Alberto, continúa por favor

La recién finalizada Itzulia nos ha supuesto para algunos un reencuentro con la ilusión. La ilusión de ver cómo ha triunfado un ciclista que ha sido el que más lo ha buscado de entre quienes disponían de fuerzas para lograrlo. Porque Alberto Contador ya lo intentó también en París-Niza y allí no lo logró. Cinco segundos solo le separaron del triunfo final. Sus intentos de vencer no tuvieron recompensa, quizás entre otras cosas debido a esos ciclistas-embajadores que corren en otros equipos.

2016040918055648989
Foto: Javier Etxezarreta EFE

Ya en la etapa con final en Arrate Contador dejó atrás a Nairo Quintana, en teoría su máximo rival para disputarle el triunfo. Y con esa ventaja favorable respecto al corredor de Movistar tomó la salida en la última contrarreloj. Que Movistar consideraba al ciclista de Tinkoff su máximo rival quedó meridianamente claro en los estrechos marcajes que Quintana sometió al de Pinto. Lo que no llega a entender el aficionado medio es cómo Quintana no colaboró con Contador el día en que, camino de Orio, en el muro de las peñas de Aia, ambos se destacaron de sus rivales. Actitudes similares, desgraciadamente bien recientes en el tiempo, desde luego que no nos generan ninguna ilusión.

Que estos “muros” pueden servir para el espectáculo también nos generó ilusión. Generarán espectáculo en la medida que estén correctamente ubicados en el recorrido de la etapa. De forma que favorezcan los ataques en carrera y que no consigan precisamente el efecto contrario: bloquear la etapa cuando están situados en el final de ella. Y que nadie interprete esto como la tradicional puya a Guillén, porque en la Flecha Valona padecen el mismo problema.

Genera ilusión incluso hasta la clasificación del World Tour. Aunque tampoco nos engañemos. Esa clasificación suele recompensar más a los ciclistas que tienen como objetivo el llamado puestometreo. A quienes prefieren conseguir un buen puesto en una carrera antes que asumir riesgos por intentar ganarla. Pero a fecha de hoy, y aunque sea algo coyuntural, son precisamente dos de los ciclistas con más ambición y con más ganas de proporcionar espectáculo a los aficionados, los que la encabezan. Y eso causa alegría. A saber, Peter Sagan en primer lugar y Alberto Contador en segundo. Precisamente dos corredores del equipo ruso Tinkoff, estructura que anunció hace ya meses su no continuidad en el mundo del ciclista. A ver si estos buenos resultados del equipo hacen recapacitar a Oleg, el polémico mandamás de esa estructura, acerca de su decisión. Y sí. Aunque a nivel general la temporada hasta hoy hubiese parecido un paseo para Sky, la tozuda realidad, al menos en lo referido a la clasificación individual, es otra.

Genera ilusión, sin duda lo que más, el hecho de que Alberto Contador se replantee su decisión de abandonar el ciclismo al final de esta temporada, como afirmó hace ya unos meses Precedentes tenemos de sobra para saber que las afirmaciones del gran campeón de Pinto hay que tomarlas con pinzas. Esperemos que en esta oportunidad también sea así, en el sentido positivo de su continuidad. Digámoslo claramente. El ciclismo actual necesita ciclistas de este calibre, visto lo que hay. El ciclismo actual necesita a estos dos extraordinarios ciclistas del equipo Tinkoff. Así de claro. Uno una auténtica estrella, incluso más allá del ciclismo, como señaló en su acertado artículo mi compañero Sergio Espada: su nombre, Peter Sagan. Seguramente Alberto no tiene ni por asomo el mismo carisma cuando no va montado sobre una bicicleta que su compañero eslovaco. Pero en el mundo del pedal es hoy día una referencia. Y lo será cuando, esperemos que tarde, pase a la historia. Otros no podrán decir lo mismo, a pesar de sus victorias. A menos que cambien, porque algunos… a tiempo están.

1460215992_657060_1460218369_noticia_normal_recorte1
Foto: Javier Etxezarreta EFE

Esta Itzulia también nos ha recordado a las Vueltas al País Vasco, así se llamaban, de nuestra niñez. Nos ha hecho rememorar a aquel cántabro y extraordinario contrarrelojista que fue José Antonio González Linares. Quizás a las generaciones jóvenes este hombre no suponga nada. Pero hasta hoy ostentaba con cuatro, el récord de victorias en solitario de la Itzulia. Hoy, también en una contrarreloj, Alberto Contador ha igualado ese récord. Por eso nos han venido a la memoria aquellos días, de niñez, de espera ilusionada en las cunetas al paso de los ciclistas, de intentar llevarnos a casa el recuerdo de un bidón, de las crónicas de Guajardo, el padre del actual speaker, por la radio, de los maillots de Kas, Teka, Novostil, Safir, Coelima… Y de lluvia. Mucha lluvia.

La lluvia ha marcado, como no la marcaba hace tiempo, esta edición de la Itzulia. Una lluvia que ha desgastado mucho a los ciclistas que han conseguido concluir la carrera en Eibar. Algunos necesitarán días para recuperarse. La lluvia y la dureza consiguiente de la carrera ya han convertido esta edición de la Itzulia en mítica. Si encima su triunfador ha sido un ciclista que marcará referencia en la Historia de nuestro deporte…¿Qué más se puede pedir?

Sí. Una cosa más se puede pedir.

Alberto, continúa.

Escrito por:
@ranbarren

1Comment
  • Beli
    Publicado a las 12:33h, 10 abril Responder

    Continúa Alberto!

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar