Adiós y Bienvenidos – Mundial de Zolder (Galería de fotos)

Emotivo, vibrante, emocionante e incluso conmovedor, estos son algunos de los adjetivos con los que se podría describir lo vivido en este último mundial de ciclocross disputado en el autódromo de Zolder. Después de vivir varios mundiales, en este se notaba un halo diferente en el ambiente, por una parte llegábamos a un mundial con varios corredores aspirantes al triunfo, aunque uno de ellos destacaba por encima del resto, Mathieu Van der Poel, por otra parte todos los allí presentes íbamos a presenciar el último mundial de una leyenda en este deporte, amado por muchos, odiado por otros, pero era un día para dejar atrás los colores y rendir homenaje al que para muchos es el mejor ciclocrossman de todos lo tiempos, el grande, el único el inconfundible SVEN NYS.

Y por otra parte los españoles allí presentes, por primera vez en mucho tiempo íbamos a presenciar una carrera, la de los sub-23, en la que había opciones reales de hacer un muy buen puesto de la mano de Felipe Orts y Kevin Suarez. Porque estos dos chavales, están consiguiendo lo que ninguna otra generación ha conseguido, apostar por el ciclocross y demostrar de una vez por todas que los corredores españoles pueden estar a la altura.

Durante la última semana, habíamos escuchado declaraciones de Felipe Orts, de la mano de Ciclo21, en las que anunciaba que no estaban tan lejos de las primeras posiciones, hacia una apuesta ambiciosa el de Villajoyosa y es que ya se veía con buenas piernas. Y así lo confirmó nada más comenzar la carrera, ya en los primeros compases se codeaba con la elite mundial de la categoría y estaba dispuesto a darlo todo por pelear su posición. E incluso en alguno de los momentos de la carrera, cuando eran los belgas los que movían ficha, Felipe era capaz de coger el mando del grupo perseguidor y encabezar la persecución rodando en segunda posición durante algunas vueltas. La carrera fue un continuo ir y venir de movimientos, y allí estaba nuestro corredor sin perder la cara a la carrera, mientras Kevin venía un poco más retrasado debido a un enganchón en la primera vuelta.

Queda para anécdota la pifiada del checo Adam Toupalik que celebró la victoria una vuelta antes de finalizar la carrera ante las risas del público allí congregado, una lástima para el chaval, porque realizó una gran carrera, pero al final sería el belga Eli Iserbyt el que se colgaría la medalla de oro al arrebatársela al propio checo, que después de su error fue capaz de reponerse y pelearle el sprint hasta los últimos metros. Y mientras nosotros soñando con una medalla, sí, señores y señoras, han oído bien, soñando con una medalla, y es que Felipe Orts andaba por allí, luchando codo con codo con estos corredores, y al final sería sexto, a tan solo quince segundo del primer clasificado, apenas lo podíamos creer, y es que realmente las medallas no estaban tan lejos.

Podemos seguir soñando, y es que a Felipe todavía le queda un año de sub-23, y al año que viene en el mundial de Luxemburgo, puede dar la campanada y quién sabe lo que puede llegar a hacer, el tiempo lo dirá, pero por primera vez en mucho tiempo tenemos un hornada de corredores jóvenes, Felipe Orts, Kevin Suarez, Adrian García e incluso alguno más que se me escapará, que realmente están haciendo una apuesta clara por el ciclocross, y el nivel que tienen es esperanzador, está acabando la temporada de ciclocross y yo personalmente ya me muero de ganas de ver lo que son capaces de hacer estos corredores el año que viene.

Y a continuación vino el plato fuerte, poco antes de la salida hacía aparición una fina lluvia que todavía hacía el ambiente un poco más melancólico si cabe, y es que las más de 65.000 personas allí congregadas sabíamos que sería nuestra última oportunidad de ver en un mundial a Die Kannibal Von Baal y contrario a sus costumbres fue el primero en aparecer en la recta de salida para formar parrilla. Esto el público lo agradeció con una atronadora ovación, nadie de los allí presentes quiso perdérselo y el espectáculo era abrumador. Luego fueron llegando el resto de corredores, y aunque a todos se les recibía con cariño, nada comparado a lo de Sven, por una vez, la decisión del público fue unánime y todo eran vítores para el gran campeón.

Con gran puntualidad y con esa ligera lluvia que caía sobre el trazado, se daba la salida a la carrera, una carrera que desde el principio comprobamos que no iba a tener un dominador claro, y es que ante el empuje del defensor del título, la selección belga trabajó en equipo para contrarrestar las duras salidas del corredor holandés. Fueron varios los que probaron suerte en los primeros compases de carrera, Sweeck, Van Aert, Van der Poel, Van der Haar, Merlier, Pauwels pero ninguno de ellos con éxito, y por detrás un corredorazo de 38 años venia abriéndose paso poco a poco, tirando de casta, técnica y todo lo que hiciera falta para llegar a la cabeza de carrera.

Y así lo hizo, llegó a la cabeza de carrera y el público estallo de júbilo, y el griterío por todo el circuito era generalizado. Había gente de muchísimas nacionalidades, cada uno apoyando a sus corredores, pero todos en general apoyando a Sven Nys, y eso se hacía notar en el circuito. Mientras tanto llegamos al momento crucial de la carrera, en una zona técnica con dos posibles trazadas, los dos máximos aspirantes al título deciden tomar la curva por el interior, un fallo de Mathieu Van der Poel le hace echar pie a tierra con tan mala suerte que metía su pie entre los radios de Van Aert, quedándose enganchado durante veinte segundos que parecieron una eternidad. Esto lo aprovecharía Lars Van der Haar para lanzar un duro ataque con el que cogería una distancia que a punto estuvo de valerle un Mundial. Pero no fue así, porque por detrás venia un coloso empujado por miles de gargantas belgas que lo llevarían a alcanzar al pequeño holandés a falta de una vuelta. Por detrás, Kevin Pauwels, Sven Nys llevado en volandas por la afición local y Mathieu Van der Poel se disputarían el otro metal que quedaba por asignar y es que los dos primeros puestos estaban casi sentenciados, faltaba saber el orden.

Pero Lars Van der Haar no se arrugó, pese a tener a casi toda la parroquia en su contra, algunos desalmados (por no decir otra cosa) incluso le arrojaron cervezas y demás cosas, algo totalmente lamentable, pero burros los hay en todas partes, por desgracia. Y la última vuelta fue un duro mano a mano entre Van Aert y Van der Haar. El holandés realizó una bajada, la más técnica del circuito, magistral, pasando por fuera a Van Aert y silenciando al público belga que enmudeció por momentos. Aunque Van Aert se guardaba un as en la manga y lo utilizó en otra de las zonas técnicas, una de las subidas, en la que echó pie a tierra y salió corriendo como un poseso enardecido por los ánimos de sus compatriotas, cogiendo unos segundos de diferencia que le valieron un mundial, su primer mundial, el primero de muchos seguramente.

Seguido entraría Van der Haar que se colgaba la plata y el bronce fue para Kevin Pauwels, mientras que la cuarta posición la ocuparía  Die Kannibal Von Baal, los aplausos y vitores fueron aun mayores que para el vencedor, y Sven, que se sabía merecedor de ellos, cruzó toda la recta de meta, abarrotada hasta la bandera, saludando a ambos lados, entre ellos a un servidor que allí estaba para vivirlo, y para contarlo, y al que todavía se le eriza la piel al revivir aquellas imágenes. E incluso a más de uno se le escapaban algunas lágrimas y es que en ese momento se despedía EL CICLOCROSSMAN MAS GRANDE DE TODOS LOS TIEMPOS.

MERCI SVEN!!!!!

Escrito por:
@oscarpinacdm

Galería de fotos por @pinacdm:

2 comentarios
  • Carrick on suire
    Publicado a las 17:29h, 07 febrero Responder

    Impactante y emocionante relato. Has conseguido emocionarme Óscar. Magníficas esas fotos

    • Oscar Pina
      Publicado a las 22:54h, 07 febrero Responder

      Gracias a ti, por seguirnos y leernos!!

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar