalunya, donde los problemas físicos y de preparación complican las cosas al boyacense. “Venía de correr toda la temporada de Colombia, y no sabía que el equipo hacía las concentraciones en noviembre, así que me pilló un poco desprevenido. Me afectó a la concentración, tuve que viajar. No me dio tiempo de hacer preparación, de descansar, y entonces empecé sin base de nada y comenzaron los problemas de rodilla. Después hicimos fisioterapia y poco a poco me fui encontrando mejor”.

Pero no tardaría el gran talento colombiano en dejar ver su clase ante los gallos. Le preguntamos por una Vuelta a Suiza en la que acabaría séptimo y se codearía con los favoritos en etapas de gran dureza y exigencia: “Llegaba con confianza porque en mi primera carrera tras la lesión, en Turquía, y con pocos días de entrenamiento, conseguí un décimo lugar en la general y segundo en una etapa. Con esa motivación me preparo para llegar bien a Suiza y me doy cuenta que hay que tener cabeza, ponerle mucha mentalidad para entrenar fuerte. De ahí logré una muy bonita actuación que me motivó para las demás carreras del año. Para ser mi primer año y empezar sin experiencia, probando las carreras, me pareció muy bueno”.

bettiniphoto_0206152_1_full_670
Foto: Bettini Photo / Fuente: cyclingnews.com

Todavía quedaban grandes momentos en su debut profesional. La primera victoria llegaba en la Vuelta a Burgos, en el final en el Valle del Sol, en una carrera que dominó su equipo, el Astana. “Esta carrera fue muy bonita, con los diez primeros de la general a escasos segundos La etapa que gané fue una de las que habíamos ido a reconocer anteriormente. No esperaba ganar, pero ese día ya desde la mañana pensaba que esa etapa se decidiría en un sprint de un grupo pequeño. Salí con mucha iniciativa y al final se dieron bien las cosas. Después de la Vuelta a Suiza tuve que parar de nuevo a recuperarme, porque terminé muy molido. En Burgos tenía muy pocos días de entrenamiento y creo que eso me pasó factura en la última etapa”.

En su primer año, también ha podido descubrir clásicas como San Sebastían, Milán Turín o el Giro del Piamonte, y un monumento de la talla de Il Lombardia. Carreras que, demostrando su personalidad y ambición, no le asustan: “Este año, sin una buena base a comienzos de temporada y con los problemas en la rodilla, era difícil llegar bien al final de año. Las clásicas son muy exigentes, con lluvia, frío… Hay que estar muy bien preparado y yo no lo estaba. Llegué a Lombardía con nuevos dolores en la rodilla, así que hicimos trabajo para Nibali y ya nos bajamos de la bicicleta. Pero pienso que podría hacer muy buen papel en estas clásicas si llego físicamente bien”

Su ausencia en la Vuelta a España dio bastante que hablar, pero como dice “Supermán”. “El equipo me lleva con mucha calma. Saben muy bien cómo hacer las cosas con un corredor tan joven como soy yo, ya que ven en mí un futuro bastante bueno. Teniendo en cuenta los factores que me han acompañado esta temporada, en un primer año una carrera de tres semanas es muy dura y hay que tener la cabeza totalmente preparada, físicamente estar dispuesto para tantos días seguidos… El equipo sabía que podría hacerlo bien una o dos semanas, pero se me iba a hacer muy larga y prefirieron al final no llevarme e ir con más tranquilidad”.

0ef616bc4d634169a5686ce91b11716b
Foto: Astana

Con la experiencia del debut superada con muy buena nota, le preguntamos por sus objetivos de 2016: “El año que viene creo que será mucho mejor, ya que he aprendido mucho en el equipo, tengo más confianza y ya sé lo que es correr en WorldTour. Empezaré en San Luis, donde llegaré bien descansado y con buena base. Luego regresaré a Colombia para los Campeonatos Nacionales y para hacer trámites de la visa, que se me vence en febrero. Correré en Malasia (Langkawi) y volveré a Europa para Catalunya y País Vasco y pienso que Romandía. Retornaré a Vuelta a Suiza con ganas de ratificar la buena actuación realizada este año y ya luego después del verano debutar en Vuelta a España, donde espero hacerlo bien, aunque todavía soy muy joven y hay que saber prepararse bien. Ojalá los problemas de lesiones me respeten y pueda ser una gran temporada”.

Miguel Ángel hace balance también de su equipo: “Me siento satisfecho, tranquilo y feliz. Todos los compañeros son muy buena gente. Aprendo mucho de los veteranos; Luis León, por el idioma; Paolo Tiralongo, del que aprendo mucho por su veteranía y experiencia; Vanotti, que es otra excelente persona, un veterano que aporta muchas experiencias a una persona tan joven como yo; otro gran veterano como Scarponi… En general todos los compañeros me quieren y me lo paso muy bien con ellos”.

Colombia es ya más que un país de moda en el ciclismo y se está convirtiendo en una de las grandes potencias de la actualidad. “Supermán” también hace una valoración de cómo ha evolucionado el ciclismo en su tierra: “A pesar de la desaparición del Team Colombia, o del receso que han tomado, porque pienso que volverán en 2017, creo que el ciclismo colombiano está resurgiendo de una manera muy fuerte. Los últimos años los resultados lo han demostrado, con Nairo, Rigoberto, Esteban Chaves que este año ha hecho una increíble Vuelta a España… También vienen pisando fuerte las nuevas generaciones que entran a los grandes equipos, como Restrepo, Gaviria, Contreras… corredores de mucha calidad. El Manzana Postobón es un equipo que también vendrá a hacer calendario en Europa y que es un equipo que puede crecer muy bien”.

A la hora de fijarse en algún corredor, es fácil pensar en Nairo Quintana, compatriota y de características similares a Miguel Ángel López, pero el de Astana nos sorprende con su respuesta: “No me quiero parece a nadie porque nadie es igual a los demás, pero sí es bueno tener una referencia. Nairo es un excelente corredor, pero a mí me motiva mucho más Alberto Contador. Pienso que es un gran ejemplo de superación”.

A Miguel Ángel le gusta que le llamen “Supermán”, y nos cuenta cómo nace su apodo. “Antes de mi primera Vuelta al Porvenir, estando a 15 días de comenzarla, los ladrones me atracan para robarme la bicicleta. Me defendí y conseguí que no me robaran la bicicleta, pero sufrí dos puñaladas en la pierna derecha. Me tomé ocho días de recuperación y fui a la Vuelta del Porvenir con las heridas muy recientes, pero la mentalidad es la que hace todo. Pareció un poco increíble que después de haber pasado aquello corriera la vuelta y fuera protagonista. Era mi primer año y no se me conocía, así que al haber pasado lo que pasé y correr bien y ser uno de los favoritos en la montaña llamó la atención y de ahí que me pusieran este apodo”.

“Supermán” está centrado en el ciclismo, y le cuesta responder cuando le sacamos preguntas de otros ámbitos. Le gusta el cine, ver películas cuando puede, pero no sabría decirnos alguna que le haya interesado más que otras. Lo mismo le sucede con la comida, aunque termina por confesar ser un gran amante de las truchas. Entre sus costumbres, como persona de mucha fé, se encomienda a Dios antes de cada carrera, pidiéndole su protección.

Su sueño “ganar algún día el Tour, la Vuelta o el Giro”. Capacidades tiene, y nos ha demostrado en esta charla que mentalidad también. Muy de agradecer su sencillez y disposición durante toda la entrevista. En Road&Mud esperamos contaros muchos triunfos del joven y prometedor superhéroe colombiano.

Entrevistado:
@SupermanlopezN

Entrevistador:
@VictorGavito

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar