Cuestión de generaciones

Zolder@cyclephotos
Foto: @cyclephotos

Completados dos tercios de la temporada de CX femenino, tengo la sensación de que, al igual que ocurre con la carretera, cada año el nivel de la competitividad va subiendo. La fuerza con la que vienen corredoras como Sanne Cant, Sophie de Boer o Pauline Ferrand-Prévot hace que estemos asistiendo a duelos generacionales épicos. Sabemos que la juventud es sinónimo de explosividad, y en una modalidad como el ciclocrós donde las temporadas se cuentan por semanas, la edad es altamente determinante para ver los ciclos del rendimiento de cada cual. Así, en el inicio de temporada en los meses de octubre y noviembre hemos visto a las corredoras más jóvenes marcando el ritmo y llevándose las victorias.
En el ámbito nacional hemos presenciado el estratosférico inicio de campaña de Alicia González Blanco, que a sus 19 batió en repetidas ocasiones a sus paisanas élites. Cierto paralelismo con lo realizado por Sophie de Boer o Sanne Cant por la misma época. De Alicia no hemos podido seguir su temporada porque se truncó con su rotura de clavícula en Igorre, pero es probable que el ascenso de forma de las más veteranas de cara al final de temporada la dejara por detrás de ellas. Esto es lo que estamos presenciando estas últimas carreras internacionales, donde vemos a Sanne Cant, Jolien Verschueren o Sophie de Boer con claros síntomas de cansancio y grandes dificultades para seguir a las más veteranas.
La única joven que ha decidido adoptar la táctica de las más experimentadas es Pauline Ferrand-Prévot. Lo de Pauline merece mención aparte porque no conoce el miedo: es la única corredora que vuela sobre los obstáculos sin desmontarse y es la única joven que en un rueda a rueda con Marianne Vos no dudaría ni un segundo. Que no nos extrañe ver un podio Rabo-Liv al completo en Hoogerheide, porque la joven joya holandesa Sabrina Stultiens viene de hacer cuarta en Zolder.

Katerina Nash, con 37 inviernos a sus espaldas, ha retomado la competición europea a lo grande y parece firme candidata a vestirse de arcoiris en su casa el 1 de febrero. Tiene un estilo perfecto, no comete errores y rueda siempre de menos a más. Casi de la misma quinta es Katie Compton, de la que no estamos viendo su mejor versión por sus perpétuos problemas respiratorios. Si añadimos que se está tomando la Copa del Mundo con más tranquilidad que temporadas anteriores, llegará al Mundial mucho más fresca. Nadie busca con más ahínco que ella ser campeona del mundo (y nadie se lo merece más, su caso me recuerda al de Emma Johansson). Si existe una justicia ciclista, a las dos las veremos enfundándose un arcoiris.
Otra veterana que ha dado un gran paso adelante esta temporada es Ellen Van Loy, la mejor del Telenet-Fidea hasta ahora. Habiendo empezado muy tarde a competir en la modalidad (fue triatleta y jugadora de voley antes) y dado que su consistencia es su mejor aliada, es muy probable que la mejor versión de esta imponente figura belga esté todavía por venir.

Con los nacionales pendientes, nos queda Hoogerheide como última prueba de la Copa del Mundo y el esperado Mundial de Tabor. El nacional italiano ya se ha celebrado y ha visto a Eva Lechner vencedora con Alize Arzuffi segunda.

CECXGijón

Y este fin de semana Gijón vivirá en el césped del Parque de los Pericones un nacional que se presenta soleado. Que un campeonato nacional transcurra a 5 minutos de donde escribo ahora mismo no ocurre todos los años, así que lo disfrutaremos de una manera especial.

El viernes se levanta el telón competitivo con el Team Relay y el sábado la prueba estelar con todas las carreras de féminas. A falta de dos días para la celebración de la prueba, hay un total de 65 inscritas, un número impensable hace tan sólo un par de temporadas. Con esta nutrida participación y en su deseo de europeizarse, la organización (Escuela de Ciclismo Coque Uría) ha decidido que las categorías se disputen en días separados y que la carrera élite masculina se dispute más tarde de lo habitual en las carreras nacionales. Hay opiniones para todos los gustos, pero un intento de mejorar las audiencias del CX siempre ha de ser alabado. En mi opinión, darle a la categoría femenina más espacio e independencia es valorizarla, y en ese reto se han embarcado en este campeonato. Si algo hay que destacar de la Escuela Coque Uría es su compromiso con las féminas, y no olvidemos que esta temporada 2014-2015 está marcando un antes y un después en la evolución hacia la igualdad en el deporte ciclista. Queda mucho por recorrer, pero al igual que las nuevas generaciones vienen marcando el ritmo, un aire fresco y renovado se va instalando en muchos ámbitos. Abrámosle las puertas porque ya está aquí y viene para quedarse.

Escrito por:
@Babelia1

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar