El ciclismo debe cambiar su libro de ruta

El ciclismo no debe continuar así. Quienes seguimos este deporte no debemos aceptar ya más el ser asaltados por personas que apenas siguen nuestro deporte y se acercan a nosotros y nosotras con comentarios del tipo: “El otro día leí en la prensa que una participante en un Mundial de ciclismo participó con una bicicleta que disponía de un motorcillo”; o: “ayer oí en la radio que el vencedor de tal carrera subió uno de los puertos del recorrido remolcado por un coche”.

Basta ya. Esto no debe seguir así. El ciclismo debe de dejar de ser protagonista por estos temas.

Quien esto escribe ya se pronunció la mismísima tarde en que la belga Femke Van Den Driessche fue acusada de competir durante el Mundial de ciclocross ayudada en su bicicleta por un motor. Y me sigo manteniendo en mi tesis: sanción a perpetuidad a esa ciclista. Para mí es la única sanción válida en pos del futuro y la credibilidad de nuestro deporte. Me pareció pues correcta la propuesta de sanción a perpetuidad por parte de la UCI.

0025
Femke Van den Driessche durante el anuncio de su retirada y la renuncia a declarar ante UCI. Fuente: sporza.be

Tras la disputa de la Milán- San Remo ha saltado el debate de si el vencedor, el francés Arnaud Démare, subió o no uno de los puertos remolcado por un coche, tras haberse cortado del grupo principal a causa de una caída. No entraremos a valorar lo que sucedió en concreto el pasado sábado, sino que nos centraremos en una problemática más general

El tema de los “remolcamientos” es un tema muy antiguo, por no decir que, de una u otra manera, nació junto al propio ciclismo. Como ya vimos durante la pasada Vuelta a España con Vincenzo Nibali, el verdadero y gran problema es que la mayor parte de las personas que “viven” de este deporte, conocen y consienten estas prácticas. “No denuncio al rival porque quizás yo en otro momento necesite hacer lo mismo”. Así sucedió en la Vuelta de 2015. Ningún equipo ni ningún ciclista denunció el hecho protagonizado por Nibali y su coche de equipo. Tuvo que ser la organización quien entrase “de oficio” a sancionar a Nibali y expulsarle de la carrera. Bien que hizo entonces la organización comandada por Guillén, porque, en el caso de que Nibali hubiera ganado esa Vuelta a España, la credibilidad de esa edición de la ronda española habría quedado por los suelos. Caso de no haberlo expulsado se habrían encontrado por aquel entonces con el mismo problema que ahora está afectando a la Milán-San Remo. La falta de credibilidad.

Pero los protagonistas de este deporte deben empezar ya a asumir de una vez, que estas prácticas corporativistas, el “hoy me callo por ti y mañana tú te callas por mí”, tienen funestas consecuencias sobre la credibilidad del deporte que a ellos actualmente les da de comer. Deben empezar a romper esos códigos no escritos y comenzar a denunciar casos reales. Con el único y común objetivo de salvar la credibilidad y el futuro del ciclismo. Deben ser ellos quienes den el primer paso.

CeBGfF4WoAAQOUb
Imagen que ha sembrado la duda sobre Arnaud Démare, en la que no se aprecia si es el ciclista ni el lugar donde se ha tomado. Fuente: TuttoBici

Para ello deben implicarse todos los estamentos: organizadores, árbitros, ciclistas, directores deportivos, UCI… Si fuera necesario, incluso cambiar la reglamentación con un objetivo muy fácil de entender: que quien cometa determinadas irregularidades tenga bien, bien, claro que se está jugando su continuidad en este deporte. Para que así no haya lugar a dudas. Ni antes de cometer la acción tramposa, por parte del infractor, ni para los seguidores del ciclismo, acerca de las consecuencias futuras que tales acciones podrían conllevar.

Quien escribe tiene muy muy claro que la credibilidad y el futuro de nuestro deporte no puede quedar al albur de las diferentes fechorías que puedan cometer sus diferentes tramposos y tramposas.

Y en el caso de que efectivamente no haya nada de eso, de que todo sean invenciones de la prensa o de las redes sociales, el tenista Rafa Nadal nos ha señalado bien recientemente el camino, cuando ha anunciado que estudia presentar una querella contra la ex ministra francesa de Deportes, Rosalyne Bachelot, que le acusó de haberse dopado. Con el fin de que así dejen de acusar a nuestro deporte y a nuestros deportistas, por lo menos de lo que en realidad no sucede. Pero eso exigiría una unidad en el ciclismo que tristemente desde hace décadas no se da.

Escrito por:
@ranbarren

3 comentarios
  • RODRIGO
    Publicado a las 21:27h, 22 marzo Responder

    Muy bien dicho. Seguid así.

  • Mario
    Publicado a las 10:22h, 25 marzo Responder

    En el caso de los remolques bastaría con que cada corredor llevase un gps pulsómetro y comprobar la velocidad y el pulso, además de la potencia. Sería como el tacógrafo de los camiones. También serviría para los motorcillos. Cada corredor debería entregar el archivo de datos, y en caso de duda sería tan sencillo como observar esos datos. Velocidad continuada de 50 km/h y pulso de 100…
    Sería un poco engorroso, pero no menos que el pasaporte biológico y otras cosas similares.

  • Carrick on Suire
    Publicado a las 15:45h, 25 marzo Responder

    Soy el autor del artículo. Decirle a Rodrigo que se agradece el interés en leernos y los ánimos para continuar en esta línea. Procuraremos mantenerla Rodrigo. Y a Mario agradecerle también el interés mostrado y el comentar el artículo. Mario: está clarísimo que si hay voluntad real de solucionarlo, este problema tiene fácil remedio. Saludos a ambos.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar