22 desconocidos de este Giro 2016 (Primera parte)

Dedicado a @oidoracritica, quien tanta paciencia tiene.

El ciclismo es un deporte de equipo en el que la gloria solo se la lleva uno y, además, siempre suele ser el mismo. Me duele oír a personas sostener que la temporada de primavera ha sido decepcionante porque hombres como Hayman o Poels han ganado Roubaix o Lieja. Yo estoy encantado de que sea así. Si vencieron será porque algo hicieron bien, ¿no? El triunfo en el ciclismo no es el coto privado de los Froome, Contador o Cancellara de turno. Para que hombres como estos engrosen su palmarés otros desconocidos deben esforzarse al máximo. Y su única recompensa suele ser que gane el líder de su equipo. Para que su jefe de filas luzca como un héroe en la portada de los periódicos, si es que eso sigue pasando hoy día, sus anónimos compañeros han debido machacarse los riñones a pedaladas hasta el punto de que de verdad me pregunto cómo es posible que luego no meen sangre cuando están descansando en el hotel.

Como sentido homenaje a esos corredores que baten pedales todos los días alejados del reconocimiento, a continuación citaré algunos de esos superhéroes invisibles. Por falta de espacio me veo obligado a escoger a solo uno de cada equipo. Dejar fuera al resto me duele tanto como si me hubiese partido la tibia cayendo en el descenso del Petit Ballon, pero confío en que sea un dolor que pase pronto. El mayor alivio sería ver a alguno de estos desconocidos dando la campanada en el presente Giro. Aquí va la primera de las dos partes.

Los mejores años de Hubert Dupont quedaron atrás, concretamente en 2011, año en el que este escalador, que en noviembre cumplirá treinta y seis años, rozó el Top10 en el Giro, siendo tercero en una etapa, y concluyó vigésimo primero en el Tour. El flaco Dupont no está ya para los trotes que exige disputar una general, pero puede ser una valiosísima ayuda para Pozzovivo en las jornadas de alta montaña que se avecinan. Además, el pasado domingo fue noticia cuando Alexandre Geniez le zarandeó cogiéndolo por las solapas. De sus bolsillos cayeron varias monedas de cobre, un paquete de chicles y una estampita de Notre-Damme des Nieges en cuyo dorso se podía leer “mi reino por una victoria de etapa”. Imagino que el inalterable hombre del Ag2R le confesó a Geniez ser más de Bouhanni que de Démare. El de Rodez, de sangre caliente, no pudo dejar pasar tamaña afrenta a su compañero de equipo y reaccionó como muestra el vídeo. Sea como fuere, seguro que Hubert Dupont da mucha más guerra en las ascensiones que la que le dio a Geniez en aquella disputa personal.

https://www.youtube.com/watch?v=9TqG2ug-HSA

Joven aún, Bakhtiyar Kozhatayev ha venido al Giro para cubrir, junto a Andrey Zeits, la necesaria cuota de kazajos que exige tener el equipo Astana. Pero no solo por eso. Kozhatayev, un habitual de las victorias en las contrarrelojes por equipos del equipo de Asia Central, al igual que sus antepasados, cabalgará junto a su jefe supremo, Nibali Khan, para protegerlo en las planicies que les conducirán hasta la meta final de Turín. Si el Khan necesita agua o una barrita energética, allí estará Kozhatayev, dispuesto a entregar la vida por satisfacer las necesidades de su jefe de filas. Con soldados así, es mucho más fácil conquistar el mundo.

Dos años lleva rozando la victoria en el Giro Francesco Manuel Bongiorno. En 2015 se la levantó Gilbert. Especialmente dolorosa fue la derrota de la temporada anterior. En las duras rampas del Monte Zoncolan, a falta de tres kilómetros, cuando rodaba a rueda del a la postre vencedor de la etapa, Michael Rogers, un tipo que se hace llamar aficionado al ciclismo pero que en realidad lo que es es un imbécil, quiso empujar para ayudar al escalador de Bardiani. El cansancio y la estúpida pericia del espectador hicieron que a Bongiorno se le saliera el pie izquierdo de la cala y perdiera la rueda de Rogers. Bongiorno fue incapaz de volver a la estela de un purasangre como el australiano y se quedó con las ganas de saber si podría haberle batido. El italiano es un infatigable luchador y este año seguro que vuelve a filtrarse en una o más escapadas, sobre todo en uno esos días en los que la prudencia invita a los cuerdos a permanecer en la grupetta. Pero Bongiorno nunca ha sido una oveja a la que le guste quedarse en el rebaño. Buendía es más bien una oveja a la que le gusta conocer mundo, aunque al final, se lo coma el lobo.

Joey Rosskopf es un ciclista que encaja a la perfección en el perfil de su equipo el BMC. Este estadounidense nacido hace veintiséis años en Decatur, en el estado de Georgia, es un contrarrelojista que se defiende en las jornadas montañosas con dignidad. Uno de esos hombres que ayudan a conseguir las brillantes victorias en las cronos por equipos de la escuadra yankee y que luego se reciclan y convierten en hombres para todo, desde llevar cafés y hacer fotocopias hasta llevar a cenar a los grandes directivos de las empresas clientes. Es la segunda temporada World Tour de Joey y su segunda grande tras la Vuelta España del año pasado. Parece que el Tour tendrá que esperar. Por ahora, este mozalbete con cara de yerno perfecto deberá trabajar para otros y buscar su oportunidad. En este Giro, si está espabilado, podrá lucirse gracias a que BMC no cuenta con un líder sólido de cara a la general.

De prominente dentadura, como si quisiera comerse la carrera a dentelladas, André Cardoso, portugués de Cannondale, es un escalador de los de antes. Diminuto y ligero, mide 1,68 y pesa poco más de cincuenta kilos. Tiene tanta facilidad para las ascensiones como dificultades para las cronometradas. Es un tipo duro y fiable como un bloque de ladrillos. Lo demuestran sus resultados; nunca fue un ganador, tan solo tiene una victoria en su palmarés, pero de las seis grandes vueltas que ha disputado a lo largo de su carrera profesional nunca finalizó la general más allá del puesto vigésimo quinto, lo que da una idea del magnífico socio que puede ser, sobre todo cuando la carretera tira para arriba. Cardoso no tiene el brillo de los grandes nombres del pelotón pero es uno de los pocos hombres en los que uno puede confiar cuando las cosas se ponen feas. Por siempre, Cardoso y ocho más.

songezo_jim_didata_cpt_camp_670

Songezo Jim es uno de los productos creados por el proyecto del MTN-Qhubeka, actual Dimension Data. Desarrapado sudafricano de tez negra, se enamoró de la bicicleta al ver una carrera que pasaba por delante de su casa cuando era niño. Qhubeka le dio la oportunidad de correr como profesional y Songezo la está aprovechando todo lo que puede. En 2013 formó parte del equipo que se impuso con Ciolek en la Milán-San Remo de la ciclogénesis explosiva. Aquel día hubo que acortar el recorrido varias decenas de kilómetros debido a las inclemencias del tiempo. Jim no pudo cruzar la meta. Aquel frío polar no se ajustaba al cálido clima del que había gozado hasta la fecha en Sudáfrica. Poseedor de una enorme boca que hace que su sonrisa se vea desde la salida hasta la meta de las carreras que disputa, Jim es uno de los ciclistas más agradecidos e ilusionados del pelotón. Mientras la mayoría sufren y maldicen encima de la bicicleta, el sudafricano le sonríe al dolor de piernas y da las gracias por poder ver cumplido su sueño de ser ciclista profesional en Europa.

Unos cuantos costalazos lleva a lo largo de su carrera del belga de Etixx Pieter Serry. Sin ir más lejos, una caída le apartó del Giro del año pasado en la segunda etapa de la competición, primera en línea.  Caídas al margen, Serry es un buen corredor, aunque difícil de definir. Difícilmente podrá asumir el rol de líder de su equipo, y menos en una escuadra con recursos tan diversos como Etixx, pero como gregario es sobresaliente. Su casillero de victorias a cero indica que no es un ganador a pesar de que más de una y de dos veces ha estado cerca pero siempre hubo alguien más rápido, más fuerte. No es un escalador puro pero se le dan bien las cotas. Sin ser ni mucho menos un especialista, no desentona en la lucha contra el reloj o al menos no resulta un lastre en la especialidad para sus compañeros. Este flamenco acostumbrado a trabajar para otros, deberá seguir peleando para encontrar su día de gloria. Por ahora, a este grandullón le tocará seguir siendo una de esas piezas imperceptibles bien engrasadas para que Kittel pueda seguir exhibiendo su aplastante punta de velocidad.

A la sombra de Arnaud Démare evoluciona el sprinter francés Marc Sarreau de solo veintidós años. Con mirada de cocodrilo, Sarreau espera sigilosamente su oportunidad para hincarle el diente a sus presas. En su estreno en una vuelta grande por etapas deberá formar parte del equipo de velocistas del vigente ganador de San Remo y, si algún día falla su líder, ahí estará el Cocodrilo para ocupar su lugar e intentar desbancar a reyes de la velocidad como Marcel Kittel o André Greipel. En cualquier caso, lo de Sarreau es más una cuestión de futuro que de presente. En Française des Jeux le esperan con muchas ganas ya que es un equipo al que no le sobran las victorias. El tiempo dirá si confirma lo que apunta o si se queda únicamente para disputar el calendario francés.

Desechado por Katusha en 2011, Artem Ovechkin encontró acomodo en otro equipo de su tierra, el ruso Rusvelo donde, desde 2012, este contrarrelojista de cabeza cuadrada como una ventana da zapatazos por las carreteras de medio mundo. A punto de cumplir treinta años, le llega la oportunidad de debutar en una gran vuelta gracias a la inesperada invitación que ha recibido su equipo por parte de la organización del Giro. Siempre muy centrado en las pruebas cronometradas, el rendimiento de este ciclista se estancó hasta que el año pasado consiguió una victoria en Eslovenia y el título de campeón ruso contrarreloj. Quizás le faltó tamaño y potencia para ser lo que él realmente hubiese querido. En esta ocasión no le queda más remedio que clavar codos para ayudar a su compañero Firsanov, que llega en un extraordinario estado de forma y que podría ser la sorpresa de este Giro 2016.

En IAM hay un proyecto de vueltómano llamado Larry Warbasse, un nombre más propio de una invasión para controlar pozos petrolíferos en Oriente Medio que de un ciclista. Pero mira por dónde, el señor Warbasse se dedica a dar pedales. Uno de esos corredores norteamericanos crecidos en la era post-Armstrong y que buscan suceder al tejano. Está bien, para esa generación bastará con que consigan algunos de los logros de Lance, sobre todo si lo consiguen sin tener que tomar gominolas. A sus veinticinco años Warbasse ha pasado por la cantera BMC, lo que garantiza que este chico, que prefirió las apretadas mallas y la pasta hervida del ciclismo a la gorra de béisbol y la goma de mascar, se maneje de manera más que aceptable en la lucha contra el crono. Si quiere seguir mejorando, Larry deberá progresar en las escaladas y en la regularidad. En Italia, la ausencia de un líder claro en su equipo le dará la oportunidad de seguir fogueándose y de buscar su primera victoria de etapa como profesional.

Siempre trabajando para otros. Siempre comiendo viento, cargando bidones de agua, abriendo hueco en cabeza del pelotón a base de codazos y siempre, siempre, viendo desde lejos cómo son otros los que levantan los brazos sobre la línea de meta. Esa es la vida de Manuele Mori, un experimentado corredor italiano de Lampre que lo ha vivido prácticamente todo. A sus treinta y cinco años, el transalpino es un destajista que apenas ha tenido la oportunidad de pensar en él mismo. Siempre había alguien para quien trabajar. Mori, de una abrumadora apariencia italiana, es la fiel personificación de lo que es el ciclismo. Sacrificio en estado puro. Un auténtico ciclista de entreguerras. Un oscuro trabajador que se desloma para que el equipo pueda brillar en el panorama mundial.

Giro d' Italia 2015 - 98a Edizione - 10a tappa Civitanova Marche - Forli 200 km - 19/05/2015 - Manuele Mori (Lampre - Merida) - foto Luca Bettini/BettiniPhoto©2015
Fuente: teamlampremerida.com

Estos han sido los primeros once nombres desconocidos. En breves, quizás mañana, quizás pasado, saldrán a la luz otros once corredores que merecen ser estrellas, aunque solo lo sean por un día. No pierdas de vista la web y el Twitter de Road and Mud.

@AbdonRV

Sin comentarios

Escribe algo

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar