Dmytro Grabovskyy: Un requiem diferente

Fue hace catorce años cuando escuchamos su nombre por primera vez. Fue en Hamilton, Canada, cuando Dmytro Grabovskyy aparecía por primera vez en los resultados de una prueba importante, siendo segundo en el campeonato junior contra el crono. Un resultado que repitió en 2005, dentro de la categoría sub23, y que además acompañó con la victoria en el campeonato de ruta sub23. A ojos del buen aficionado, había nacido una estrella para el ciclismo.

Imagen relacionada

Antes de saltar al profesionalismo, dejó santo y seña de su calidad en más carreras, siendo en 2005 y 2006 campeón europeo contra el crono, todo de la categoría sub23; además de obtener otros grandes resultados, como la victoria en el memorial Angelo Fumagalli o el segundo puesto del GiroBio, ambos en el año 2006.

Así pues, en 2007 cambiaba su vida. Fichaba por el potente Quickstep – Innergetic, tras haber sido stagiare a finales del año anterior. Un fichaje, que sin saberlo, cambiaría dramáticamente su vida. Un equipo en el que jamás llego a brillar, siendo un segundón, un gregario. Algo que no podría aguantar, una persona que había llegado al profesionalismo para triunfar, y como él mismo declaró… -“Después de algunos disgustos en Quick Step, me fui hacia el lado equivocado. Algo me atrapó y tuve muchos problemas… Tenía mucho tiempo libre, estaba sólo y aburrido. Después de entrenar me iba de fiestas, a por alcohol y mujeres”

Un hecho que cambiaría su vida, que lo alejaría de ser una joven promesa para ser un ciclista en decadencia; fichando en 2009 por el ISD Cycling Team. Un equipo en el que nunca volvió a brillar, y apenas se dejó ver en tres años. Tres años que pusieron final a su carrera como deportista profesional.

Resultado de imagen de Dmytro Grabovsky

Y hasta 2013 no volvimos a saber nada de él; cuando fichó por el Dynamo Racing, un equipo israelí diferente, con la intención de reinventarse y hacer deporte por pasión. Algo que demostró en 2015 cuando se alzó con el triunfo del Ironman Israman Eliat. Otra de las curiosidades del final de su carrera y vida, fue su nacionalización bajo la bandera israelí, un país en el que encontró cabida durante sus últimos años y donde aprendió a vivir de una manera diferente.

Llegó entonces el 23 de enero de este año, cuando de nuevo nos llegaron noticias del corredor. Esta vez las noticias no eran esperanzadoras, sino básicamente, tristes. Había fallecido a los 31 años de edad, victima de un ataque cardíaco. Y poco después de haber sido padre por segunda vez. Llegó pronto al ciclismo y se fue pronto, demasiado, de la vida. Una noticia que nos encogería el corazón. Porque Dimytro, más allá de deportista, era persona. Así que descansa en paz, compañero. Nosotros seguiremos recordándote en nuestra memoria.

Escrito por:
@Sergioporquesi

1Comment
  • Juan Manuel Padrón Morales
    Publicado a las 09:00h, 27 enero Responder

    Buenos días. Me sumo a las palabras de pésame. Siempre es triste conocer este tipo de noticias.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar