Análisis: ¿Son las Hammer Series el ciclismo del futuro?

La excitación, de los aficionados del ciclismo días antes de empezar las Hammer Series Limburgo de hace justo un año, era muy grande, no parábamos de leer y oir que esta nueva modalidad revolucionaría el ciclismo y que ya nunca más volvería a ser lo que era antes. Estábamos preparados para ver en una pequeña localidad holandesa el ciclismo del futuro. Después del éxito de la primera edición, alimentado por la curiosidad y morbo que provocaba entre los aficionados más fieles a este deporte, ha llegado una nueva edición donde a parte de conservar la salida de Limburgo se añaden las sedes de Stavanger y Hong Kong. Una vez realizadas las dos primeras volvemos a analizar el futuro del ciclismo y de las Hammer Series.

Las Hammer Series no son un critérium

Es cierto que los circuitos que utilizan de una longitud rondando los 10 km -en las Hammer Sprint son un poco más largos y en las Hammer Climb son bastante más pequeños- pueden tener una cierta similitud con los critériums, también en el hecho que el kilometraje sea bastante corto -la carrera siempre dura alrededor de dos horas-; pero en todo lo otro no se asemeja en nada, en las Hammer Series los equipos salen a ganar y el ganador no está pactado ni mucho menos. Me da la sensación que muchos equipos tienen interés en conseguir hacer un calendario de unas 8,9 o 10 Hammer Series al año -parecido a la Copa del Mundo de ciclocrós- donde llevarían a los mejores corredores de sus equipos y el vencedor de estas tendría un gran prestigio a nivel de equipo -no olvidémos que el triunfo en estas carreras es grupal no individual-.

Una prueba pensada para el espectador

La televisión en el mundo del deporte se está revolucionando, los derechos para retransmitir pruebas deportivas han aumentado hasta límites insospechables y los organizadores de los eventos sacan su mayor provecho económico en los derechos de televisión que reciben; por lo tanto, no es nada extraño que el objetivo principal sea hacer pasar un buen rato al espectador. En el ciclismo las cosas son ligeramente diferentes, aunque los organizadores en pruebas de mayor importancia -las tres grandes vueltas, los monumentos, el Mundial, etc- reciben la mayor parte de los beneficios de derechos televisivos, en otras pruebas menores estos beneficios se reparten y no son únicamente de televisión. Si hacemos caso al comentarista de ciclismo en Eurosport Javier Ares -el que repite muchas veces que lo que usted está viendo es un “rollo”- el ciclismo debe cambiar para gustar más al espectador y no es porque lo diga un comentarista que vive precisamente de los espectadores televisivos si no porque será la audiencia la que reportará mayores beneficios a los organizadores. Las Hammer Series lo adaptan todo al espectador: priorizan el espectáculo en carrera al paisaje -ya que corren en circuitos-, hacen que la carrera dure dos horas – como el futbol o el baloncesto para que el espectador no se canse en exceso al seguir la prueba de principo a fin-, ponen un sistema de puntación que invita a la estrategia constante -las tres vueltas con doble puntación lo hacen aún más emocionante- y consiguen culminar toda la emoción con una persecución por equipos el último dia -que la hace mucho más atractiva que una contrarreloj normal en la cual no ves como físicamente se adelantan unos a otros-. En las Hammer todo está pensado y me da la sensación que consiguen el efecto que buscan.

El ciclismo alternativo es completamente complementario con el tradicional

Las Hammer Series no sustituirían al ciclismo tradicional -el cual también se debería modernizar pero de esto ya hablaré en otro artículo- sería solamente un ciclismo complementario que beneficiaría a los corredores jóvenes -ya que habitualmente tienen una recuperación instantánea mucho más rápida- y muy explosivos para salir desde el primer kilómetro al 100%. Los fondistas ya tendrán sus oportunidades en otras competiciones con etapas de 6 horas-de hecho el ciclismo tradicionalmente ha estado adaptado a ellos-, pero no tiene porque estar todo el ciclismo adaptado a ellos. En el atletismo hay los que corren una maratón y los que hacen 1.500 metros. Pero quizás está analogía no es del todo acertada, ya que esto no excluiría que los corredores explosivos no puedan correr pruebas de fondo, ni mucho menos, es solo decir que habrán pruebas que se adaptarán a ellos.

Conclusiones

Todo lo que he expuesto aquí son opiniones personales, al fin y al cabo quien tendrá que decir si las Hammer Series son un éxito o no, y por tanto prosperan, se mantienen o se expanden -hasta llegar a ser una prueba de prestigio- no soy yo pasándolo bien desde el sofá, sino la audiencia y la respuesta de los espectadores. Dice bastante sobre esto que este año la cobertura de las pruebas en España haya sido solamente a través de Youtube gratuitamente y haya tenido una audiencia tan baja. Si hacen un poco de memoria, el año pasado Gol TV la emitió en directo y este año no ha repetido. Tampoco el canal deportivo más interesado en el ciclismo con diferencia como Eurosport, parece interesado en emitirlas -quizás por la coincidencia con el Roland Garros-. Estos pequeños detalles son los que decidirán el futuro de las Hammer Series.

Para mí, son una excelente alternativa al ciclismo actual y por tener una estructura de carrera diferente no deben ser peor ni mejor, solamente distintos.

Escrito por:

Arnau Soler i Sales-

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar