Dieter “Didi” Senft – El Diablo bueno

6 de noviembre de 2014, los portales de ciclismo en Internet y las redes sociales empiezan a comentar una noticia aparecida en el diario alemán Bild que anuncia la retirada de uno de los grandes iconos del ciclismo moderno. No, no es ningún ganador del Tour o de París-Roubaix, ni el director de alguno de los mejores equipos del pelotón, sino seguramente, el aficionado al ciclismo más famoso del mundo, el alemán Dieter “Didi” Senft. A muchos puede no decirles nada este nombre, pero si hablamos del “Diablo del Tour”, su imagen, con sus mayas, sus cuernos, su tridente y su larga barba blanca, vendrá rápidamente a la cabeza de todos. A modo de homenaje, como si una de las estrellas del ciclismo se tratara, vamos a repasar algunos de los momentos clave de su carrera.

Didi_Senft_04

“Didi” nació en 1952 en la por entonces República Democrática Alemana (Alemania Oriental), en la localidad de Storkow. Como él mismo cuenta, su afición al ciclismo empezó pronto, cuando, a escondidas, seguía las imágenes de algunas carreras europeas que emitía la televisión de la República Federal Alemana (Alemania Occidental). Esta pasión por la bicicleta le llevó a participar desde los 14 años en diferentes carreras y criteriums, tanto en carretera como en ciclocross y pista, aunque a los 18 años dejó de competir al ser consciente de que no estaba dotado para llegar al profesionalismo. Trabajó como mecánico de automóviles y mientras tanto siguió desarrollando su pasión por el ciclismo diseñando peculiares bicicletas. Esta faceta de diseñador es una de las que le ha llevado a la fama, pues ha construido algunas de los vehículos más curiosos, llegando a conseguir más de diez Record Guinness, entre los que destaca el de la bicicleta más grande del mundo. Sus “mega-bicicletas han servido para promocionar grandes eventos, como el Festival de Eurovisión de 2011 o el Mundial de Fútbol de 2006, con una espectacular triciclo gigante construido con balones. De sus peculiares creaciones surge el museo que Dieter Senft tiene en su ciudad natal, Storkow.

Cycle designer creates soccer tricycle

Pero lo que ha llevado al simpático alemán ha convertirse en un auténtico icono del ciclismo de las últimas décadas es su presencia en las cunetas, inicialmente del Tour y posteriormente de otras grandes carreras, vestido de diablo y animando enloquecidamente a todos los corredores del pelotón. Esta historia de pasión por las cunetas comenzó cuando se acercó a ver el Tour de 1993 junto a su mujer en un tándem de su creación. Él mismo cuenta que desde que vio la grandeza del Tour a pie de carrera decidió que querría estar allí siempre. Desde el principio su vestimenta, su caravana, sus grandes bicicletas y su histrionismo llamaron la atención de las cámaras, y empezó a convertirse en un fijo de las retransmisiones de las etapas. La coincidencia de su atuendo con el mote de una de las grandes estrellas de aquel momento, Claudio Chiapucci, llevaban a pensar que era un “tiffoso” del Diablo Claudio, aunque según explica Senft, su caracterización como diablo se remonta a las primeras carreras ciclistas que vio en televisión, en las que el triángulo rojo del último kilómetro de cada carrera recibía el nombre de “Diablo Rojo”. Desde entonces, Didier Senft se convirtió en un fijo del Tour, como lo sería del Giro desde 1996, y a cualquier aficionado a seguir la carrera por televisión, se le escapaba la sonrisa al descubrir entre la multitud los saltos y carreras del barbudo alemán. Empezó a conocérsele como el “Diablo del Tour”, siendo protagonista de entrevistas y reportajes en múltiples medios audiovisuales. Su icono alcanzó tal popularidad que pronto pudo conseguir sponsors y viajar a más carreras, siendo protagonista de todas a las que se acercaba. Además de su imagen detrás de los corredores, también dejaba su impronta en la carretera, dejando pintadas con su mítico tridente. Una de esas pintadas le costó una multa en la Vuelta a Suiza de 2006, pues en aquel país es ilegal pintar en la carretera.

Tour-de-France-Devil-Didi-Diablo-01

En 2012 se perdía por primera vez desde 1993 el Tour de Francia, debido a la recuperación de una cirugía en el cerebro. Esto no evitó que ese año se acercara a los Campeonatos del Mundo y que en los años 2013 y 2014 se le viera en lugares tan emblemáticos como el Mont Ventoux, aunque ya sus apariciones eran más escasas que anteriormente. A sus pequeños problemas de salud había que sumar una razón aún más importante, la económica. La falta de televisiones alemanas que retransmitan el Tour y las demás grandes carreras en directo y la crisis económica en Europa provocaron la retirada de los sponsors,con lo que las aventuras de Didier Senft empezaron a resultar demasiado caras para mantenerse. A raíz de estos problemas, el alemán ha decidido retirarse de las cunetas, al menos como Diablo, pues pensamos que su pasión por el ciclismo seguirá tan viva y brillante como su buen humor, y no podrá resistir la tentación de volver a vivir las carreras desde cerca.

Volvamos a verle al paso del pelotón o no, su imagen permanecerá en la retina de todos los que llevamos años pegados a la pantalla para seguir nuestro deporte favorito. Sin duda, su imagen, y la de tantos aficionados que viven con locura y respeto las carreras, hacen más grande al ciclismo y contribuyen a que siga vivo y emocionándonos cada día a pesar de los múltiples reveses que este deporte nos ha dado a sus seguidores. Terminamos este modesto homenaje con una frase que el propio Didi pronuncia en el documental “Last Kilometer” y con la que resume lo que para él es y ha sido el ciclismo:

Ciclismo es la actividad de ocio más bella, la cosa de poca importancia más bonita
y, al mismo tiempo, la cosa más importante del mundo.

Escrito por:
@VictorGavito

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar