Adam Hansen – “Un tipo peculiar”

Afable, inteligente, extrovertido, peculiar, bromista… Son algunos de los adjetivos con los que podríamos describir a Adam Hansen, el corredor australiano del Lotto Belisol que la semana pasada vencía en la decimonovena etapa de la Vuelta en Cangas de Morrazo, y que en los últimos años gracias a sus pequeñas locuras se ha ganado un lugar en el corazón de muchos aficionados del ciclismo.
Antes de dedicarse al mundo de la bicicleta, Adam, estudió para programador informático trabajando como tal durante un total de 4 años. Posteriormente decidió iniciarse en el mundo del Triatlon, hecho que hizo que acabase pasando al ciclismo en ruta donde empezó corriendo en pequeños equipos austriacos como el Arboe Merida-Graz, Corratec Austria-Arbö, Elk Haus o Aposport Krone Linz entre otros. Su paso a la profesionalidad lo inicio en el l T-Mobile Team, lugar en el que logró quedar sexto en el Memorial Samyn y donde corrió su primera gran vuelta, terminando 88 en la general final. Entre 2008 y 2010 corrió en las filas de HTC Columbia donde sus resultados más destacados fueron los CN de contrareloj de Australia, una segunda posición en el Hel Van Het Mergelland, una medalla de bronce en la ruta de 2009 y la victoria en la general final del Ster Elektrotoer entre otros. Finalmente en 2011 recaló en las filas del Omega Pharma-Lotto, el actual Lotto Belisol, equipo en el que ha corrido desde entonces y donde en 2013 logró la victoria más importante de su carrera en el Giro de Italia, en la séptima etapa tras culminar una fuga bajo un intenso diluvio en Pescara.
La pregunta es, ¿Cómo un ciclista con unos resultados tan discretos puede ser tan querido por la afición? La verdad es que Hansen, también es conocido por pequeños actos como coger la cerveza de un aficionado en plena subida al Alpe D’Huez o ponerse una peluca en pleno Angliru. Actos que le hacen tener un carácter un poco peculiar. También es famoso por las imágenes que suele subir a su twitter bromeando sobre la dureza de las concentraciones del equipo en los inicios de temporada. El pasado viernes, tras ganar la etapa, Hansen declaraba: “Había planeado raparme la cabeza, pero no me dio tiempo, a cambio, llevé en el maillot y masqué tres chicles de fresa en los primeros treinta kilómetros, y también hice pompas”, refiriéndose a lo que hizo en el Giro, ya que se rapó el pelo el día que venció la etapa afirmando que era para prepararse para estar listo para la fuga.
1101264-20130718-191903-L
Los próximos objetivos de Hansen serán correr la contrarreloj por equipos del mundial de Ponferrada y posiblemente también corra la prueba en ruta, para terminar la temporada en el Tour de Pekín y finalizar una temporada más, su undécima como profesional, descansar en invierno y volver con ganas en enero con sus peculiares montajes en las concentraciones,para así empezar un nuevo año.
Escrito por:
@DaniEscribano27
Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar