Davide Rebellin “Un ciclista de otro siglo”

Durante el verano de 1.992 un ciclista italiano pasaba a profesionales. Podría entonces soñar que llegaría a coincidir en la máxima categoría con su hermano mayor. Incluso en un mismo equipo. ¿Pero quién hubiera llegado a imaginar que veintitrés años más tarde seguiría en esa categoría? Además cosechando resultados significativos.

En el firmamento ciclista mundial irrumpió de forma rutilante una estrella durante el verano y el otoño de 1.992. Un corredor que durante esa misma temporada había competido en la categoría amateur conseguía sorprendentes puestos, incluso entre los diez primeros. Todavía con veinte años, Davide Rebellin hacía octavo en el G.P. Camaiore. Tamaña gesta quedaría rápidamente superada dos meses más tarde con sus prestaciones en la Milán-Torino y sobre todo en el Giro Lombardía, donde se colaba en el noveno puesto. Sus rivales en aquella edición eran hombres como Rominger, Chiappucci, Cassani, Roche, Bugno, Tchmil…A nuestros jóvenes lectores, estos ciclistas les sonarán como representantes de un ciclismo muy antiguo…

1306618819DavideRebellin
Foto sitiodeciclismo.net

Su primera temporada completa con los pros fue la de 1.993. El salto a profesionales no lo dio Davide en un equipo modesto. Para nada. Era una constelación de estrellas a las que se sumaba una más. El olfato que había elegido que Rebellin podía vestir aquel maillot del GB- Maglificio Boy’s era el de Patrick Lefevbre. Ni más ni menos. Y a Davide le correspondía el honor de figurar en los posters junto a Baldato, Ballerini, Chioccioli, Cipollini, Jaskula, Peeters y…Johan Museeuw.

En 1.995 coincidió en esa formación con su hermano Simone. Un año antes ya rozaba el triunfo en el Giro de Italia y se clasificó quinto en Amstel. En el 96 con el maillot de Polti consiguió su primera victoria de etapa en el Giro. Su regularidad durante aquél año le dio top tens tanto en clásicas como en vueltas por etapas: Lieja, Flecha Valona, Vuelta y Giro. 1.997 fue su salto al ciclismo francés con La Française des Jeux. Quiso el azar que en ese equipo coincidiese con otro de la quinta del 71: Chris Horner. En el equipo de la lotería le tocó debutar en el Tour. Debió coger buen golpe de pedal; en agosto ganaba al sprint la clásica de Donosti y días más tarde el G.P. Zurich.

Regresó a Italia de nuevo con Polti y luego con Liquigas. Muy destacable es la primavera de 2.001 en las vueltas del Tour del Mediterráneo, País Vasco y Tirreno. Y ese mismo año empieza a darse a conocer muy fuerte en el tríptico de las Ardenas con tres top tens en las tres carreras.

En 2.002 ficha por Gerolsteiner. Fue una duradera relación de siete campañas. Davide va experimentando su magnífica progresión en las clásicas largas con cotas o con puertos: Lombardía (2º), GP. Zurich, Lieja, Flecha Valona, Milano-Torino, Camaiore… Su pertenencia a ese equipo alemán le obliga a preparar las clásicas alemanas y llega la victoria en Henninger Turm y los buenos puestos en Hew Cyclassics.

Foto cycling.news.com
Foto cycling.news.com

En 2.004 conquista el tríptico de las Ardenas. El penúltimo hombre en conseguirlo antes de Philippe Gilbert en 2.011. Tan feliz inicio de temporada no tuvo continuidad. No fue incluído por la federación italiana para participar en las Olimpiadas de Atenas. Davide, ante el riesgo de quedarse fuera también cara al mundial de Verona, intentó nacionalizarse argentino para asegurarse así la participación en la cita. Pero finalmente no pudo conseguir su objetivo.

En la temporada de 2.007 volvió a hacer un magnífico tríptico de las Ardenas con victoria incluída en Flecha Valona y segundo puesto en Amstel.

Un año después se adjudica París- Niza y prosigue su idilio con las clásicas de las Ardenas y la Henninger Turm. Finalmente el nueve de Agosto toma la salida en la prueba olímpica de Beijing con la selección italiana. La prueba que marcaría el antes y el después en el historial deportivo de Rebellin. Davide consiguió una medalla de plata, tras Samu Sánchez, que el Comité Olímpico Internacional le obligó a devolver al año siguiente por su positivo con EPO CERA. Antes de finalizar la campaña se hace con el cuarto puesto en el Mundial en Varese, pero con dos compañeros de equipo en el podio.

En 2.009 volvió a un equipo italiano, el Androni Giocattoli. Era una especie de paso atrás porque en su decimoctava temporada como profesional ya no estaba integrado en un equipo del World Tour. Podía interpretarse que estaba madurando su retirada; coincidió con otro veterano como Gilberto Simoni… Sin embargo hizo podio en Andalucía y en Semana Bergamasca, previos a su nueva victoria en Flecha Valona y el tercer puesto en Lieja. En unos días llegaría el bombazo: positivo en la carrera olímpica de Beijing. Además de devolver la medalla olímpica (casi lo de menos) Davide era sancionado sin poder competir hasta el 27 de Abril de 2.011. Había llegado el momento de que Rebellin nos mostrase su carácter.

Foto cycling.news.com
Foto cycling.news.com

Sin ir más lejos, el actual líder del World Tour Alejandro Valverde cumplió una sanción y volvió a la competición para conseguir extraordinarios resultados. Alberto Contador. También David Millar… Pero el caso de Rebellin aparejaba matices diferenciadores. Su vuelta a la competición se situaba a cuatro meses de cumplir los 40 años. Sería su vigésima temporada como profesional. ¿Habría algún equipo que se interesase por él con esa edad y con una sanción de dos años sin haber competido? Además, cualquier equipo que lo intentase presentar en alguna carrera se arriesgaba a aquellos vetos soterrados que tanto las organizaciones de carreras como la propia UCI aplicaron desde mediados de la década pasada. Vetos sin ningún fundamento jurídico. Vetos que hicieron la vida imposible tanto a ciclistas como a equipos y obligaron a finalizar la vida deportiva a esos ciclistas, y a los sponsors a retirar el patrocinio. Vetos de los que los ciclistas no se podían defender porque ni había sanción siquiera. Vetos basados en simples sospechas sin siquiera haber efectuado legalmente ningún control… Afortunadamente, parece que eso ya forma parte del pasado de este nuestro deporte.

¿Qué le impulsó a Rebellin a continuar los entrenamientos y mantenerse a un nivel de ciclista profesional? Fue el Miche Guerciotti quien le dio la oportunidad de continuar su carrera deportiva en mayo de 2.011. No sólo a él. También se la permitió a Stefan Schumacher, sancionado anteriormente como él y con quien ya corrió en Gerolsteiner. Y a Tino Zaballa, que no cumplió ninguna sanción y que sufrió un destierro deportivo en la práctica del cual no tuvo oportunidad de defenderse. Junto a estos corrían en Miche un puñado de auténticos desconocidos. Alrededor de este equipo y de otros como Christina Watches se creó una aureola de poca credibilidad. ¿Justa o injusta? Algunos de sus ciclistas ya habían pagado con su sanción. Se supone que la finalidad de las sanciones es rehabilitar, reconducir por el buen camino a la persona sancionada. Y cuando expira el tiempo de la sanción se le readmite en las mismas condiciones que a los demás. Porque si no, ¿cuál es el fin último de una sanción temporal?

Pero a pesar de ello estaban ya marcados con una cruz por la UCI. En un ciclismo como el actual en que casi casi los ciclistas son presuntos culpables para la UCI hasta que éstos no demuestran su inocencia, personajes como Rebellin, Schumacher, Rasmussen… iban a recibir un trato “deferente” en esa persecución. Pese a todo, Rebellin no ha vuelto a dar positivo. Sin embargo, la sospecha de una parte de la afición sigue recayendo sobre él y de otros como él.

No sólo eso. El calendario al que iba a tener acceso en equipos así no iba a ser el más motivador para un corredor que ha conocido las mieles del triunfo al más alto nivel. Pese a todo siguió entrenando en el ostracismo y reapareció en mayo de 2.011. Sus resultados no fueron desdeñables para sus 40 años y pese a haber pasado los dos últimos sin competir. No eran los mismos rivales pero… Levantó los brazos en Tres Valles Varesinos y Trofeo Melinda.

En 2.012 pasó a Meridiana Kamen en el que fue compañero de un sí actualmente sancionado Patrik Sinkewitz. Desde 2.013 corre para el equipo polaco CCC. Parece estar contento. Es su tercera temporada en él. Motivado también está. Cuando corre contra los equipos similares al suyo obtiene resultados muy destacables teniendo en cuenta los 44 años que le caerán en agosto. Y cuando tiene la oportunidad de competir contra quienes fueron sus rivales de verdad hace unos años en el World Tour se motiva sobremanera. En 2.014 fue séptimo en Flecha Brabanzona. Este año ha mejorado ese puesto y ha sido quinto. Sólo Hermans, Matthews, Gilbert y Gallopin pudieron superarle. La cosa no es ninguna tontería. Su prestación en la Amstel también es demostrativa del interés con el que, en su vigésimo cuarta temporada, se sigue tomando su profesión. Hasta ayer mismo estuvo disputando la Presidencial Cycling Tour de Turquía. Durante tres días ha vestido la casaca de líder. En la última etapa, yendo segundo clasificado en la general, abandonó tras una caída, deseemos que sin mayores consecuencias.

Con sus cuarenta y tres años, ahí sigue Davide.

Escrito por:
@ranbarren

1Comment
  • Riccardo
    Publicado a las 01:35h, 07 enero Responder

    Davide e’ un esempio per tutti gli sportivi non solo per i ciclisti.Lui ha pagato ingiustamente e tutt’ oggi sta pagando perche’ non puo’ fare le corse di piu’ prestigio…CLASSICHE per esempio.Sono sicuro che se Lui gareggiasse da inizio anno a tutte queste gare importanti potrebbe arrivare in condizione per vincere una classica.In fine per me e’ tagliato fuori perche’ gli sponsor piu’ forti che investano molti soldi hanno paura di questo vecchietto che li puo’ sempre battere.
    W Davide CIN CIN REBELLIN

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar