Adrián García- Diario desde Bélgica (Parte 3)

Otra semana que comienza por estas tierras, como diría yo: una semana más y una menos para que este viaje con mucha pena llegue a su fin. Pero bueno hay que aprovechar bien hasta el final este viaje, disfrutar cada día y sobre todo, trabajar mucho, pero mucho, mucho…

Aquí se puede decir que es donde comienza lo que han sido estos cuatro días atrás:

Como bien conté la última vez que escribí, el viernes salí dirección Antwerpen, donde correría el viernes, allí me encontré un circuito que más o menos me gustaba, pero el cual no estoy acostumbrado a correr, ya que era todo rectas y un par de curvas, eso sumado a los largos tramos de arena, los cuales eran espectaculares, pero vamos lo que viene siendo el ciclocross de verdad.

Llego el sábado y con él las últimas vueltas y lo habitual: estirar, calentar y para la salida. Por allí andábamos un par de españoles, daba gusto poder oír alguien en tu mismo idioma. Comienzan a llamar y yo de nuevo pensé que sería de los últimos pero no, sorpresa, segunda fila para mí, pero de poco me serviría, ya que en la salida me quedé muy atrás y encima se le sumó una avería, la cual me dejó el último. Tocó comenzar a remontar e intentar llegar lo más adelante que pudiera, cogía grupos recuperaba y seguía hacia delante, limé el ser doblado por los pelos, pero al final pude acabar el 26 tras haberme quedado en la primera vuelta el 52.

El domingo todo fue muy diferente, circuito muy pero que muy duro, espectacular eso sí y encima mi primera copa del mundo. Esta vez sí que salía desde muy atrás, vamos, una fila me libraba de estar el último. Salida muy rápida y dura, cogiendo todos los tapones, pero ese no era el problema, las piernas no iban, intentaba forzarme pero era imposible, intenté hacer supervivencia pero ni aun así, dos vueltas me quedaron de dar. Muy desilusionado con la carrera y conmigo mismo, tenía mucha ilusión pero las piernas no funcionaban y no hubo manera de hacerlas espabilar. Es en este tipo de situaciones donde te das cuenta de lo difícil que es conseguir un sueño, es cuando tienes que decidir, si seguir o rendirse ahora que estás a tiempo.

Fácil respuesta a esa decisión: seguir hacia adelante es la mejor opción, nada es fácil en este mundo, nadie nos regala nada, así que toca seguir luchando y trabajando.

Aquí comienza esta semana, siguiendo trabajando. Ayer pude rodar un rato con calma con la grupeta asturiana y hoy ya dándole algo de caña al cuerpo por estas carreteras, aprovechando lo que tengo por aquí y dándole brea a los entrenamientos.

Próxima parada será Zolder (copa del mundo) el sábado y Diegem el domingo, semana dura de entrenos, pero es lo que toca cuando uno decide cumplir un sueño.

Escrito por:
@78_adri

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar