En busca del secreto de la eterna juventud

Hace unos días, con motivo de la renovación de Davide Rebellin con el conjunto CCC para 2016, nos preguntábamos sobre la longevidad en el ciclismo y cuál sería el secreto de la eterna juventud. Sobre el incombustible italiano ya nos habló Raúl en un artículo, y su compañero de equipo Lukasz Owsian nos reconocía en una entrevista que era un modelo a seguir por su constancia y su cuidado con entrenamientos, dietas, etc. Llegar a los 45 años en la élite está al alcance de muy pocos.

En estos últimos años, con la mejora y el cuidado físico y en la alimentación de los deportistas de élite, y con los avances en la esperanza de vida, se ha visto en aumento el número de ciclistas que son capaces de mantenerse en la élite por encima de los 40 años. Repasaremos algunos nombres que han demostrado poder rendir en lo más alto superada la empinada  barrera de las cuatro décadas.

Comenzamos con un clásico que colgó la bicicleta el año pasado, todo un caballo pura sangre como Jens Voigt. El alemán aguantó hasta los 43 años dejándose el alma por su equipo en cada carrera, y demostrando su clase y combatividad. 32 victorias en su palmarés, entre ellas dos en el Tour y una en el Giro, siendo su último triunfo en el Tour de California en 2013, cuando tenía ya 41 “palos”.

Quizás el summum del éxito tardío es el del estadounidense Chris Horner, que en 2013 reventaba las estadísticas en la Vuelta a España y, con 41 años, se convertía en el primer “cuarentón” en ganar una gran vuelta. Nacido en 1971, todavía se dejó ver luchando por generales en carreras como el Tour de Utah en el modesto equipo Airgas Safeway esta temporada. Lejos de la marca del simpático corredor yanky quedan los ganadores más veteranos de las otras dos grandes vueltas: en el Tour aún resiste la histórica victoria del belga Firmin Lambot, que conseguía su 2º Tour con 36 años en 1922; en el Giro el record es para Fiorenzo Magni, leyenda del ciclismo transalpino que se alzaba con su tercera Corsa Rosa con 35 años en 1955.

Chris_Horner_2672447b

En el actual WorldTour, se mantiene como uno de los gregarios mejor valorados del pelotón el italiano Matteo Tosatto, que en mayo del 2016 cumplirá 42 años. Toso llega a su 19ª temporada en pofesionales, en las que siempre ha sido un corredor fundamental para sus líderes, primero formando parte del treno de grandes velocistas como Alessandro Petacchi, y en la actualidad siendo escudero en las etapas llanas de las grandes vueltas para los Alberto Contador o Rafal Majka.

Precisamente uno de sus líderes a principios de siglo, el citado Alessandro Petacchi, también pertenece a este selecto “club de los 40”, y dejó el ciclismo mediado este 2015 con 41 años y con 121 victorias (48 en grandes vueltas), consiguiendo la última de ellas ya con 40 años en el GP Cerami de 2014.

En el circuito más modesto, destacamos a dos corredores que aún compiten en pruebas asiáticas mientras se acercan ya a la mitad de siglo de vida. Se trata de dos compañeros en el conjunto de Laos, CCN Cycling Team, el neerlandés Lex Nederlof y el estadounidense Rob Gitelis, con 49 y 48 años respectivamente. El primero de ellos consiguió incluso triunfar en una prueba malaya 1.2 a los 46 años (la Melaka Governor’s Cup).

En cuanto al ciclismo español, nuestros “viejos rockeros”, Óscar Sevilla y Francisco Mancebo cumplirán los 40 años en 2016, y seguro que luchando por victorias, uno en el circuito americano, y otro en el asiático. Dos corredores que demuestran que a base de ilusión se puede competir con las mismas ganas que un joven debutante. Repasando las estadísticas, el premio “eterna juventud” de nuestra historia reciente debería ser para el burgalés Íñigo Cuesta, todo un corredor de equipo que terminó su carrera deportiva tras la Vuelta a Burgos de 2011, a los 42 años.

Los colombianos también cuentan con algunos ciclistas que hicieron grandes cosas a nivel internacional hace años y que siguen dejándose ver por las carreteras en equipos nacionales. Es el caso de Félix Rafael Cárdenas, que se retiraba en 2014 a los 41 años, o Víctor Hugo Peña, al que con esa misma edad hemos podido ver todavía en la Vuelta a Colombia de esta temporada.

Podríamos seguir diciendo nombres y rastreando estadísticas, pero vamos a viajar a la década de los 80, donde era menos habitual encontrar ciclistas con tanta longevidad. Destacamos aquí al italiano Marcello Bergamo, que fuera gregario de Visentini, Roche o Chiappucci y llegó a participar en Lombardia a los 43 años en 1990. Tampoco sabremos hasta qué edad habría llegado el legendario Joaquim Agostinho, pues el mejor ciclista luso de todos los tiempos, seguía compitiendo con 42 años cuando fallecía durante la Vuelta al Algarve de 1984 tras sufrir un accidente con un perro suelto. Y si nos vamos al blanco y negro y a los años más épicos del ciclismo, no podemos olvidar al inigualable Gino Bartali, que aún disputó el Giro de Italia de 1954 a punto de cumplir los 40 y que sigue manteniendo la marca exclusiva de haber ganado el Tour en dos ocasiones con 10 años de diferencia (1938 y 1948).

1308823216_extras_mosaico_noticia_1_g_0

Si nos vamos al ciclismo femenino, esta búsqueda de superar las barreras de la edad tiene un nombre que destaca por encima de cualquier ciclista masculino. Este es, sin duda, el de la francesa Jeannie Longo. La gran dominadora del ciclismo femenino en los 90, pentacampeona mundial de ruta y cuatro veces arcoíris en CRI, además de otros más en pista. Cuenta nada menos que con 58 títulos de campeona nacional, en diferentes especialidades. El último de ellos, de CRI en 2011, con ¡53 años de edad! En este 2015, con 56 “tacos”, aún ha estado en el nacional contra el crono, luchando para finalizar en 13ª plaza.

La ciclista colombiana Luisa María Calle, seguía compitiendo este año con 47 años cuando dio positivo en los Campeonatos Panamericanos. Por su parte, la estadounidense Kristin Armstrong demuestra que puede seguir dando mucha guerra a sus 42 primaveras, proclamándose campeona nacional contra el crono esta temporada y haciendo una meritoria quinta posición en el mundial de la especialidad en Richmond. Con 41 años resiste en competición, haciendo buenas clasificaciones, otra gran ciclista de finales de los 90 y comienzos de este siglo, tanto en ruta como en ciclocross, la alemana Hanka Kupfernagel.

Echando un vistazo a las nóminas de los equipos femeninos UCI de 2015 encontramos algunas otras deportistas que superan la cuarentena, como las estadounidenses Lizza Rachetto (41) y Amber Neben (40) o la antillana Kathryn Bertine (40).

Cada vez son más los y las ciclistas que disfrutan de una larga vida deportiva, compitiendo al más alto nivel. ¿Estaremos cerca de encontrar el secreto de la eterna juventud?

Escrito por:
@VictorGavito

1Comment
  • Carrick on Suire
    Publicado a las 01:03h, 14 noviembre Responder

    En este magnífico compendio me gustaría añadir a Guillermo Timoner. Timoner es un pistard mallorquín nacido en 1.926. Durante los años cincuenta fue tres veces campeón del mundo. Pero por lo que lo incluyo en este artículo es porque en 1.984, cuando él tenía ya 58 años, defendió nuevamente los colores de España en el Mundial de Barcelona.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar