El Blog de Noel: Carreras y consejos

Hola de nuevo!!

Estas semanas están siendo de mucho estrés y  con el campeonato de España a la vuelta de la esquina apenas he podido escribir! Tras el campeonato de España en tándem, me desplacé a Cabañas Raras (casi Galicia) desde El Arenal (Casi Extremadura) para correr el Campeonato de CyL de crono. Fue un fin fin de semana donde empecé a acumular fatiga porque el sábado tenía boda de unos de mis mejores amigos, y el domingo 6h y media de coche además de la competición. Afortunadamente salí con ganas de hacerlo bien y defendí el título del año pasado, pudiendo decir orgulloso que he ganado todos los que he corrido menos uno, y que este año doblo campeonato regional en ruta y crono 😃. La semana siguiente quería haber corrido Vuelta a Lleida, pero con tanta fatiga acumlada, teniendo trabajo, entregas de trabajo en el Máster y mucho viaje tambíen…opté por entrenar en casa, porque no sabía si iba a poder asimilarla, ya que la semana siguiente tenía dos carreras. 

El miercoles corrí en Villasana, Burgos pero a 40km de Bilbao (otro dia entero de viaje) en la que una escapada temprana me privó de mis opciones, el quipo trabajó al final pero otros no colaboraron y terminé 21º ganando el sprint del grupo. El sábado tocaba viaje a Ourense tras estar todo el viernes en Madrid en el Máster, y fue el primer día de calor del año. Lo noté de salida, el pulso iba muy alto, pero no quería que la fuga se me fuese asi que traté de meterme en varios cortes. Conseguí que prosperase uno de unos 25, pero claro, no pasábamos todos y en seguida llegó el primer puerto. Allí salto por los aires con los ataques, pronto se veía que Rias Baixas y Cortizo iban a marcar la carrera con bloques potentes, así que traté de  sobrevivir mientras veía como el pulso medio iba por encima de 170, cuando mi umbral teórico esta en 173-174. El primer puerto regulé intentando no pasar de 400w, con pulso de 185 a 190…hacía años que no lo veía, creo que desde que ganamos el mundial de EEUU en 201 y estuvimos Calros y yo todo el día escapados.

En la bajada del puerto empezaron los escarceos, no nos entendíamos y por detrás tiraba Rias de un grupito en el que venía Angulo, que arrancó y nos cogió mientras por delante seguían los ataques subiendo ya el segundo puerto. Yo seguía regulandome pero esta vez me olvidé de los watios y empecé a mirar el pulso, que no pasase de 187 (quien me lo iba a decir) y cogiendo aire cada vez que podía, que agonía!! Ahí empezó la exhibición de mi compañero Yago Segovia, que junto a la ayuda de Mateo Montes consiguieron coger al grupo de cabeza coronando, quedando solo un corredor por delante. Empezó la bajada y se organizo Rias para tirar, mis sensaciones no eran buenas.el pulso no bajaba y notaba que me faltaba aire, había bebido poco por estar en fuga casi desde el inicio y lo estaba notando. Empezamos a subir, un látgo que metía el equipo gallego que madre mía..deseando que empezase el puerto para coger mi ritmo. O mejor dicho, el de Yago, que fue quien marcó de abajo arriba, con 18 años parecía que llevaba toda la vida haciéndolo. Coronamos, sufriendo mucho porque había llevado el pulso muy alto todo el día, con 5 escapados por delante y nos lanzamos hacia meta, con Yago tirando como no. Angel Gutierrez colaboraba tambien, hasta que lanzamos el sprint donde Chava Angulo se vengó bien del GP Mojados, dejando claro que clase y motor le sobra (y para estar en Pros).

Y aquí os voy a dejar varias razones por las que la frecuencia cardiaca puede variar de un día para otro, a la misma potencia, como me pasó a mi el sábado:

Temperatura: es uno de los más evidentes, ya que con calor (y humedad) el pulso sube tanto en reposo como en ejercicio, aumentando también nuestro pulso máximo.

Hidratación: relacionado con lo anterior, en condiciones que nos hagan sudar mucho, nuestro pulso subirá si nos deshidratamos aunque sea ligeramente.

Alimentación: si llevamos una dieta pobre en carbohidratos, es posible que no nos suba mucho el pulso y nos cueste trabajar a intensidades altas, en las que se gasta sobretodo glucógeno (ya que no tendremos mucho almacenado).

Altitud: todos hemos oído que cuando subimos un puerto de 2000m “nos falta el aire”, por ello a la misma intensidad, nuestro corazón tiene que bombear más veces por minuto para que llegue el oxígeno a los musculos.

Hora del día: normalmente, solemos tener el pulso más alto por la tarde, aunque en algunos casos (si somos matutinos en lugar de vespertinos) puede que apenas se note o que incluso nos cueste más que suba el pulso por la tarde.

Estimulantes: parece obvio, pero debemos tenerlo en cuenta cuando hay alguna de las condiciones anteriores, para no pasarnos con la cafeína.

Estrés: esta sería la variable que más cuesta controlar, ya que medir cuanto estrés tenemos no es fácil, pero sí saber cuando no hemos dormido bien, tenemos problemas personales o le estamos dando vueltas a alguna cosa…hace que nuestro corazón pueda volverse loco.

Cansancio: muy relacionado con lo anterior, ya que el estrés puede hacer que no hayamos recuperado bien del entrenamiento anterior. Si estamos cansados el pulso en reposo será más alto, y a una intensidad submáxima tambien (necesitaremos más pulso para mantener la misma intensidad, porque no estamos al 100%)…pero no nos subirá tanto como en un día bueno.

Normalmente hay varias causas para que un día llevemos el pulso “por las nubes” o “por los suelos”, la clave está en saber anticiparse a ello, y disponer de un margen para no pasarnos ni quedarnos cortos cuando queramos regular nuestra intensidad en base a la frecuencia cardiaca. Si teneis alguna consulta o un tema a tratar, ya sabéis 😉 .

Un saludo.

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar