Análisis Critérium du Dauphiné 2018

En intervalo de tiempo entre las dos primeras grandes del año ya se avecinaba un conjunto de pruebas -comandadas por Dauphiné y el Tour de Suiza- que nunca decepcionan y año tras año son sumamente atractivas para el espectador que ya desea la llegada de la Grande Boucle. Este año, la disputa de la primera de estas dos carreras de una semana no ha dejado a nadie indiferente y el la prueba alpina ha sido un auténtico espéctaculo desde el primer día. Aquí os dejamos con una análisis sobre las conclusiones extraídas.

Thomas y el arte de controlar la ventaja

Geraint Thomas ha sido el más beneficiado de la situación del retraso de una semana del Tour. El británico ha aprovechado que la mayoría de los luchadores para el Dauphiné llegaban aún en un estado mediocre -el ejemplo más claro es el de Nibali del cual nadie esperaba un rendimiento tan bajo- para forzar un poco más la maquina y llegar muy fuerte a la previa del Tour. Aprovechando el equipo, el Sky consiguió sacar ventaja en la contrarreloj por equipo que supo gestionar muy bien en las etapas alpinas, donde Thomas demostró encontrarse muy bien y no ceder tiempo. La escuadra británica asumió el liderato y lo respaldó en todo momento con Tao, digamos que le sirvió en bandeja para que el ciclista especialista en pista logrará uno de los triunfos más importantes de su carrera juntamente con aquella París-Niza.

Geoghegan Hart: otra perla en manos del Sky

Ya sean de la cantera o fichados de otros conjuntos por precios muy altos, el Sky esta rellenando su equipo de auténticas perlas y promesas, que aspiran -aunque algunos ya los han confirmado- a tomar el relevo del cada vez más viejo Froome que a sus 33 años, en teoria, debería empezar a llegar su fin como líder en las próximas campañas. A nombres como Bernal, Sivakov, Halvorsen, Lawless o Moscon, se les suma un británico provinente del Axeon Hagens Berman -esta auténtica fábrica de ciclistas superdotados- cuyo nombre Tao Geoghegan Hart inquieta a los comentaristas que no saben como pronunciarlo. El británico, ha demostrado tener una regularidad muy importante -lo ha exhibido tanto en Dauphiné como en California- día tras día, subir con mucha facilidad moviendo cantidad de vatios sin levantarse del sillín y ser muy bueno en contrarreloj. Realmente nadie tiene muy claro hasta donde puede llegar, pero de momento esta creciendo como ciclista a un ritmo vertiginoso.

Resultado de imagen de Dauphine 2018 Daniel Martin

Martin apunta muy fuerte de cara al Tour

Ha sido una de las sorpresas en Dauphiné, al estar a un nivel tan alto al lado del líder y de Bardet luchando por la general. El irlandés del UAE consiguió también una victoria para el UAE -equipo necesitado de triunfos-, la primera que no era de Kristoff. Aunque a Martin también le faltaba este puntito de forma que irá adquiriendo durante este mes previo a la Grande Boucle, estuvo muy astuto y aprovecho en la etapa del viernes la falta de Valverde -su gran pesadilla- y el hecho de que Alaphilippe no puediera disputar el sprint -su nueva pesadilla- para llevarse el triunfo con superioridad y sin nadie que le pudiera arrebatarse a temer.

Me da la sensación que Martin irá al Tour a hacer un gran puesto por la general más que a obtener triunfos de etapa. Si esto es un error estratégico o no, pienso lo contrario ya que el año pasado demostró estar en condiciones de hacer un top-5 o incluso meterse en el podio, aunque tendrá que mejorar en la crono…

Bardet se queda con las ganas de obtener el triunfo

Bardet llegaba a Dauphiné con más ganas mentales de conseguir el triunfo que capacidades físicas. Llegaba con la presión, con la cual igual que los colombianos deberá empezar a lidiar, de ser el favorito en Francia y tener que demostrar ser el mejor de cara la Grande Boucle, donde todo el país sueña en volver a tener un ganador de su país más de treinta años más tarde. La verdad es que la presión a la que esta sometida Bardet es brutal y me da la sensación que va in crescendo año tras año cuando ven que aún no ha obtenido el maillot amarillo, espero que no le pase como a Pinot y no quiera saber nada de la carrera más importante del mundo.

Alaphilippe carece de recuperación pero cada vez pasa mejor la alta montaña

Ya hace años que el nombre de Alaphilippe sonaba a los oídos del aficionado español como el sustituto de Alejandro Valverde, su explosividad en pequeños repechos con una velocidad punta notable, recordaba demasiado al murciano y sus exhibiciones en la Flecha Valona -donde no tenía rival alguno-. Las diferencias entre todos dos se accentuaban, y mucho, en el hecho de que, al contrario del francés, “El Bala” es un corredor polivalente que pasa muy bien la alta montaña -aunque siempre le pillaba un mal día en las grandes rondas- y que aspiraba a hacerse con el triunfo final en grandes vueltas -a pesar de no tener una recuperación tan rápida como otros ciclistas-. El francés la montaña se la atragantaba y se le sigue atragantando, aunque que quizás puede aguantar una jornada de montaña no muy dura en el principio de la vuelta -donde las fuerzas aún están presentes- no puede encadenar muchos puertos seguidos, ni estar con los mejores jornada tras jornada. Alaphilippe debe asumir su rol de clasicómano puro y cazador de etapas, y -sin que esto implique haber de dejar de ser mejorara en montaña- oblidrase de la general tanto en las grandes vueltas -donde veo el triunfo por parte de él sin posibilidades- como en las vueltas de una semana.

Pello vuelve a hacerlo

Aunque venía exhausto de haber corrido el Giro y finalizar en sexto lugar, el equipo decidió aprovechar su gran momento de forma y traerlo a Dauphiné donde ayer hizó una de las mejores exhibiciones de su carrera. Después de estar en fuga toda la etapa el vasco supo aguantar a los favoritos que iban a hachazos por detrás y mantener la pequeña distancia, en torno al medio minuto, imponiéndose en la cima de la Rosière. Parece que Bilbao no teme nada y se empieza a hacer un puesto de suma importancia entre los españoles.

Escrito por:

Arnau Soler  i Sales

5 comentarios
  • Juan Manuel Padrón
    Publicado a las 10:55h, 12 junio Responder

    Buenos días Arnau. Felicidades por la crónica. Yo, si me lo permites, echo en falta una referencia a Marc Soler, muchos pensábamos que vendría a consolidar lo hecho en Paris-Niza pero por lo que se ve, acaso estamos siendo muy exigentes con él y esperamos verle ya entre los grandes. Todo a su debido tiempo. De esta Dauphiné, yo también destacaría a Rolland, a quien se le vio mucho con los mejores, si bien, cada vez que se movía el árbol, dejaba escapar segundos-minutos, aunque se ha metido en el top 10. Seguro que le da confianza de cara al Tour. También es justo reconocer el papel de Latour, máxime cuando ha tenido el difícil papel de combinar ser gregario de Bardet y luchar por la general. Cuidado con él porque puede ser el ciclista que esperan los franceses. Este año: ya entre los 10 primeros en: Romandía, Catalunya y ahora Dauphine, dos malliots blancos de mejor joven y atención, cuestión no baladí, ha sido campeón de Francia de contrarreloj, talón de Aquiles de los actuales ciclistas franceses. Para terminar, un comentario que no sé si será compartido: ¿Cuándo renunciarán las grandes vueltas a una etapa contrarreloj por equipos? Si al final el objetivo es aupar al mejor ciclista. Al ciclista total y su sufrimiento agonístico no tiene sentido un parcial que premia a los grandes equipos. Si ya de por si, los grandes campeones como Froome están rodeados en las etapas de montaña de una pléyade de coequipier de lujo, si encima cuentan con una etapa de contrarreloj, se le está dando mucha ventaja a esas grandes escuadras. Menos reducir el número de ciclistas por equipo y más quitar este tipo de etapas que solo sirven para premiar a las grandes escuadras. A las más potentes. En fin es un simple parecer que entiendo que acaso no sea compartido. Un abrazo.

  • rikikampru
    Publicado a las 15:22h, 12 junio Responder

    Para mi ha sido de las peores carreras que recuerdo. Una sola etapa lo ha decidido todo, la CRE. Además, ya es algo que se sabía de antemano. Por si fuera poco, han metido 4 etapas de montaña…. ninguna de más de 150km y todas con final en alto. O lo que es lo mismo, el escenario perfecto para capar ataques lejanos y tacticas de equipo y propiciar ataques pancarteros. La distancia Yates.

  • Road And Mud
    Publicado a las 15:39h, 12 junio Responder

    Hola Buenas,
    Gracias a Juan Manuel Padrón y Rikikampru por comentar, la verdad es que los comentarios animan mucho para continuar haciendo artículos en mi tiempo libre.
    Por lo que comentas Juan Manuel, en las crónicas acostumbro a centrarme en corredores determinados y por lo tanto paso por alto otros corredores que tambien merecen protagonismo.
    Sobre tu opinión sobre las contrarrelojes por equipo pienso que son muy atractivas, pero son más propias de un mundial o de las Hammer Series, como dije en mi articulo sobre ellas, y no de una vuelta por etapas. Ya hablaré de esto en un artículo: pero no coincidó con tu opinión sobre que tener un corredor menos por equipo sea negativo creó que ha sido uno de los cambios más inteligentes.
    Rikikampu, las etapas cortas són muy atractivas y emocionantes pero es cierto que no acostumbran a permitir ver ataques de lejos ni pajaras como vimos en el pasado Giro.
    Un saludo a todos.

    Arnau.

  • Juan Manuel Padrón
    Publicado a las 09:39h, 13 junio Responder

    Gracias a ti, Arnau. A seguir así. Forza “Road”.

  • Juan Manuel Padrón
    Publicado a las 09:42h, 13 junio Responder

    Rikikampru, totalmente de acuerdo con tus comentarios.

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar