Alejandro Valverde, el que siempre está ahí

¿Y quién está siempre de enero a octubre desde hace más de diez años? Esa era la pregunta que formulaba en las redes sociales el veterano periodista Sergi López-Egea al inicio de los Pirineos en este Tour de Francia, y la respuesta no es otra que Alejandro Valverde. El pasado 12 de julio se cumplían diez años de la victoria del corredor murciano en la meta de Courchevel por delante de Lance Armstrong, el cual se encaminaba a su séptimo Tour. Una década después sigue siendo protagonista en las carreteras francesas y en vista de lo acontecido en las últimas etapas, el ciclista de Movistar hace gala de un estado de forma envidiable a sus 35 años.

aad69

Una de las virtudes de Alejandro Valverde es su competitividad en cualquier parte del año, sea cual sea la carrera que dispute siempre suena como uno de los favoritos a vencer o ser protagonista en esa carrera. Probablemente nunca ganará un Tour de Francia y es posible que tampoco le veamos vestido de Arco iris como Campeón del Mundo (espero tragarme mis palabras el próximo mes de septiembre en Richmond) pero  lo que sí es una realidad es que siempre se le puede ver dando la cara en citas importantes y no tan importantes a lo largo de todo el calendario ciclista internacional y este 2015 no ha sido una excepción. Desde su victoria en la Serra de Tramuntana en la Challenge de Mallorca a finales del mes de enero han pasado casi seis meses y en ese periodo, incluida su participación en las exóticas pruebas árabes donde consiguió algunos puestos de honor, el corredor de Las Lumbreras ha brillado con luz propia. El tercer puesto sobre el sterrato de Strade Bianche fue el prólogo a su gran actuación en la Volta a Catalunya, donde además de vencer en tres etapas fue segundo en la clasificación general a tan solo 4 segundos del vencedor Richie Porte. El mes de abril además de ser el que le vio nacer, es el periodo del año donde Valverde debe dar lo mejor de sí mismo e históricamente así ha sido. Solo el Campeón del Mundo Kwiatkowski pudo con él en los metros finales de la Amstel Gold Race, primera prueba del llamado tríptico de las Ardenas, mientras que tanto en Flecha Valona como en la Decana Lieja Bastoña Lieja, Alejandro impuso su ley además de entrar en la historia del ciclismo como triple vencedor de ambas pruebas. La guinda final al pastel, por ahora, la puso venciendo su segundo Campeonato de España, después de aquel conseguido en Talavera en 2008, bajo un calor infernal en el circuito de Cáceres pocos días antes de disputar el Tour de Francia.

1437321370_extras_noticia_foton_7_1

En la actual Grande Boucle Alejandro parece haber encontrado su sitio como segundo espada de su escuadra detrás del colombiano Nairo Quintana, y es que quizás la presión ejercida sobre su figura cada año en la disputa del Tour de Francia, y la responsabilidad de militar en un conjunto como Movistar (Reynolds, Banesto, Caisse d’ Epargne…) siempre enfocada para brillar en estas tres semanas del mes de julio, nunca beneficiaron en exceso al corredor murciano.

Escrito por:
@Sincadenablog

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar