Buscando un contrato (III)

Corredores que, a día de hoy, siguen sin equipo

Tras el obligado y necesario parón invernal, el ciclismo de ruta está de vuelta. Ya se han disputado carreras como el Tour de San Luis o el Tour Down Under, competiciones en las que ya se han dejado ver algunos de los flamantes fichajes de este 2015.

Muchos de los ciclistas que terminaban contrato encontraron acomodo en nuevos equipos o renovaron con el equipo en el que compitieron en 2014. Esos son los afortunados. Desgraciadamente el panorama ciclista no está todo lo boyante que nos gustaría y no hay hueco en todas las plantillas para acoger a todos los corredores que hay en el mercado. A continuación mencionamos algunos de los ciclistas que aún no han encontrado equipo de cara a esta nueva temporada.

chicchi_missouri_stage-6

Treinta y cuatro años cumplió hace escasos dos meses Francesco Chicchi. El italiano, natural de Camaiore, corrió el año pasado en las filas del Neri Sottoli. Se trata de un pequeño sprinter, fuerte y belicoso. Veintiocho victorias tiene en su palmarés, algunas en buenas carreras como el Tour de California (2010) o la Tirreno-Adriático (2008). El año pasado obtuvo tres victorias, aunque bien es verdad que las consiguió en una prueba menor, la Vuelta a Venezuela (que me perdonen los organizadores y el público de la competición venezolana). Se trata de un corredor rápido que se encuentra en la cuesta abajo de su rendimiento pero que aún conserva la punta de velocidad suficiente como para dar alguna victoria al equipo que se decida a firmarle.

Cameron Wurf, campeón de Oceanía en contrarreloj en 2007, lleva años ayudando a sus líderes pero alejado de las victorias. La fusión de Garmin y Canondale, su anterior equipo, le ha dejado sin hueco en la escuadra dirigida por Jonathan Vaughters. El tasmano sigue preparándose por su cuenta a la espera de que le llegué una oferta para seguir compitiendo. El once de enero de este año corrió, a pesar de no tener equipo, en los campeonatos australianos de ruta donde ocupó una discreta cuadragésimo novena posición. Los equipos interesados en contratar a un diligente rodador quizás puedan confiar en las capacidades de este simpático especialista en carreras exóticas.

En un listado como este no puede faltar el habitual brindis con el exotismo. Valens Ndayisenga es a sus veintiún años, siempre que su ruandesa partida de nacimiento no mienta, una de las mayores promesas de África. Este huesudo muchacho de aire despistado podría llegar a ser una rara avis en el pelotón europeo. Ndayisenga es un contrarrelojista de talento, al menos en África. Aunque también es verdad que no es lo mismo competir en el continente que Bismarck y sus compinches se encargaron de expoliar, que hacerlo en Europa. La diferencia de nivel entre el calendario europeo y el africano es tremenda y es muy probable que este bisoño ciclista terminase acusando el salto a Europa en caso de poder darlo. A mí personalmente me encantaría ver como este chico cumple su sueño de triunfar a nivel internacional en el mundo del ciclismo. Ya sabemos que soñar es gratis. La pena es que no desgrava. 

Uno de los ciclistas sin contrato a día de hoy es Juanjo Cobo. El cántabro es capaz de lo mejor y de lo peor. Fichar al “Bisonte” es como lanzar una moneda al aire aun a sabiendas de que casi seguro que el resultado será cruz. El rendimiento de este ciclista con hechuras de boxeador noqueado despierta la misma credibilidad que un “te quiero” post coital. En 2011 se proclamó vencedor de la Vuelta a España ayudado por la jerarquía del Sky de Wiggins que frenó al, por entonces, desconocido e impetuoso Chris Froome. La razón de su triunfo no fue solo que el británico de origen keniata fuese con correa en aquella edición. Principalmente se debió a que Cobo demostró una fortaleza y un golpe de pedal portentosos durante aquellas tres semanas. La victoria en la Vuelta le valió un jugoso contrato con Movistar pero tras la ronda española sus actuaciones fueron de decepción en decepción y nunca más ha vuelto a mostrar un nivel ni tan siquiera parecido al de la Vuelta a España 2011.

1346611314_extras_albumes_0

El Caja Rural ha decidido no renovar a Antonio Piedra, voluntarioso escalador, que se ha convertido en un clásico reciente de la Vuelta a España y más después de su brillante victoria en los Lagos de Covadonga en la edición de 2012. Piedra es un sevillano que no le teme a la soledad y es habitual verlo pedalear en cabeza de carrera luciendo los colores de su equipo a sabiendas de que finalmente su esfuerzo no habrá encontrado la recompensa de la victoria. Es una pena que este incansable guerrillero con tres victorias en su palmarés esté sin equipo para 2015. ¡Rápido, directores, le dará presencia en carrera a vuestros equipos y quién sabe si alguna victoria!

Thomas Dekker es un contrarrelojista holandés que en 2009 fue sancionado con dos años de suspensión por un positivo con EPO. Su nombre siempre estuvo relacionado con el famoso caso de dopaje HumanPlasma. En 2011 volvió a competir en el Chipotle, conjunto filial del Garmin, y en 2012 entró a formar parte del primer equipo del Clean Team, el bloque dirigido por Jonathan Vaughters, uno de los abanderados del Nuevo Ciclismo. Puede que Dekker haya vuelto a correr limpio puesto que sus resultados estos años no se acercan, ni por asomo, a aquellos días en los que, ayudado por los mágicos elixires elaborados en la clínica HumanPlasma, paseaba con éxito su melena como si de una ondeante bandera se tratase. En aquella época, este holandés adicto al consumo de EPO, mantenía un especial idilio con las rondas helvéticas, a saber: Tour de Romandía y Vuelta a Suiza. ¿Habrá algún otro equipo, al margen de Garmin, capaz de perdonarle sus deslices con los productos prohibidos? Estando limpio, ¿podrá rendir a un nivel aceptable este ángel caído de tan solo treinta años? Eso es algo que solo sabremos si algún conjunto se anima a hacerle un contrato de cara a este 2015. 

Su buena temporada en 2012 en África y la necesidad del desaparecido Euskaltel-Euskadi de conseguir puntos a cualquier costa para mantenerse en la categoría ProTour hicieron que el marroquí Tarik Chaoufi recalara en el año 2013 en la escuadra vasca. Por desgracia para ambas partes el fichaje resultó ser un fiasco y Chaoufi no fue capaz de adaptarse a un ciclismo más exigente. A mitad de aquella temporada dijo adiós al Euskaltel y volvió por donde vino para seguir ganando en las carreras africanas. Este ciclista magrebí se encuentra actualmente sin equipo y tras su primera experiencia europea parece poco probable que algún conjunto del viejo continente se anime a hacerle un hueco en su plantilla. Él, como ya hiciera en 2013, puede ofrecer a los equipos un más que dudoso rendimiento y un buen puñado de puntos UCI. 

Rujano celebrates on podium after the 13th stage of the Giro d'Italia cycling race

Con el tamaño y el peso de un gnomo de jardín (1´62 metros, 48 kilos), José Rujano se hizo un nombre en el ciclismo internacional a base de meritorias escaladas en la dificilísimas montañas del Giro de Italia. En 2005 fue tercero en la Corsa Rosa por detrás del vencedor de aquel año, Paolo Savoldelli, y del mítico Gilberto Simoni. Rujano es un escalador brillante pero su rendimiento siempre ha sido decepcionante más allá del Giro y, también hay que decirlo, de la venezolana Vuelta a Tachira, competición que ha ganado en cuatro ocasiones, la última vez en este arranque de temporada. A sus treinta y dos años, este microscópico ciclista venezolano aún puede dar tardes de gloria en el Giro, su carrera fetiche. Las tremendas subidas transalpinas son su fuerte pero con Rujano uno nunca puede estar seguro de que la cosa vaya a ir bien. Genio y figura. 

Es una lástima que ciclistas que lo dan todo por sus compañeros día tras día se queden sin equipo al finalizar sus contratos. Es el caso del escalador francés Christophe Kern, que concluyó su relación laboral con Europcar el treinta y uno de diciembre de 2014. 2011 fue el año de Kern. Esa temporada se alzó con una victoria de etapa en el Dauphiné y, de manera inesperada, se proclamó campeón francés contrarreloj. Tras aquello, a Christophe solo le quedaron kilómetros y kilómetros de duro trabajo por delante para los hombres de verde, especialmente para Voeckler y Rolland. Resulta extraño que Bernardeau dejara fuera del nueve del Tour los dos últimos años a un hombre de la veteranía (treinta y cuatro años ya) y el buen hacer de Kern. Si no encuentra equipo dentro de poco, un gran gregario se habrá quedado en el paro. 

Peerapol Chawchiangkwang. Desconocemos las cualidades y capacidades de este ciclista tailandés campeón en ruta de su país en 2014, pero sería maravilloso poder escuchar a Carlos de Andrés y a Pedro Delgado intentando pronunciar su nombre en plena retransmisión. Solo eso ya vale un contrato ProTour.

Cuarenta y dos años tiene ya el colombiano Félix Cárdenas, viejo conocido de la afición española. Triple vencedor de etapa en la Vuelta a España y con un triunfo parcial en el Tour de Francia. Ha llovido mucho desde que Cárdenas recibiera por última vez el dulce beso de las azafatas en una prueba de renombre, pero este escalador, ex Kelme y Barloworld, aún sigue dando pedales. A su edad, poco se puede esperar de él al máximo nivel, pero todavía rinde en el calendario americano. Quizás equipos con mucha presencia en esas carreras puedan sacar algo de provecho de esta vieja gloria que, a pesar de su edad, prefiere pedalear a pasear con sus nietos (si es que los tiene) o ir a dar de comer a las palomas.

De Mikhail Ignatiev dice su pasaporte que tiene veintinueve años aunque parece que lleve cincuenta corriendo con los colores del Katusha. En realidad han sido solo seis años con el equipo ruso, que tampoco está nada mal. Su estancamiento y el rejuvenecimiento llevado a cabo por la escuadra liderada por Joaquim Rodríguez han supuesto la salida de la estructura de un corredor que en 2007 fue subcampeón del mundo Sub-23 en la disciplina de contrarreloj justo por detrás de Lars Boom y por delante de corredores como Boasson Hagen, Adriano Malori o Peter Velits. Los rusos, gente de carácter fuerte y poco dados a los sentimentalismos, se han cansado de esperar a una eterna promesa incapaz de hacer valer sus buenas condiciones en la lucha contra el cronómetro y con una más que aceptable punta de velocidad. Si algún equipo es capaz de hacer que la sangre vuelva a correr por las venas del apático Mikhail, se habrá llevado a un estupendo corredor. Ya sabemos que “querer es poder”, el problema es que no parece que Ignatiev quiera. 

308zaballa

En innumerables escaramuzas se ha metido, a lo largo de su carrera, Constantino Zaballa. Este ganador de la Clásica de San Sebastián del año 2005, hará treinta y siete añazos en mayo pero aún quiere seguir dando pedales. El nombre del Pantani español, Pantani no por su superioridad en las cimas sino por su corte de pelo (¿qué pelo?), salió a la luz durante la Operación Puerto pero, debido a temas relativos a la desesperante burocracia española, nunca llegó a ser sancionado, aunque su nombre quedó manchado para siempre. A partir de entonces comenzó un peregrinaje por equipos continentales que le ha mantenido alejado de las mejores pruebas del calendario. Tal fue su frustración que en 2012 colgó la bicicleta pero al año siguiente recapacitó y volvió al pelotón. “Tino” Zaballa es un escalador sin el punch de los mejores pero con una fuerza de voluntad y una entrega fuera de toda duda. Pasar inadvertido en el seno del pelotón no es su estilo. Él es más de pasar las etapas rodando junto a la Moto 1, aunque al final termine cruzando la meta minutos después de que ya lo hayan hecho todas las motos. 

El sprinter australiano Jonathan Cantwell es un especialista en el calendario oceánico y asiático. Tanto es así que sus únicas cuatro victorias se han producido en esos continentes. Los años 2012 y 2013 compitió en las filas del Saxo-Tinkoff pero a pesar de tener cierta capacidad para pasar puertos de poco calado y repechos cercanos a la meta, su tope de velocidad no es lo suficientemente elevado como para batir al resto de los velocistas en las pruebas del máximo nivel. Desgraciadamente siempre suele haber un ciclista (o varios) más rápido que él en las llegadas. Si lo que el equipo busca es poner en marcha el puestómetro en los parciales es probable que Cantwell cumpla con las expectativas. Si lo que se buscan son victorias, no parece que el australiano sea el hombre idóneo, aunque nunca se sabe. A lo mejor Cantwell encuentra equipo y rompe a ganar en este 2015. Suerte, Jonathan. 

Estos son los principales, y no tan principales, nombres que quedan libres a día de hoy. Quizás aún estén a tiempo de encontrar equipo de cara a esta temporada. Si no, tendrán que tomarse un forzoso año sabático o, en el peor de los casos, optar por la retirada. 

Desde Road and Mud les deseamos a todos la mejor de las suertes y que finalmente encuentren acomodo en algún equipo de manera que puedan seguir haciendo lo que más les gusta: competir montados en una bicicleta.

 Escrito por:
@AbdonRV
Abdón Ramiro Vázquez

1Comment
  • Carrick on Suire
    Publicado a las 19:27h, 06 febrero Responder

    Este artículo es una prueba de que escribir y leer un comentario deportivo puede ser un ejercicio muy ameno y divertido.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar