Crónica de la Vuelta a España’15 (Parte I)

Una Vuelta a España muy #MarcaEspaña

El sábado 22 de agosto comenzó una Vuelta España que, viendo la lista de salida, prometía mucho espectáculo y es que, de los grandes, solo estaba ausente Alberto Contador. Vamos a proceder como es nuestra costumbre a contar lo sucedido en estos primeros días de competición. En esta ocasión haremos una excepción y, dado que el día de descanso se ha escapado en el calendario y no ha llegado hasta pasada la décima etapa, dividiremos esta crónica en dos partes para que sea más cómoda su lectura. Sin más dilación, aquí va el relato de lo ocurrido en esas cinco primeras etapas de la “Eminente”.

Puerto Banús-Marbella

BMC-CORVOS_00025463-006

La Vuelta arrancó desde el espigón de Puerto Banús, enclave turístico de los noventa. Aún sigue siendo una zona turística solo al alcance de los bolsillos más rebosantes pero desde que Jesús Gil se marchó al “Barrio de los callados”, la cuna de la jet set española se quedó huérfana y poco a poco se ha ido apagando su fama. En esa zona de la Costa del Sol se sigue moviendo el dinero a lo grande pero la moda ha pasado.

El brillante plano inaugural de los equipos saliendo desde el citado espigón con el sol en el cielo y las bellas tomas aéreas, que mostraban a los corredores pedaleando tan cerca de la playa que prácticamente podía tocar agua, no compensaron lo que terminó siendo algo así como una Coca-Cola Light sin cafeína y sin gas. Un desastre. Y hay que darle las gracias a la organización por ello. Varios corredores, periodistas y aficionados habían puesto el grito en el cielo sobre la peligrosidad del recorrido dos días antes del comienzo de la carrera. Con la de dinero que hay para adecentar esa zona y los ciclistas tenían que pasar por pasarelas de madera, carreteras estrechas, curvas muy cerradas y, lo más llamativo, por un tramo de albero tan profundo que se podría enterrar un cadáver allí. Más que una etapa parecía un videojuego arcade para la Nintendo, solo faltaba que los ciclistas hubiesen tenido que luchar contra un monstruo antes de cruzar la línea de meta. Ante las quejas, la organización tomó la decisión de que los tiempos de la etapa no contarían para la general individual. Sí lo harían para la clasificación por equipos y para determinar el ganador del parcial y el primer líder. El paseo estaba servido.

El Lotto Jumbo fue el primer equipo en tomarse la etapa en serio e hizo un buen tiempo en meta. Los especialistas en las contrarrelojes por equipos de Orica consiguieron batir el tiempo de los holandeses. Lotto Jumbo se hacía un Vanmarcke y veía nuevamente cómo se le escapaba otra victoria. Pero los oceánicos tampoco se llevaron el gato al agua ya que, por menos de un segundo, Tinkoff sorprendió y se colocó primero en meta. Sagan acariciaba el jersey rojo de líder pero BMC le hizo a Tinkoff exactamente lo que ellos le habían hecho a Orica, arrebatarles la victoria por unas cuantas décimas. Caprichos del espacio-tiempo en la inmensidad del Universo.

El resto de equipos se dedicaron a hacer el remake de la película Paseando a Miss Daisy. Especialmente sangrante fue el caso de Europcar. Hay rumores de que incluso algún integrante del equipo se sentó en una terraza a tomar café y ver el atardecer. De todas formas no hay nada confirmado y haríais bien en no creer todo lo que os dicen por ahí.

En conclusión, la intrascendente primera etapa de la Vuelta nos dejó una nueva victoria de BMC en una crono por equipos y el liderato de Peter Velits, un tipo que fue tercero en la Vuelta de 2010 y luego se echó a dormir.

Alhaurín de la Torre-Caminito del Rey

Una etapa con un final con un nombre tan sugerente como este no podía más que ofrecer una serie de intrigas palaciegas y conspiraciones.

Seis fueron los hombres que estrenaron las escapadas en la tercera grande del año. Walter Fernando Pedraza (Team Colombia), Matteo Montaguti (Ag2R), Davide Villella (Cannondale), Nelson Oliveira (Lampre), Bert-Jan Lindeman (Lotto Jumbo) y José Gonçalves (Caja Rural). El portugués del equipo español se metió en la primera de las múltiples batallas en las que está participando en esta Vuelta. Estos seis valerosos corredores no pudieron conseguir su objetivo pero por lo menos se dejaron ver y mostraron los colores de sus equipos.

La etapa se decidiría en un final made in Vuelta, esto es, los últimos tres kilómetros de ascensión.
A treinta kilómetros para la llegada hubo una caída en la que se vieron involucrados varios corredores. Niemiec (Lampre) y David Tanner (IAM) tuvieron que abandonar. Entre los hierros que se amontonaban sobre el asfalto se distinguían los maillots celestes de dos Astana. Uno de ellos era Tiralongo que se había destrozado la cara contra la carretera pero que, aun así, consiguió acabar la etapa. Nadie quería pensar que el otro Astana caído fuera Nibali pero el maillot del equipo kazajo estaba partido por la tricolore. Era Nibali quien se había ido al suelo. El pelotón, que ya se había lanzado en la persecución de los escapados, decidió seguir hacia adelante sin mirar atrás. Al campeón italiano no le quedaba más remedio que poner a trabajar a sus compañeros, con las excepciones de Aru y Landa, y pelear por entrar en el cruel pelotón que le acababa de dejar tirado sobre la carretera. Viendo el ritmo de los de delante parecía que a Nibali le iban a caer unos minutos. Pero nada más lejos de la realidad. Para cuando comenzó el puerto final el “Tiburón” ya estaba en el gran grupo. ¡Qué prodigio! ¡Qué clase! ¡Qué piernas! Pero las cosas no son tan bonitas como parecen en un principio. Resulta que tras el remake de Paseando a Miss Daisy del primer día, en la Vuelta tuvimos la oportunidad de ver el remake de Too Fast Too Furious (A todo gas). Lo del tras coche ya está muy antiguo. Lo de los motores en las bicicletas es una patochada. Para qué hacer eso cuando puedes agarrarte al coche de tu equipo y juntos subir hasta el cielo, ¡ay, el amor!

https://www.youtube.com/watch?v=MxmmHBZSFEY

(si alguien consigue entender lo que dicen los comentaristas del vídeo le regalo un bidón de agua del Team Colombia). Los jueces de la carrera tuvieron el buen tino de descalificar a Nibali por esta deshonrosa acción. Para robar y hacer trampas ya están los políticos, no los campeones de las tres grandes. Volveremos sobre este tema (y otros) en un próximo artículo sobre las curiosidades de la Vuelta.

Llegados al puerto el primero en lanzar un ataque fue Cyril Gautier, un entrañable escalador galo de Europcar que el año que viene correrá en Ag2R. A Gautier hay que apoyarlo siempre. No es un ciclista con condiciones top, pero su actitud sí que lo es. Al movimiento del pequeño Gautier le siguió el de un peso pesado: ¡Nairo Quintana! Y a Nairo todos le dejaron hacer excepto Meintjes, Dumoulin y Roche, que se fueron con él y abrieron hueco. Esteban Chaves, un diminuto colombiano con la valentía y las aptitudes escaladoras de un sherpa, al ver que a los favoritos se les había aflojado el vientre y que no eran capaces de controlar sus esfínteres, saltó del grupo y alcanzó la cabeza en menos de lo que tardaba Züelle en caerse en el Tour de Francia. Y llegado a ese punto siguió sin parar y reventó a Nairo. Meintjes ya había cedido con anterioridad. Al último kilómetro llegaron juntos Chaves, Dumoulin y Roche. El irlandés de Sky se quedó tras un ataque fallido. Chaves subió el ritmo y Dumoulin consiguió pegarse a su rueda, pero se le veía sufrir demasiado. En cualquier momento su resistencia podía saltar por los aires. Y así fue. A escasos metros de la meta el holandés negó con la cabeza resignándose. Chaves se proclamó vencedor de la etapa y se vistió con el maillot de líder. Entre los favoritos las diferencia fueron insignificantes.

Mijas-Málaga

Poca historia hubo en la etapa con final en Málaga. Ocho fueron los corredores que emprendieron el viaje a lo desconocido, la escapada del día. Sylvain Chavanel (IAM), Martin Velits (Etixx), de nuevo Walter Pedraza (Team Colombia), Maarten Tjallingii (Lotto Jumbo), Omar Fraile (Caja Rural), Ilia Koshevoy (Lampre), Alexis Gougeard (Ag2r) y Natnael Berhane (MTN-Qhubeka) lo intentaron pero los equipos de los velocistas no quisieron dejar pasar una de las pocas oportunidades presentes para ellos en la carrera y acabaron con las ilusiones de los ocho incautos a base de apretones de dientes de gregario.

Giant condujo el pelotón en los últimos metros en favor de su líder “Degencobble” pero la victoria en el sprint fue para Peter Sagan que se impuso a un Degenkolb al que le faltó fuerza y a un Nacer Bouhanni al que le faltaron metros. Por fin celebraba la victoria eslovaco. La merecía desde hacía mucho tiempo. Llegarán más seguro.

Este día pusieron pie a tierra Paolo Tiralongo, que el día anterior se había partido la cara en la misma caída en la que se vio involucrado Nibali, y Fabian Cancellara. El suizo tuvo que decir adiós aquejado de problemas estomacales. El año de “Cance” está siendo para olvidar. Una consecución de accidentes y abandonos capaz de minar la moral de cualquiera, pero aún queda temporada y Cancellara es muy grande. Capaz es de ganar el Mundial de Richmond.

Estepona-Vejer de la Frontera

0,,-13929897,00

La actual organización de la Vuelta a España no podía permitirse dos etapas seguidas con sprint masivo y aunque aparentemente el perfil de la etapa era llano el final escondía unos repechos que se agarraban al pecho como una gripe en invierno.

Mickaël Delage (FDJ), Markel Irizar (Trek), Jimmy Engoulvent (Europcar), Nikolas Maes (Etixx), Kristijan Durasek (Lampre) y una vez más Bert-Jan Lindeman (Lotto Jumbo) formaron la escapada de cada día. Pronto fue aumentando la ventaja de estos seis hombres que llegaron a rodar con más de trece minutos de adelanto sobre el pelotón. Pero ni siquiera con esta ventaja los fugados podían vivir tranquilos. Cuando los grandes rodadores del pelotón se pusieron a dar pedales no hubo lugar en el que los escapados pudieran refugiarse. Los minutos de ventaja de los hombres de cabeza cayeron en picado. La fatiga física comenzó a hacerse evidente y al ver que el pelotón se acercaba el cerebro dijo “basta”. La escapada estaba condenada. Esos seis hombres tuvieron que decir adiós, al menos de momento, al sueño de ganar una etapa en una gran vuelta. Otro día será, chicos.

Una vez que el pelotón absorbió a la fuga, el gran grupo se aproximó a Vejer a buen paso. La velocidad y la orografía hicieron que la selección del pelotón fuese mucho mayor de lo esperado.  Para hacernos una idea de la dureza del final, ya sea por el terreno, por el ritmo del pelotón o por ambas cosas, el trigésimo cuarto clasificado de la etapa, Kenny Elissonde, llegó a cuarenta y un segundos del ganador. Eso es mucho nivel. Antes del uphill final lo intentaron corredores como Van der Sande (Lotto Soudal), Pello Bilbao (Caja Rural) o Samuel Sánchez (BMC), pero ningún movimiento fructificó. Cerca de ganar estuvo Nicolas Roche que aprovechó el ataque de “Samu” para comenzar los últimos metros con un poco de ventaja. Por detrás apareció un motivadísimo José Gonçalves. El portugués de Caja Rural ya se había metido en la fuga de la etapa de Caminito del Rey pero su demarraje de Vejer fue, de veras, sorprendente. Valverde, perfectamente colocado, se agarró a la rueda de Gonçalves y superó a todos en los 100 metros finales. Valverde tiene que agradecer esta victoria a sus piernas, pero también a estar situado en el sitio indicado en el momento indicado, algo que otras veces le ha faltado.

Rota-Alcalá de Guadaíra

caleb-ewan-impuso-sprint-quinta-etapa-1440606206142

Si hay alguien que trabaja en favor del Ministerio de Obras Públicas de España es la Vuelta de este país. Si en el Tour no hay etapa que no nos muestre algún castillo o lugar en el que se librara alguna sangrienta batalla de cualquiera de las dos grandes guerras que nos permita comprobar la soltura de Carlos de Andrés leyendo la Wikipedia, en la Vuelta no hay etapa en la que nos nos muestren kilómetros y kilómetros de las majestuosas autovías que comunican las ciudades de nuestra querida patria. Ya puestos, para años venideros, no estaría de más llevar las llegadas a esos enclaves estratégicos de la geografía española que gozan de estación de AVE. Los ciclistas recorrerían en sus caballos de aluminio la ruta del caballo de hierro. Por lo menos así se empezaría a darle uso a esas maravillosas obras de ingeniería. Igual, en una de estas, colocan un final en el aeropuerto de Castellón y con eso lo estrenan. La otra opción es volver al pasado y hacer la ruta de los pantanos franquistas. Por ahora tendremos que conformarnos con que el pelotón circule por las interminables venas de brea y alquitrán de este país, con sus líneas perfectamente pintadas, sus guardarraíles brillantes como corazas y sus interminables horas de tedio ciclista.

Por carreteras como estas rodaron Iljo Keisse (Etixx), Antoine Duchesne (Europcar) y Tsgabu Grmay (Lampre) y tras ellos, el siempre hambriento pelotón deseoso de dar caza y engullir de un solo bocado a los escapados. El final de estos tres corredores estaba escrito. Por más que lo intentaran no podrían escapar a su destino. Los tres llegarían a la meta de Alcalá en el vagón de cola. Es más, Grmay incluso se dio el gustazo de ser el último corredor de la etapa en cruzar la meta.

En el sprint final, el trabajo de Giant volvió a escaparse por el desagüe. Si en Málaga fue Sagan quien batió a Degenkolb, en Alcalá fue Caleb Ewan quien le apartó de la victoria. Ewan es un  australiano con cuerpo de peso superligero y cara de kamikaze japonés que esprinta con la misma determinación con la que los pilotos del país del sol naciente se estrellaban contra los barcos estadounidenses en el Pacífico. Con tan solo veintiún años recién cumplidos, “Banzai” suma ya once victorias esta temporada. Esta Vuelta a España supone su primera participación en una gran vuelta y ya ha conseguido llevarse una etapa. Señores, abran paso, Ewan ha llegado.

Hasta aquí lo ocurrido en los cinco primeros parciales de la Vuelta a España. Estate atento porque en nada, concretamente en lo que tarda Nibali en volver al pelotón, publicaremos la segunda parte de esta crónica. Un saludo.

Escrito por:
@AbdonRV

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar