Ciclismo… Más hechos y menos palabras

A estas alturas del año, “afortunadamente” la temporada ciclista ya ha finalizado, y hace un tiempo que  los equipos con sus directores y staff técnico están realizando el balance de lo realizado durante el año, e incluso algunos ya están empezando a realizar las tediosas pretemporadas de invierno de cara al largo año de competición que como cada año nos engancha a este maravilloso deporte que es el ciclismo.

Digo “afortunadamente”, porque no sé qué se estaría diciendo en los medios de comunicación de todo el mundo acerca de este deporte, si el caso de dopaje en el que está inmerso el equipo Astana, con sus cinco afectados en los últimos meses, fuera durante la temporada, y aun más, si estuviéramos próximos a una gran cita. ¿Pero estos casos deberían extrañarnos en este o en otros equipos? Yo creo que no.

equipe-astana

Ciertamente, creo que por parte de algunos equipos e instituciones, la “lucha” contra el dopaje es directamente proporcional a la hipocresía que demuestran esos equipos e instituciones con dicha lucha, y esto no es una opinión personal, son los hechos acaecidos en los últimos años, e incluso meses y semanas, los que demuestran esa actitud. No puede ser que los equipos con sus directores e incluso sus Managers Generales a la cabeza, aboguen por un ciclismo limpio y sin trampas, y al mismo tiempo esos mismos Managers contraten a  directores deportivos, los cuales en el mejor de los casos han tenido, en una etapa anterior de su vida deportiva, algún tipo de conexión con el doping y en el peor, han confesado directamente y sin ningún pudor haberse dopado. De manera, que yo no sé ustedes, pero yo ahí no veo ningún tipo de lucha absolutamente contra nada, y más bien si me apuran, e hilando muy fino podría presuntamente parecer lo contrario.

Si uno indaga un poco entre los equipos que actualmente forman el UCI World Tour, se puede ver como en algunos equipos ( afortunadamente en la inmensa mayoría no sucede) sus directores están dentro de ese “grupo” del que hemos hablado anteriormente, y que han  flirteado con el doping, lo cual puede incitar a que corredores del equipo opten por el mismo camino que sus directores, y éstos últimos no estarían moralmente capacitados para evitarlo. Lo que está sucediendo en el equipo Astana en los últimos tiempos dista mucho de esa pulcritud buscada en el ciclismo, y que desafortunadamente nunca acaba de llegar. No nos olvidemos que quien dirige a ese equipo desde los despachos es Vinokourov, sancionado en 2007 por una autotransfusión durante el Tour de Francia, desde la carretera lo dirige Martinelli, y en la temporada pasada, el equipo ficha a Scarponi, después de cumplir su segunda sanción por dopaje.

present-vinokourov-martinel

Tampoco  debemos olvidarnos que el hoy corredor del Tinkoff-Saxo, Roman Kreuziger, no pudo participar en la última edición del Tour de Francia, debido a unas anomalías en su pasaporte biológico, durante los años 2011 y 2012, cuando curiosamente militaba en el equipo Astana.

Pero si hay un caso que commocionó al mundo del ciclismo, fue el  de Alberto Contador y su positivo por clembuterol en el Tour del 2010, estando en las filas de Astana, en un analisis realizado en la segunda jornada de descanso de la carrera. Contador alegó que el positivo se debía a una intoxicación alimentaria al ingerir una carne de ganado engordado ilegalmente. Pero su caso se complica al encontrarse muestras de plástico en los analisis realizados, prueba que demostraría una presunta transfusión de sangre. Durante ese Tour a Contador se le realizan cuatro análisis más, en los que también da positivo.  Finalmente, Contador sería sancionado durantes dos años y desposeído del galardón como ganador del Tour del 2010.

Desde mi punto de vista, lo que ha sucedido en ese equipo a lo largo de los últimos tiempos, bien merece una intensa investigación a fondo por parte de las autoridades competentes, las cuales deben empezar a depurar responsabilidades y sancionar a quien o quienes corresponda.

Ya veremos a ver en qué queda todo esto, pero el futuro del equipo está muy negro, y de hecho en su reciente visita a España, el presidente de la UCI Brian Cookson declaró que: “en las próximas semanas podría conocerse la invalidez de la licencia ProTour para el Astana”. ¿Qué consecuencias tendría eso? Pues que todos los corredores del equipo quedarían libres, entre ellos nada menos que el actual ganador de Tour, Nibali, el tercer clasificado del Giro, Aru, y los españoles Mikel Landa y el recién fichado Luis León Sánchez.

Otro caso también muy significativo, es el de Bjarne Riis, director del Tinkoff-Saxo, el cual fue desposeído de su triunfo en el Tour de Francia en año 1996 después de haber reconocido que corrió durante cinco años dopado. No se puede entender que el Sr. Tinkov declare hace unos meses via Twitter, “que aboga por una sanción de por vida, para los casos de dopaje de corredores que han aparecido en las últimas semanas”, y no mire dentro de su propio equipo a quién tiene como director.

No obstante, Riis realizó unas declaraciones a principios de año en Tenerife para el diario L´Équipe, durante una concentración de su equipo en la isla, en las que decía: “En mi equipo, el dopaje no es tema de conversación”

Pero las vueltas que da la vida, que al final sí que habrá sido tema de conversación, ya que tiene dos casos sobre la mesa, el de Kreuziger, -bien es cierto como hemos comentado anteriormente que es producido mientras pertenecía a otro equipo- y por otro lado, uno que sí que le toca un poco más de lleno, que es el de Michael Rogers.

MichaelRogers_3021739

Este es un caso en el que el corredor da positivo por clembuterol tras ganar la Copa de Japón, y en el que el alega que en los días precedentes se encontraba disputando el Tour de Pekín, y que su positivo fue debido a una intoxicación alimentaria al consumir carne de cerdo durante la disputa de la carrera, ya que en China hasta el 2011 alimentaban a los cerdos con dicha sustancia. (Mismo argumento que utilizó su hoy compañero Contador). Se da la curiosa circunstancia que la propia Agencia Mundial Antidopaje (AMA) lanzó un comunicado, en el que advertía: ”a los deportistas en viajes de competiciones, del riesgo que suponía ingerir carne tanto en China como en México”. Es de suponer, que tanto el corredor como el director deberían haber estado al corriente de tan importante comunicado, ¿no creen?

Como conclusión, en ambos casos de directores involucrados en temas de dopaje, no tanto en el primero en el que prácticamente no hay ninguna duda, pero sí en el segundo, lo único que se hace, repito, es sembrar el ciclismo de dudas y quitarle credibilidad, que es justamente de lo que este deporte adolece desde hace ya bastante tiempo. Y esa credibilidad debe ser ganada a pulso desde las instancias más altas del ciclismo, pasando por los dirigentes deportivos de los equipos, y finalmente, por los propios corredores, por supuesto.

Hasta que eso no suceda y se erradique de este deporte hasta la más mínima amenaza de dopaje, estaremos inmersos en una carrera que nunca ganaremos.

Escrito por:
@jamagar

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar