Crónica Campeonato del Mundo masculino – CX Zolder 2016

Hace poco más de cuatro años asomaba por el mundo del ciclocross un joven de tan solo 16 años, pero con un talento impresionante y nunca visto, el holandés Mathieu Van der Poel. Hijo del gran Adri Van der Poel y nieto del eterno segundón Raymond Poulidor, Mathieu dominó la categoría junior del ciclocross desde el minuto uno, con un éxito sin precedentes, ganando todos los trofeos posibles en sus dos temporadas en dicha categoría (Copa del Mundo, Superprestige, Mundial), 53 de 57 carreras ganadas desde septiembre de 2011 hasta febrero de 2013. No solo se hablaba de él como fuerza dominante en el ciclocross, también se hablaba de su brillante futuro en el ciclismo de carretera, más aún tras ganar el mundial junior en Florencia, con una gran demostración en un circuito muy duro, llegando a meta en solitario con unos pocos segundos de ventaja.

¿Quién podía parar a esta bestia que había dominado todo lo que había corrido? La respuesta la encontró al poco de ganar el mundial junior de carretera, empezaba la temporada de ciclocross y Van der Poel dio el salto a sub23. Un joven belga con un gran futuro por delante, pero sin actuaciones tan brillantes como Mathieu, Wout Van Aert, conseguía plantar cara al holandés, que seguía dominando la nueva categoría pero sus resultados dejaban de estar llenos de primeros puestos y de vez en cuando aparecían segundos o terceros puestos e incluso fue derrotado por Wout en el mundial sub23 disputado en Hoogerheide (Holanda). En la temporada siguiente esos duelos se trasladaron a muchas pruebas en categoría élite, ganando Van Aert la mayoría de las veces. Sin embargo, el belga sufrió varios problemas mecánicos en el pasado mundial de Tabor (República Checa), lo que nos impidió ver un gran duelo por la victoria, logrando Van der Poel el mayor premio, el maillot arcoiris. Con esa espina clavada empezaba Van Aert la temporada, mirando de lograr su ansiado triunfo en el próximo mundial, el disputado hace escasas horas en Zolder.

1
© Mike Albright / http://www.cxmagazine.com/

La carrera arrancaba a eso de las tres de la tarde, con un inicio muy rápido y con mucha pelea para llegar a las posiciones delanteras antes de dejar el asfalto, como es habitual en esta especialidad. Desde el primer momento, el pelotón estuvo encabezado por miembros de la selección belga (Tim Merlier, Laurens Sweeck y Wout Van Aert), que tenían una estrategia muy clara, salir muy fuerte para evitar la marcha del holandés Mathieu Van der Poel, que acostumbra a seleccionar mucho la carrera y marcharse del resto en las primeras vueltas. Aun así, en la primera vuelta ya se establecía una pequeña selección por delante; Sweeck, Van Aert, Van der Poel, Van der Haar y Simunek se marchaban ligeramente, con Pauwels y Meeusen justo después. Van der Haar, Van der Poel y Van Aert eran los que estaban apretando más y se distanciaron del resto antes de acabar la primera vuelta. Al paso por meta daba la sensación que este grupo se podría acabar yendo y jugarse la carrera, pero no sería así.

2

Varios arreones por atrás, junto a parones de los tres de delante, provocaron que ese grupo cabecero se hiciera más grande, primero Kevin Pauwels, a quien seguía Laurens Sweeck con escasos segundos de diferencia. Pauwels conseguía entrar al inicio de la tercera vuelta, pero Sweeck no, aunque no tardaría mucho, pues lo logró más adelante junto a Sven Nys, un Nys que corría su último mundial antes de retirarse y que provocó la breve alegría de su siempre fiel parroquia al llegar al grupo de cabeza, más aún cuando se puso en primer lugar y amenazaba con realizar algún movimiento para intentar distanciarse del resto. Sweeck se dejaba unos metros al final de la cuarta vuelta pero por poco tiempo, ya que el tramo de asfalto en la zona de meta ha servido para que hubiera parones y reagrupamientos a lo largo de toda la carrera. Nada más recortar esa diferencia, Laurens se puso en cabeza marcando ritmo, un movimiento muy bravo y ambicioso por su parte, no buscando el puesto y arriesgando aunque acabe pasando factura.

Seguían entrando corredores en la quinta vuelta, David Van der Poel (hermano de Mathieu) y Tom Meeusen entraban también al grupo de cabeza. En esta vuelta saltaría todo por los aires, Van der Haar entraba en primera posición a una subida con dos trayectorias posibles, Mathieu segundo y detrás Van Aert, Mathieu se resbala al girar en esa pequeña subida, con la mala suerte de que al reincorporarse su pie se queda pillado en la rueda de Van Aert durante unos 10 segundos. Los dos máximos favoritos pierden tiempo con ese incidente y por delante Lars Van der Haar aprovecha para atacar y marcharse en solitario, con una tímida reacción de Kevin Pauwels y Sven Nys. Al paso por meta Van der Haar tiene 11 segundos sobre David Van der Poel, Kevin Pauwels y Sven Nys, 19 sobre Wout Van Aert (junto a Laurens Sweeck y Tom Meeusen) y 29 sobre Mathieu Van der Poel. En la siguiente vuelta, Van der Haar seguía distanciándose de sus perseguidores, mientras que Van Aert soltaba a todos con suma facilidad para colocarse segundo y perseguir al holandés.

3

Faltaban dos vueltas y Van Aert recortaba la diferencia con Van der Haar poco a poco. Un cambio de bici algo lento del corredor de Giant redujo aún más su diferencia con Van Aert, que lo tenía prácticamente a tiro, unos 4 segundos. Poco tardó el belga en engancharse al holandés y ambos pasaron juntos por meta a falta de tan solo una vuelta para la conclusión del mundial. Van der Poel consiguió remontar posiciones y colocarse tercero, a unos 15 segundos en el último paso por meta, era casi imposible que consiguiera llegar al dúo que tenía por delante. Wout siempre por delante de Lars, sin conseguir marcharse del holandés, en una interesante lucha para ganar la posición antes de las subidas más duras y que podían decidir la carrera.

Van der Haar tenía una gran ventaja respecto a Van Aert, los descensos, así que lo aprovechó para adelantar a Wout en la mitad final de la vuelta, con una maniobra muy arriesgada a la par que extraordinaria. Poco le duró, pues en una subida de arena Van Aert volvía a ponerse por delante de Van der Haar, justo antes de la subida más dura del circuito y que iba a ser muy importante. Van Aert aprovechó el entrar en primera posición para marcar el ritmo, no soltaba a Van der Haar. Pero a mitad de subida el belga realizó un movimiento magistral, decidió bajarse de la bici y subir el resto de ascensión a pie en vez de seguir montado en la bicicleta, cosa que provocó que se abriera una brecha entre ambos, puesto que Van Aert fue mucho más rápido que Van der Haar en cuanto se bajó de la bici.

4

Era un hueco prácticamente insalvable, ya que dicha subida estaba muy cerca del final, así que no hubo mucha más historia, Wout Van Aert conseguía redimirse de la decepción del pasado mundial para el deleite del público belga, completando así una temporada perfecta, ganando los tres trofeos más importantes; Copa del Mundo, Superprestige y Bpost, así como el nacional belga y el mundial, algo que solo había logrado una leyenda como Sven Nys.

5
© Belga / http://www.sport.be/nl/

Lars Van der Haar entro segundó y sorprendentemente, Kevin Pauwels tercero, y no Mathieu Van der Poel (que acabó quinto), que seguramente desistiera de perseguir a los dos de cabeza viendo que no tenía opciones de ganar la carrera. Lamentar el comportamiento de ciertos aficionados belgas, con el lanzamiento de vasos y cerveza hacia corredores rivales, en este caso la peor parte se la ha llevado el holandés Lars Van der Haar, que fue el “mayor” enemigo para los belgas. No es cosa de un día, pues resulta algo incluso habitual en el resto de carreras belgas, un comportamiento horrible por parte de unas cuantas personas.

Y por último una mención muy especial a Sven Nys, leyenda viva que para muchos es y será el mejor ciclista de todos los tiempos en esta especialidad, que entró cuarto en línea de meta, quedándose a escasos segundos de subir al podio. Entró de pie y saludando al público en su último mundial antes de retirarse, un momento muy emocionante que incluso ha arrancado alguna lágrima de su extensa afición. Gracias Sven, gracias por hacer tan grande este deporte, gracias por ser uno de los grandes artífices de que el ciclocross sea cada vez más internacional, gracias por enganchar a mucha gente como yo a un deporte que tiene poca repercusión en mi país, por esas emociones y duelos míticos que quedaran para la historia. Gracias Sven Nys.

6

Escrito por:

Rubén Notario

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar